La síntesis del discurso presidencial fue: Primero estaba la nada, después vino la decadencia, luego Perón para dar las pautas teóricas y en 2003 se inauguró la Argentina de la feliciddad. En 200 años nada más había pasado. Nada se dijo sobre la inflación, ni la inseguridad. Porque eso parece ser parte de la felicidad proclamada.

La Paraná que rompe records con muertos en accidentes de motocicletas fue tapada por un discurso ladino, destacando macroeconomía que ha dejado de ser vigente y beneficios que los asistentes no conocían, aunque vivaban a la Presidente. Él, por supuesto estuvo presente y me alegro, ya que nada se puede comparar esto, con el gobierno de Néstor Kirchner. Aunque claro, todos sabemos que con los Kirchner no empezó la Argentina, a pesar de que la Sra. se empeña en hacer creer eso.

El discurso del 20 de junio en Rosario, fue claramente la declaración de guerra a las instituciones, que malintencionadamente se quiso menguar en Paraná, hablando hipócritamente de tolerancia, cuando el gobierno se había alzado contra una sentencia de la Corte Suprema, e inmediatamente los diputados oficialistas pidieron una reforma constitucional, que no es sólo para eternizarse en el poder, lo que quieren es robarse la Argentina.

¿Por qué no votamos para elegir la policía federal o los ministros de su gabinete? No votamos porque esa parte de la República funciona diferente y no se vota, como tampoco se vota el director de la Escuela. Creo que la Presidente provoca entre sus fieles una confusión sobre el objeto de la República. No se entiende bien, como habla de democracia y libertad de expresión pero no responde sobre la bóveda de dinero en efectivo que salpicó a la familia presidencial y según dice el pueblo que ronda los 5.000 millones de euros. De eso no se habla.

Necesitamos límites a este gobierno y la barrera la pondrán los diputados y senadores de la Unión Cívica Radical. Todos juntos en un bloque con los representantes de todo el país. No somos uno ni dos, somos cientos de todos lados. Es lo que no pueden hacer los otros partidos políticos, porque no existen en otras provincias. Nosotros sí, y pedimos el voto para ganar y quebrar la hegemonía.

Si queremos que no haya inflación, lo primero que debemos hacer es reconocer que existe, cambiar el INDEC y terminar con los subsidios. Quieren que haya más dinero en el mercado: no le cobremos el impuesto a las ganancias a los empleados. Quieren que sean efectivos los planes sociales: consolidémoslos, con control y que sean de cobro automático para que los punteros no exploten a los pobres como se facilita desde el gobierno

La Corte declaró inconstitucional la elección directa del Consejo de la Magistratura y eso enfureció a la Presidente. Sin embargo la sentencia es buena, porque en una República no se le puede dar a un solo partido político el control del poder ejecutivo, legislativo y judicial, porque sería totalitarismo y harían lo que se les ocurra, sin que nadie controle a nadie.

No es posible una democracia sin controles y el gobierno nacional no los tiene. La UCR se los pondrá con su bloque de diputados y senadores nacionales si la sociedad nos acompaña con el voto. Somos el primer partido de la oposición, el más grande, el de mayor territorialidad. Nosotros podemos ganar. ¡Feliz Cumpleaños Paraná!
Fuente: Tu Entre Ríos

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles