Hace meses estamos viviendo un ascenso estudiantil que no se veía hace años. Su máxima expresión se ve en las más de 60 unidades académicas tomadas en este último mes y se fortaleció con la masiva movilización universitaria que llenó las calles del país el 30 de agosto.

En nuestra ciudad fueron los estudiantes de Trabajo Social y Ciencias de la Educación quienes encendieron la llama de las tomas que se expandió en todo el país. Un enorme proceso político que lleva más de 20 días y que nos tiene a los estudiantes discutiendo y organizándonos para enfrentar los recortes millonarios hacia la universidad, las paritarias de hambre hacia nuestros docentes y la universidad de la Ley de Educación Superior.

En las últimas semanas el gobierno nacional comenzó un desmonte del proceso de lucha, con la complicidad de las autoridades de las universidades, las burocracias sindicales y estudiantiles.

Denunciamos el rol desmovilizador de las autoridades de la UNER que intentaron en reiteradas ocasiones levantar las tomas, en particular la actitud macartista de la Decana de la FTS, Sandra Arito; el papel nefasto de la CONADU que cerró esta semana las paritarias que significan una pérdida del poder adquisitivo docente y que incorpora códigos en negro al salario y también repudiamos la actuación de las conducciones estudiantiles y principalmente de las agrupaciones del PJ que en el momento de mayor ascenso estudiantil intentan planchar la lucha.

Todas estas acciones son funcionales al plan de desmovilización que impulsó el gobierno nacional para invisibilizar el conflicto más radicalizado del escenario político.

Por ello desde Indignadxs (MST- Nueva Izquierda + Independientes) queremos expresar nuestro rechazo a la decisión tomada en la última asamblea de toma de FTS, que levanta el próximo miércoles la medida que venimos sosteniendo hace 21 días.

La decisión fue propuesta por la agrupación conducción del centro de estudiantes, el Frente Universitario Popular y fue apoyada por La Caminante- MPE, Unidad- JUP y la Franja Morada, pero que tuvo la complicidad de la gestión de la Facultad.

Nuestra agrupación reivindica la toma como medida de fuerza porque entendemos que en un contexto de ajuste brutal de Macri y el FMI el único camino para derrotarlo es la lucha y la radicalización de las medidas.

Con un gobierno nacional que desde la vergonzosa votación de la reforma previsional no puede levantar cabeza, con dos corridas cambiarias que dejaron a la clase trabajadora en situación de pobreza y con un acuerdo con el FMI rechazado por la inmensa mayoría de les argentines, creemos que las tomas y la lucha universitaria nacional han sido el inicio de una proceso de ascenso popular que necesita más que nunca su profundización y sostenimiento. Queremos llegar al tardío y dominguero paro de la CGT con todas las universidades tomadas para demostrarle a Macri y el FMI que el conflicto universitario no está cerrado, que los estudiantes seguimos organizados, junto con los trabajadores, hasta que Macri y el FMI se vayan de las Universidades y el país.
Fuente: Página Política

Claves

OPINIÓN Universidad

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles