En aquel entonces hubo una fuerte maniobra de polarización y hostigamiento contra el gobierno de los argentinos, cortes de ruta que en manos de otros actores políticos (por ejemplo de los movimientos sociales) son tildados duramente, pero en ese caso son reivindicados.

Así, el tratamiento del tema se redujo a una votación cerrada por un “sí” o un “no”, tirándose por tierra otras opciones que existían y que también, como en el caso de las retenciones móviles, hubiesen sido beneficiosas para nuestros productores, sobre todo para los pequeños y medianos.

Estuvieron los proyectos alternativos que se presentaron en el Senado, también mi hermano Raúl Patricio Solanas, que en ese momento era legislador nacional, presentó el proyecto 3532/2008 sobre retenciones móviles segmentadas, donde se preveía la creación de un Fondo de Redistribución Social. En el mismo se efectuaban cuatro segmentaciones, que iban desde los pequeños productores hasta 600 toneladas por año, los medianos que iban hasta 1.500 toneladas por año, los grandes productores hasta 3000 toneladas y los grandes de más de 3.000. Cada segmento tenía un distinto régimen de exportación.

Pero independientemente de lo sucedido, de la oportunidad perdida para discutir o mejorar el sistema de retenciones del país, es necesario destacar el crecimiento del sector rural en este tiempo, fundamentalmente del agrícola.

En Entre Ríos hemos visto después de mucho tiempo a buques cargando arroz para países de Oriente Medio. A lo largo de Argentina, sólo el año pasado se vendieron casi 7.800 tractores mano-facturados en el país, la gran mayoría adquiridos con créditos blandos del Banco de la Nación, un total de 2.400 más que en 2012.

Con más de 31 millones de hectáreas de tierra cultivable, se estima que entre 2013 y lo que falta del 2014 se alcanzarán los 100 millones de toneladas de granos producidos en el país, cifras maravillosas, fruto no sólo del esfuerzo de los productores sino también de las políticas de gobierno.

El crecimiento del país es evidente, y el del campo mucho más. Todos hemos avanzado en este marco, no sólo gracias al campo y mucho menos contra el campo. Los argentinos, productores, trabajadores, comerciantes, industriales y hasta los jubilados, todos somos testigos en carne propia de las mejoras obtenidas.

Como legislador creo que el diálogo es primordial para articular estrategias donde el crecimiento se dé en todos los sectores. Se debe tener voluntad positiva y constructiva, trabajar por la inclusión y el desarrollo.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles