No puedo dejar pasar tamaño exabrupto: hoy resulta que los hijos políticos de Montiel, sus herederos políticos, acusan a la Presidenta Municipal de soberbia y autoritaria, y además, los represores y asesinos de 2001, que sobre el hambre del pueblo paranaense cargaron las ilusiones truncadas de tres jóvenes inocentes, sostienen que Blanca Osuna gobierna sin sensibilidad social. Señores del Comité Capital de la UCR, no tienen vergüenza, porque memoria tenemos todos.

Mienten descaradamente. Sostienen que aumenta la presión tributaria, ellos, que nunca jamás lograron alcanzar los niveles recaudatorios que nosotros hemos hecho público, el 70% en los vencimientos y el 80% durante el mes, porcentajes que hablan de la confianza de la ciudadanía en nuestro gobierno.

Sostienen que la calidad de los servicios públicos es mala, más allá de lo genérico de la expresión y de que toda prestación siempre es perfectible. Para poder calificarla de buena o mala es necesario compararla con otras gestiones y no con la utopía, cada uno de los paranaenses sobemos muy bien cómo estaba nuestra cuadra, nuestro barrio, antes y después de esta gestión.

Solicitan transparencia y responsabilidad en el uso de los fondos públicos, y respeto por la división de los poderes, ellos que gobernaron en un coctel de corrupción y degradación de la división de los poderes del estado, a través del uso sistemático del instrumento “Banelco”, a nosotros, que no tenemos una sola denuncia por corrupción.

No es cierto, como sostienen, que hayan aumentado las tasas municipales, no han aumentado en términos absolutos sino acompañando el índice de precios al consumidor en el marco de una economía dependiente y en expansión, que es la realidad histórica dada en que nos toca gobernar pudiendo acreditar diez años ininterrumpidos de crecimiento, y respecto del aumento de las tasas municipales a los terrenos baldíos, desconocen por completo el sentido de ese aumento, pues se trata de un instrumento de intervención en la economía de mercado, concepto totalmente reñido con la concepción neoliberal que los radicales del tercer milenio no se preocupan en disimular, amén de que en ningún caso esa tasa alcanzaría el 900 %, como sostienen, el objetivo es el de favorecer la oferta de terrenos a la venta y de desalentar las prácticas especulativas inmobiliarias en el marco de una economía que se expande con políticas anticíclicas centradas entre otros sectores en el incentivo de la construcción de viviendas, que es un déficit crónico del mundo entero.

Sostienen que nuestros objetivos de gobierno no son lo que necesita la ciudad, hemos renovado todas las áreas municipales con equipamiento de última generación con inversiones millonarias y transparentes como nunca antes había sucedido, dicen que hemos atentado contra la tradición municipal degradando la capacidad operaria de los empleados municipales.

Mienten alevosamente, todos podemos ver a nuestros empleados municipales trabajando dignificados con herramientas y vestimentas, confeccionadas por el propio estado, como nunca habían tenido, trabajando estudiando y perfeccionándose en un Centro de Capacitación y Perfeccionamiento donde se dictan terminalidades primaria y secundaria y un variado número de capacitaciones como nunca antes tuvo la municipalidad de Paraná, pudiendo también nosotros mostrar una forma previsible de actualización salarial a través del instrumento paritario, porque somos un partido, un movimiento político, cuya base de sustentación es justamente la clase trabajadora, por eso no recortamos salarios como si se hizo en la gestión radical de De la Rúa-Montiel-Varisco.

Radicales de Paraná, la mentira aviesa como método de especulación política, mezquina e irresponsable, los seguirá sumiendo en la derrota, sepultando lo que otrora fuera un movimiento nacional y popular en el desprecio de la ciudadanía, como ocurrió en la última elección legislativa, y como seguramente seguirá sucediendo en el futuro si persisten ustedes en la irresponsabilidad política propia de las expresiones reaccionarias e incluso antidemocráticas. Mal que les pese, seguiremos haciendo.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles