El primer fracaso fue tras el triunfo electoral obtenido en 2.009, cuando no se supo, o no se quiso entender que aquel buen resultado se debía, fundamentalmente, a que en aquella oportunidad la Unión Cívica Radical había trabajado unida y además, no menor la cuestión, la coyuntura social vivida en aquel momento por lucha del sector ruralista con el Gobierno Nacional había ocasionado un importante drenaje de votos que nos favorecieron.

El fracaso siguiente fue el haber desperdiciado aquel capital político, habiendo tenido la suma del poder dentro del Partido, con aquella conducción que encabezaba Artusi, no se hizo nada correcto políticamente, siquiera para mantener el caudal electoral, peor aún, caímos en la peor derrota que jamás hayamos sufrido, con una campaña y un armado de listas apoyados más en la soberbia que en el buen criterio. Con actitudes que ocasionaron una fractura en el Partido.

Y así inauguramos en la historia de Entre Ríos la primera Cámara de Senadores sin oposición, con un magro 19% de los votos, se cristalizó una Alianza con medios partidos políticos que terminaron fracasando porque no se construyeron sobre bases sólidas.

Y seguimos, con una Unión Cívica Radical sin rumbo, que no aparecía como real oposición, que obtuvo la menor cantidad de Intendencias y Juntas de Gobierno desde 1.983, en algunas localidades ni Concejales conseguimos y en otros lugares ni siquiera presentamos listas para gobernar Juntas.
A pesar que muchos insistíamos y decíamos que era evidente que se había perdido la vocación de ser mayoría, que sólo se veía que se trabajaba para sostener a un pequeño grupo, al que las urnas les habían sido adversas, y que ello en los hechos significaba darle la espalda a la mayoría de los Radicales de Entre Ríos, que no se interpretaba correctamente a la sociedad, que había que dar espacio a una sana renovación, de nada sirvió.

Otro fracaso fue no asumir que se ascendía nuevamente en la conducción del Partido, el año pasado, con el respaldo del 10% del Padrón de afiliados radicales, estaba claro que algo se había roto entre la militancia y los dirigentes, nadie supo de nuevo, o nadie quiso leer esta cuestión a todas luces clara.

Se continuó casi con autismo político, y se fracasó en el armado de un frente electoral como había dictaminado nuestro Congreso, se manejó todo con rara impericia. Al menos C.R.E.R. fue auténtico, defendió el presentarse con Lista 3 y lo fundamentó a todas voces en la provincia, equivocados o no, pero genuinos. Otros hicieron la del tero, gritaban en un lado mientras tenían el nido en otro.

Finalmente hubo que avanzar en el armado de una lista para Legisladores Nacionales puramente Radical, y se declamó la necesidad de aunar esfuerzos y voluntades que contuvieran a todos los radicales, desde C.R.E.R. pensamos que se había madurado en estos temas, seguramente con ingenuidad pero con la mejor intención, e hicimos lo que había que hacer, apostamos a la unidad Partidaria, nombramos correligionarios en calidad de interlocutores para dialogar y construir, todo público, todo de cara a la gente, sólo nos llamaron para decirnos que se iban a comunicar para trabajar juntos, y lo hicieron a una hora del cierre fijado, para invitarnos a formar parte del engendro de listas colectoras, al más puro estilo justicialista, donde queda al desnudo la falta de lealtad y compromiso, inclusive, con el actual Presidente del Partido, integrante de la Corriente del Senador y con la sorpresa de una candidata no radical. El mensaje es: sumen todos para mí y sáquense los ojos en una interna todo el resto de los radicales por los demás cargos pero el mío es intocable. Personalismo llevado al extremo y sumisión pura.

Estamos convencidos que asistimos a un nuevo fracaso, otra vez aparece el dedo que unge o hunde radicales a puro antojo y conveniencia personal, como si hubiera correligionarios de primera y de quien sabe qué otra categoría, sin medir las consecuencias que esto genera en nuestro centenario Partido.

Nosotros sostenemos, radicales somos todos por igual.

Casi con tristeza vemos que mucho de lo que le criticamos al Gobierno Nacional respecto a su manera de entender y manejar el poder se repite dentro de los Estamentos Partidarios.

No abandonaremos el trabajo militante, seguiremos tratando de contener a todos los radicales, sin exclusiones, con la doctrina y la bandera como estandartes.

Seguiremos diciéndole a los entrerrianos que la Unión Cívica Radical es el Partido Político que mejor los va a representar siempre, y les pediremos que voten en consecuencia, pero que quede claro que creemos que se ha perdido la posibilidad de hacer las cosas de mejor manera, para beneficio de los entrerrianos y de todos los radicales, lamentablemente se ha sumado otro fracaso, deseamos que no repercuta en el resultado electoral de octubre.

Adelante radicales.


(*) Corriente Radical de Entre Ríos

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles