Los que se atribuyen ser los representantes de aquella generación, y que hoy ocupan cargos políticos de relevancia y constituyen el grupo más numeroso de la Cámara de Diputados de la Nación, luego de una extensa sucesión de monólogos que se desarrolló durante toda la tarde y noche de ayer, a las 2 de la mañana de hoy aprobaron el proyecto de reforma a la Ley de Hidrocarburos.

Hoy Argentina es otra: ha perdido la capacidad de manejar sus recursos energéticos y la oportunidad de iniciar la transformación paulatina de la matriz energética que está exigiendo el cambio climático. Perdió soberanía y se ha empobrecido de una manera inconcebible. Pero lo que es más terrible, lo más doloroso para el Pueblo de la Nación Argentina, es que se le ha quitado el agua dulce para regalarla a cambio de baratijas en un mercadeo vil.

Agua, vida y producción a cambio de unos negocios espurios.

Agua dulce, trabajo y riquezas naturales, a cambio de explotación irracional a perpetuidad.

Dinero para pocos a cambio de la entrega de nuestros ríos, de nuestros pueblos del interior. De sus fuentes de subsistencia, su salud y su trabajo.

Esos jóvenes de los 70 que militaban en el PJ y predicaban la liberación o dependencia y recitaban a Hamlet Lima Quintana, hoy integran la Cámara de Diputados de la Nación. Irreconocibles. Arrogantes. Necios. Huidos de su pasado. Transformados en máscaras de lo que fueron. Devenidos herederos de Domingo Cavallo y de Roberto Dromi. Continuadores de la rapiña corrupta y decadente menemisma que desarticuló el país.

Anoche Argentina esclava, Argentina saqueada, lloraba en silencio. Muchos argentinos, con el corazón acongojado, en una larga vigilia, esperábamos el milagro de la decencia en los diputados del Frente para la Victoria.

Aguardamos en vano. El milagro no se dio.

Triunfó una vez más la concepción amoral del poder, la política y los negocios. Concepción que encarnan los que, pudiendo defender nuestra Nación, prefirieron subastarla.

Por lo tanto, a partir del 29 de octubre de 2014, a los señores diputados del Frente para la Victoria que dieron aprobación al proyecto de reforma a la Ley de Hidrocarburos, bien les cabe el juicio sancionatorio de la historia como “infames traidores a la Patria”.

A partir de hoy, cada 29 de octubre vergüenza debiera darnos.

(*) Diputada provincial socialista

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles