Cuesta creer pero es verdad. Pasará a la celebridad por ser el primer Vicepresidente en funciones procesado por corrupto por un Juez de la Nación y también por pasear su procesamiento durante el desfile de uno de los actos
patrios más simbólicos de la República: el de la Independencia Nacional del 9
de Julio.

Sin ninguna perturbación moral o carga de conciencia ética Amado Boudou presidirá la ceremonia en San Miguel de Tucumán por decisión soberana, única e indiscutible de Cristina Kirchner, su hacedora y creadora.

En un país donde brota el caldo fétido de la corrupción en cada olla del Estado que se destapa, tener encima que soportar la imagen de un Vicepresidente tenido por corrupto sonriendo frente al contingente de hombres, mujeres y niños que han de desfilar frente a su figura es un verdadero ataque a la honorabilidad de la República.

Pero así estamos. Frente a un poder que inexorablemente se diluye pero se aferra desafiante y con desparpajo a los retazos de un país deshilachado, engañado y estafado por una banda de amigos que se hizo rica con el “modelo
de acumulación” y que lucró con la corrupción de “matriz diversificada” desde 2003 a la fecha.

Que esta triste imagen de la decadencia moral de la máxima magistratura del país redoble nuestro esfuerzo de soñar con una Argentina decente, desarrollada y sin divisiones estériles. ¡¡¡ Viva la Patria !!!

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles