Tres décadas de disputa electoral

Desde 1987 Jorge Busti ha sido un protagonista central de los procesos electorales en la provincia. El exgobernador afirmó que los militantes le han pedido que sea candidato el año que viene, cuando ya cumpla 70 años.

El exgobernador Jorge Busti no parece estar cerca del retiro político que varios le vienen pronosticando (o deseando) dentro del peronismo de Entre Ríos. El año que viene, cuando para octubre cumpla 70 años, volverá a encabezar un proceso electoral provincial, ahora como candidato a diputado nacional.

“Posiblemente sea candidato a diputado”, reveló esta semana y aseguró que se trata de “un pedido de los militantes” del espacio que lidera en la provincia, alistado nacionalmente con Sergio Massa.

Busti es el político entrerriano que por mayor espacio de tiempo ha ocupado los primeros planos de la política provincial, tras gobernar como intendente en la ciudad Concordia, entre 1983 y 1987. Desde entonces todos los procesos electorales lo han tenido como un protagonista central, más allá de que la victoria le ha sido esquiva desde 2011.

En 1987 fue por primera vez gobernador. Tras cumplir su mandato y sin la posibilidad legal de reelección, volvió a ganar la intendencia de Concordia.

En 1995, y luego de haberse desempeñado como convencional constituyente en la reforma de 1994, inició su segundo mandato como gobernador.

La reforma de la Constitución tampoco pudo ser para incorporar la reelección y, tras la caída del menemismo, entre 1999 y 2003, se desempeñó como legislador, primero como diputado nacional y luego como senador nacional.

En 2003, al cabo de la crisis que se llevó puesta a la Alianza y que en la provincia el radical Sergio Montiel piloteó hasta completar su mandato, Busti fue electo por tercera vez como gobernador desde su lugar de conductor o, como lo llamaban en los actos de campaña, “líder natural” o "indiscutido" del peronismo de Entre Ríos.

Otra vez fracasó en su intento por introducir la reelección en la legislación provincial y, tras nombrar a Sergio Urribarri como sucesor, Busti pasó en 2007 a ser diputado provincial.

En 2008 presidió la convención reformadora de la Constitución Provincial que, entre otras cosas, introdujo la reelección del gobernador, que tres años después usaría su nuevo enemigo Sergio Urribarri.

Para las legislativas de 2009, que el peronismo perdió a manos de la alianza entre la UCR y la Coalición Cívica –que supo capitalizar el duro conflicto con las entidades del campo desatado el año anterior, con especial dureza en Entre Ríos- la esposa de Busti, Cristina Cremer, fue la candidata a diputada en la lista de unidad del PJ.

Pero tras la derrota, la pelea con Urribarri y el kirchnerismo lo terminaría alejando del PJ. Busti armó entonces su propio partido, el Frente Entrerriano Federal, con el que disputó la gobernación en las elecciones de 2011, año en el que Urribarri fue reelecto con el 56% de los votos.

Dos años después, y ya sancionado por el PJ en razón de haber competido en contra del partido, Busti se alió con el PRO de Rogelio Frigerio y avaló la lista que convirtió a Alfredo de Ángeli en senador nacional y le permitió a Cristina Cremer la reelección como diputada nacional. El año que viene, la esposa de Busti completará su mandato.

En 2015 Busti fue candidato a vicegobernador en la fórmula del massismo que encabezó Adrián Fuertes y con la cual se ubicó en tercer lugar, detrás de Gustavo Bordet-Adán Bahl (FpV) y de Alfredo De Ángeli-Lucio Godoy (Cambiemos).

A diferencia de Fuertes, que tras las elecciones se volvió al PJ y hoy es ministro de Turismo de Bordet, Busti asegura que se mantendrá en la oposición. O por lo menos al lado de Sergio Massa, más allá de cuál sea el rol que termine cumpliendo el excandidato a la presidencia del Frente Renovador en el reacomodamiento del peronismo nacional.

Claves

Busti +