El fallecimiento del máximo responsable en Entre Ríos de los más aberrantes delitos cometidos durante la última dictadura cívico militar es una noticia que nos compromete a transmitir algunas consideraciones.

No ha sido poco ni en vano el tiempo y esfuerzo colectivo empleado por todo el movimiento de derechos humanos destinado a demostrar a la sociedad entrerriana toda, aquello que quizás ya sabía pero en parte ocultaba: las atrocidades más crueles cometidas desde el Estado por un entramado de poder que tuvo sólo como punta de lanza a las fuerzas militares y de seguridad pero que se vio sostenida y fomentada por sectores civiles realmente jugados con su proyecto.

Proyecto que, siempre es necesario recordar, se apoderó del Estado e instaló definitivamente un sistema económico injusto y asimétrico, estatizó la deuda privada de grupos concentrados de la economía, llevó a índices siderales tanto la deuda externa como su más cruel correlato: la sumisión a la pobreza de millones de argentinos. Pero sobre todo, quiso instalar a la política y la participación social como mala palabra. Esto encarnó Trimarco, estos fueron sus “valores y principios”. A tales fines dispuso de todos los medios a su alcance para desaparecer personas, cometer homicidios, violaciones, secuestros y robo de niños. Ese fue Trimarco. “General” de la Nación que supo utilizar nichos poder y complicidad subsistentes durante los años de democracia para sustraerse de la acción de la justicia. Esa construcción social llamada impunidad fue lo que le permitió gozar de los beneficios de la libertad y llegar a la vejez sin dar cuentas de su nefasto accionar. Así murió este “General” del autoritarismo, la intolerancia y el terror: impune. Pero felizmente, “¿Quién dijo que todo está perdido?” El largo derrotero de Carmen, Clarita, Amanda, Pepita y tantas otras madres que, junto a otras víctimas directas y no pocos hombres y mujeres comprometidos con los valores de la democracia, hoy continúa.

El camino de la justicia es un hecho sin vuelta atrás, que se consolida día a día socialmente porque la gran mayoría de los argentinos, creo, tenemos algo claro y es que queremos fortalecer esta democracia que tanto a todos nos ha costado.
Fuente: Página Política

Claves

Derechos Humanos

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles