Este 31 de enero se cumplen 200 años de la inauguración de la Asamblea General Constituyente de 1813, conocida históricamente como la Asamblea del Año XIII. Declarado feriado en forma especial en esta ocasión, esta fecha recuerda uno de los antecedentes principales del proceso de organización nacional y sus declaraciones y resoluciones constituyen avances fundamentales en materia de Derechos Humanos y libertades políticas.

El objetivo original de la Asamblea era proclamar la Independencia y sancionar una Constitución para la Nación emergente. Pero durante su desarrollo las diferencias políticas internas se hicieron evidentes y no se pudo avanzar plenamente en estos dos puntos. Las diferencias entre los sectores de la burguesía porteña y el interior federal se hicieron irreconciliables. El caso del rechazo de los diputados orientales y el programa revolucionario del Artiguismo que no fue considerado siquiera son una muestra de la tensión que estará presente durante casi todo el siglo XIX y que será el eje que dividirá al país en las guerras civiles.

Pero, no obstante estos hechos, durante la Asamblea se sancionaron declaraciones y resoluciones fundamentales, que tienen que ver con el reconocimiento más íntimo de la dignidad humana y forman parte de un ideario progresista y revolucionario que impregnó la Revolución de Mayo.

En una medida pionera para el continente y todo el mundo, la Asamblea dictó la libertad de vientres de las esclavas; eliminó las instituciones profundamente desiguales heredadas de la Colonia como los mayorazgos y los títulos de nobleza; eliminó la obligación de pagar impuestos que estaba a cargo de los indígenas; puso fin a prácticas esclavistas como la mita, el yanaconazgo y la encomienda; decretó la abolición definitiva de la Inquisición y la práctica de la tortura; además de sancionar la prohibición absoluta del tráfico de esclavos.

Las declaraciones de libertad y derechos humanos de la Asamblea constituyen iniciativas de vanguardia en la política de su tiempo. Si bien la esclavitud sería abolida definitivamente en 1853, la libertad de vientres, o sea la declaración de hombres libres de los hijos e hijas de los esclavos nacidos en territorio Argentino, es una medida de avanzada que contrasta con la situación de Estados Unidos, por ejemplo, donde la esclavitud fue una institución de plena vigencia hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XIX, más de 50 años después de la Asamblea del Año XIII.

Si bien no pudo sancionar una Constitución por la tensión entre centralistas y federales, ni declarar la Independencia por la timidez porteña, la Asamblea avanzó en medidas institucionales relevantes como la creación del Escudo Nacional, ordenó la composición del Himno. Dispuso el reemplazo del Triunvirato por un Directorio de carácter unipersonal y ordenó la acuñación de la moneda nacional.

Esta concepción profundamente revolucionaria, libertaria e igualitaria, anidó en todos los prohombres de nuestra revolución. Mariano Moreno, Artigas, San Martín, Bernardo de Monteagudo, nuestros caudillos federales, especialmente los del litoral de aquel momento, expresan ese anhelo de Independencia, igualdad y libertad que impulsó la Revolución de Mayo.

A 200 años del inicio de aquella histórica Asamblea, la igualdad y la libertad siguen siendo el norte de las políticas de emancipación y dignidad popular. Aquellas luchas siguieron su curso, y con nombres y expresiones políticas diferentes, siguieron luchando en nuevos actores sociales que fueron encarnado esta causa. Fueron anti directoriales, Federales, Yrigoyenistas, etc. Hoy, desde 1945 en adelante, somos Peronistas, quienes junto a todos los sectores del campo nacional y popular, seguimos luchando por una Patria Justa, Libre y Soberana.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles