Hoy vence el plazo para la renovación del DNI, requisito indispensable para poder votar en las elecciones legislativas que se desarrollarán durante los meses de agosto y octubre de este año. Se conoce que más de 660.000 gurises han iniciado, en tan sólo cinco meses, el trámite para renovar su documentación y así encontrarse en condiciones de sufragar por primera vez. Este número representa aproximadamente el 50% del número total de jóvenes habilitados a votar. En nuestra provincia, las consultas han sido permanentes y las oficinas del Registro Civil han trabajado con horario extendido para poder atender las nuevas demandas. Esta cantidad es enormemente satisfactoria y, si bien no significa que todos irán a las urnas este año, evidencia claramente la necesidad de querer participar como sector social y como sujetos en pleno ejercicio de ciudadanía.

Desde la sanción de la ley que habilita el voto optativo desde los 16 años en noviembre del año pasado se ha generado una gran expectativa por parte de los sectores juveniles que han sido incluidos en el sistema electoral y en la sociedad en general. El profundo debate previo y el amplio consenso que obtuvo la medida en todo el arco político funcionaron como punto de partida para la promoción de nuevas formas de participación ciudadana por parte de la juventud. Desde los centros de estudiantes (reconocidos en nuestra provincia por ley hace sólo unos días), asociaciones civiles y agrupaciones políticas se desarrollaron programas y actividades tendientes a informar y abrir los canales de participación para discutir la temática.

Atrás quedaron, en sólo un par de meses, los debates sobre la formación intelectual, compromiso político o preparación cívica de los chicos, para abrir camino a nuevos debates sobre la participación política y, sobre todo, la forma de abordar e interpelar la voz del nuevo "representado". Esta medida ha sido una de las mayores ampliaciones de derechos electorales en nuestro país, y como tal ha calado hondo en los diversos sectores políticos. En esta nueva etapa los jóvenes de 16 y 17 años han logrado de forma definitiva que su participación esté garantizada.

Como gobierno inclusivo y promotor de derechos, el paso necesario para el reconocimiento de la participación juvenil ha sido dado. Esta nueva etapa trasciende los fines electorales de cualquier partido político y deberá ser, indefectiblemente, consolidada a partir de la profundización de políticas públicas que tengan como fin garantizar la plena integración social.

La juventud, en definitiva, cumple con el rol de motorizar los procesos de transformación en un sistema democrático. Es en este caso, donde se reconoce un derecho que hace mucho debería haber sido plasmado, pero que lo impedían dos problemas: por un lado la política que, como herramienta transformadora, estaba desprestigiada y esto recaía directamente en el segundo problema, que era que la misma generaba una escasa seducción en las nuevas generaciones.

Hoy los lineamientos sociales vuelven a ser conducidos por la política, y esta ley es una victoria generacional que seguramente será reafirmada en los comicios de octubre.

Es, sin lugar a dudas, la victoria de la política.
Fuente: Página Política

Claves

Mauro Urribarri

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles