Desde que Axel Kicillof fue designado ministro de Economía la mayoría de los medios no ha dejado de llamarlo marxista.

Pero en realidad ni él ni ninguno de los que intentamos aportar al desarrollo de la "tercer teoría" o teoría del capital diferenciado, tiene nada que ver con el marxismo que dominó el siglo XX y, por tanto, ni piensa la economía ni actuará como si fuese ese tipo de marxista, sencillamente porque no lo es.

Kicillof sabe que hay muchas doctrinas económicas pero sólo hay tres teorías generales y la tercera recién está dando los primeros pasos. Cada teoría formula una pregunta que no puede eludir ni responder sobre la estructura y dinámica del sistema económico.

La primer teoría, que tiene como problema central el equilibrio general del mercado al que supone dinámico y estable, quedó herida de muerte con el aporte científico realizado por León Walras, ya que de su estudio se desprende indudablemente que no existe el equilibrio autónomo del mercado. Sin embargo, el aporte realizado por esta teoría más los de la tercer teoría iniciada por Marx, pero no desarrollada por este, que bien puede ser inscripto en la segunda teoría (Smith, Ricardo y Marx) permite formular con precisión la tasa anual de ganancia de la empresa de capital, cuya fórmula es: g = ( PQ - rk)/k, donde PQ es la suma de los precios de las mercancías realizadas, “r” es la velocidad de rotación anual del capital, y “k” es el monto del capital comprometido.

Este conocimiento le permitió a Kicillof desarrollar junto a su profesor, el doctor Pablo Levin, en el seno del Centro para la Planificación y el Desarrollo (Ceplad) perteneciente al Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad de Buenos Aires, un simulador de impacto ganancial que le permitirá saber la ganancia exacta de las empresas formadoras de precios, siempre y cuando, claro, las mismas acuerden el procedimiento. Este sistema es superior a los conocidos indicadores de rentabilidad como son: TIR (tasa de retorno interno), VAN (valor actual neto), TRC (tasa de retorno contable) y RBC (razón beneficio costo).

No voy a explicar acá como funciona. Sólo diré que el simulador se apoya en dos principios operativos: a) la tasa de ganancia está determinada por la configuración temporal del capital, b) cualquier circunstancia que determina cambios en la tasa de ganancia lo hace por medio de transformaciones en la cronoestructura del capital.

El simulador se aplicó en la provincia en el primer semestre del 2008, y lo usamos para determinar la tasa de ganancia de los productores de soja del departamento Uruguay. El resultado confirmó lo que esperábamos, una ganancia apetecible para cualquiera.

Finalmente digo que el burdo intento de etiquetar al ministro de Economía será refutado por la misma realidad, y sorprenderá a más de uno.
Fuente: Página Política

Claves

Soñez

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles