Gobernar también puede significar despoblar, pensaba Alberdi. La llamada “conquista del desierto” y el exterminio a las montoneras nos ilustró adecuadamente sobre esto. Pero el mayor intelectual argentino del siglo XIX también pensaba que poblar es un arte y una ciencia. El arte es saber distribuir la población en el país, lo que a veces supone no aumentarla demasiado. La ciencia nos es otra que la economía política. (1)

Alberdi entendía a la perfección que gobernar es afirmar la economía política en el centro de la razón de Estado, es decir en el conjunto de instituciones, procedimientos y saberes que tienen como objeto la gestión de un territorio y de su población. En el caso argentino esto significaba un doble proceso de instauración. Un territorio, por una lado, superando fragmentaciones y “desiertos”, y una población, por otro, atrayendo inmigrantes de las zonas “civilizadas” de Europa.

Si a esto le agregamos la organización nacional que deviene de la aplicación del programa de la oligarquía unificada bajo el definitivo comando bonaerense , y el aporte del capital extranjero, principalmente inglés (en 1889 Argentina recibió casi el 50% de todas las inversiones británicas realizadas fuera de Gran Bretaña), el país quedaba apto para insertarse en el mercado mundial y realizar una extraordinaria renta agraria.

Si en un principio ( luego viene ley de residencia y matanzas reiteradas) la gestión de la población significó la aparición de instituciones como la Administración de Cementerios (1881), el Registro Civil (1884), el Matrimonio Civil (1888) o la ley 1.420 (1884) ,la instauración del territorio siguió un curso menos republicano.

Se sabe que apenas 19 propietarios se quedaron con el 28,4 % de las tierras arrebatadas al “indio”, esto es 3 millones 85 mil hectáreas , a un promedio de 162 mil hectáreas por propietario, y que otros 18 “patricios" se quedaron con 1 millón 400 mil hectáreas , a un promedio de 78 mil hectáreas por propietario. En suma 344 terratenientes se apropiaron de 10 millones 800 mil hectáreas en la pampa húmeda. Claramente tenía dueño el país que iba a recibir a más de 6 millones 700 mil inmigrantes europeos, de los cuales no menos de 3 millones 400 mil decidieron permanecer definitivamente en la Argentina (2).

Es decir, el bloque de clases dominantes constituyó el proceso de organización nacional como autoorganización de la propia clase en el mercado mundial (3), y la oligarquía (desde la década del 30 oligarquía diversificada, es decir con significativa participación en la industria y otras actividades) está desde entonces en el centro del bloque de clases reaccionarias. La llamada burguesía nacional ha fluctuado en su participación y muchas veces cuando le fue bien se integró a la oligarquía diversificada o directamente vendió sus activos para dedicarse a la renta financiera y otros negocios (4).

La tenencia de la tierra no ha cambiado mucho en cuanto a su concentración ya que en la actualidad cerca de 1000 propietarios (no necesariamente personas físicas) son dueños de más de 35 millones de hectáreas.

Si a esto agregamos que desde el final de primer modelo agroexportador, Buenos Aires y el conurbano comenzó a crecer de manera desproporcionada a raíz de los sucesivos planes de industrialización y sustitución de importaciones, resulta evidente que si poblar finalmente era saber distribuir la población, la demografía argentina es uno de sus fracasos más monumentales. Hoy en el gran Buenos Aires (incluyendo La Plata) vive el 67,4% de los argentinos.

Las condiciones en las que viven son otra cosa, ya que al menos un millón de personas en el conurbano lo hacen en asentamientos, mientras que en Capital 350 mil lo hacen en villas, inquilinatos o casas tomadas . Si a las dificultades para acceder a la vivienda e incluso a un terreno propio ( entre 2004 y 2011 el precio de los terrenos aumentaron en Moreno 747% ), le agregamos la situación del transporte, el tiempo que insume llegar al trabajo, el estado de los espacios públicos y otras situaciones negativas, vemos que las ventajas de una economía de aglomeración y escala para muchos dejan de ser tales. Sin embargo la migración no cesa (5), con la consecuencia de que el 60% de los que llegaron al conurbano entre 2001 y 2006 se establecieron en asentamientos (muchos de ellos hermanos inmigrantes bolivianos y peruanos ).

Si tenemos presente que cuando el bloque de clases dominantes decide poner fin al ciclo de industrialización a mediados de los 70, la Argentina tenía menos pobres que Francia o Estados Unidos , la desocupación era del 4,2%, y la deuda externa prácticamente no existía.(6), es más fácil comprender el proceso de demolición al que fuimos sometidos.

La dictadura terrorista burguesa unificada que toma el poder en 1976 no lo hace apenas para aplicar determinado programa económico, sino que ese programa forma parte de su decisión de derrotar definitivamente a las fuerzas que luchaban por la Liberación Nacional y Social. Lo que estaba en cuestión era la Argentina, no algunas ideas económicas. La profunda modificación de la estructura del capital y su patrón de acumulación, la desterritorialización de la renta agraria y la plusvalía para volcarla a la renta financiera, tiene como objetivo político golpear y desarticular a la clase obrera. La dictadura contrarrevolucionaria triunfó militar, política, económica y socialmente, con un saldo de 30 mil desaparecidos, 300 mil puestos de trabajo industriales menos y un salario reducido entre un 40 y un 60%.

El impacto de la dictadura terrorista más la aplicación fanática del neoliberalismo reconfiguró completamente a la sociedad argentina. Los problemas de todo orden que seguimos arrastrando, no se deben solo a las condiciones mundiales donde sigue imperando la hegemonía neoliberal , sino a las fragmentaciones de todo tipo con que sido afectada nuestra sociedad. Es importante considerar que un cambio en la estructura productiva es un proceso sumamente complejo que implica incursionar en forma articulada en un conjunto de cambios, y que toma, si vemos los ejemplos de Corea y China (7), no menos de 40 años.

Sostener que ese proceso se vería favorecido si se crea un "clima de negocios" adecuado para promover la inversión del capital transnacional, no sólo significaría retornar al neoliberalismo sino desconocer que el capitalismo global además de depredador es destructor y está arrastrando a la humanidad y al planeta a una situación ecológica insostenible.

Por el contrario, el primer objetivo político sigue siendo enfrentar el poder de las finanzas neoliberales y la vocación saqueadora de la plutocracia rentista internacional. Sin esto es imposible seguir intentando un desarrollo nacional y regional autocentradro ( 8). Y sin ese desarrollo es impensable un avance en la democratización y el despliegue de la vida buena en nuestras sociedades.

Para que el pueblo pueda ejercer sus derechos a la salud, la educación, la vivienda, etc., en suma para ejercer la pretensión de ser libres e iguales, hay que tener Nación, aún hay que tener Nación, y esta no es una situación que se ofrezca de suyo en la época presente de la mundialización del capital(9). No es suficiente un territorio delimitado, una tramado de instituciones y la capacidad de emitir pasaporte.

Nación es la capacidad de tener una política monetaria propia, es la capacidad de defender los intereses nacionales en materia de comercio y movilidad de capitales, la capacidad de tener una política en energía e hidrocarburos propia, es la capacidad de tener políticas activas par generar empleo, promover la economía social y fortalecer las protecciones sociales. Una Nación no es un territorio organizado para beneficio de los accionistas del capital trasnacional. Defendiendo nuestras naciones es como podemos seguir avanzando en una fortísima integración regional, capaz de hacer frente a los poderes imperiales y a los ministerios de colonias como el F.M.I. o la O.M.C. Por eso la importancia de sostener y dar continuidad a los proyectos políticos de todos los gobiernos progresistas de la región. Después del retroceso que significó el golpe contra el Presidente Lugo ,lo próximo se juega en Venezuela con la elecciones presidenciales del 7 de Octubre . En este sentido es significativo el apoyo que recibió Chávez y la Revolución Bolivariana de parte de los 600 delegados a la XVIII° asamblea del Foro de San Pablo (10).

Es que se sabe que el combate contra la mundialización imperialista no concluyó en Mar del Plata con la derrota del ALCA, sino que se libra cada día ,y que las estrategias antineoliberales posibles en el contexto de las correlaciones de fuerza nacionales e internacionales suponen una prolongada y compleja disputa por la hegemonía .

Todos somos conscientes de que hay que seguir alentando la movilización y la organización popular para seguir avanzando, para dar pelea por mejorar las condiciones comunes y cotidianas de vida, por más igualdad y más derechos para todos. Sabemos que el viejo bloque de fuerzas reaccionarias no tiene otro programa que el retorno al neoliberalismo. No tenemos permiso para confundirnos.


Bibliografía

1 Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina. Páginas explicativas. Juan Bautista Alberdi. París 1879. www.wickisourse.org
2 Historia económica, política y social de la Argentina. Mario Rapoport. Ed. Ariel, Bs.As. 2006
3 Las Dictaduras argentinas. Historia de una frustración nacional. Alejandro Horowicz. Ed. Edhasa, Bs. As. 2012
4 Estudios de historia económica argentina. Eduardo Basualdo. Ed. Siglo XXI, Bs. As. 2010
5 La situación de la vivienda en la Argentina. Jaime Sorín. Le Monde Diplomatique, Bs.As. Junio 2012
6 La Doctrina del Shock. Naomi Klein. Ed. Paidós, Barcelona 2007
7 Entrevista al economista Germán Herrera Bartis en Espacio de Debate político, social y cultural .Facebook, Buenos Aires, Agosto 2012
8 La Crisis. Salir de la crisis del capitalismo o salir del capitalismo en crisis. Samir Amin. Ed. El Viejo Topo ,España 2009
9 Altermarximo. Otro marxismo para otro Mundo. Jacques Bidet y Gerard Dumeníl. Ed. El Viejo Topo. España 2010
10 Revista América XXI N° 88, Agosto 2012
Fuente: Página Política

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles