Por estar sospechado de evasión impositiva y previsional o ser denunciante de esos delitos, pero cometidos por otros, el ingeniero Miguel Ángel Marizza agitó el tablero de noticias de Paraná. El impacto informativo se justifica porque el ingeniero Marizza es un prominente empresario en diversas actividades, luego de ser funcionario político provincial y nacional, con especial actuación en Gas del Estado, en el primer mandato (1989-1995) del presidente Carlos Saúl Menem.

El ingeniero Marizza integraba la planta de personal técnico de la firma Caballi cuando, a fines de 1987, el gobernador Jorge Pedro Busti lo nombró en la conducción de la Empresa Provincial de la Energía de Entre Ríos. En su gestión piloteó el proyecto del Cierre Norte – Cierre Sur, con línea de alta tensión y alto presupuesto. En esa etapa tuvo un paso por la empresa de gas que empezaba a tender la red para el servicio domiciliario del combustible traído a territorio por la cañería subfluvial.

De la provincia, el ingeniero Marizza saltó al plano nacional, en la intervención de Gas del Estado, sujeto a desguace en el programa elaborado por Roberto Dromi y adoptado por el presidente Menem. La relevancia del papel jugado por el ingeniero Marizza se revela en el libro Privatizaciones en privado. El testimonio de un protagonista que desnuda el laberinto de las adjudicaciones. El autor es el ex diputado Alberto Natale, miembro de la comisión parlamentaria encargada del control de la operación reformadora en marcha.

El 8 de noviembre de 1990, el ingeniero Marizza le comentó a Natale que se recurría a la fórmula de la iniciativa privada para adjudicar la distribución del gas en 22 áreas urbanas. El legislador demoprogresista rechazó el rumbo trazado, que implicaba descuartizar la empresa sin licitaciones públicas ni garantía de expansión, capacidad técnica y financiera.

El entredicho terminó con lo que Natale califica de “parrafada soporífera” y de “escuálidos cimientos”, por parte del ingeniero Marizza. Con tono coloquial apunta, más adelante, el legislador santafesino: En ese entonces era corriente oír que la aprobación de cada iniciativa privada tenía un precio de 200 mil dólares y ya se daban por terminados 22 expedientes, lo que acumulaba 4 millones 400 mil dólares. Concluye Natale contando que “verdad o ficción, lo cierto es que un murmullo silencioso y vergonzoso se obstinaba en repetir que cada trámite despachado favorablemente rindió 200 mil dólares a algún bolsillo. Cosas que se dicen en las antesalas”.

Para los restantes módulos de la privatización, Natale expresa satisfacción porque se sancionó una ley regulatoria, que tuvo la nota insólita de la presencia del diputado trucho que colaboró con el quórum en la sesión decisiva. El intruso fue señalado por el periodista Armando Vidal, cronista parlamentario del diario Clarín, de larga experiencia. A la hora de la identificación, se habló de un colaborador del diputado Samid.

El ingeniero Marizza se despidió de su inserción en el funcionariado, para consagrarse en la variada labor empresaria. Invirtió en dos radios de frecuencia modulada en Santa Fe. Financió el diario Hora Cero, de Paraná. Instaló canchas de padle, deporte que estaba de moda. Abrió negocios para la diversión nocturna. Su progreso mayor lo marca que de ser empleado de Caballi S.A. e ingresar a cargos del Estado, es ahora accionista principal y presidente de la conocida firma.

En la suma de tareas, es dirigente de la Cámara Argentina de la Construcción, delegación Entre Ríos y contratista del Estado, en obras y servicios de distinta índole, como ocurrió en la reciente reunión cumbre de presidentes del Mercosur. También es cierto que el ingeniero Marizza realiza contribuciones generosas a entidades sociales, culturales y deportivas.

La información periodística ubicó el nombre del ingeniero Marizza en la carátula de una causa que se instruye en el juzgado federal, con sede en Paraná. Caballi S.A. emitió un comunicado en el que avisa que no fue allanado y sostiene que es denunciante y no acusado. Sin embargo, no desmiente la carátula de los folios: “Marizza, Miguel Ángel; Izaguirre Ibáñez, Roberto; Morelli, Salvador (…) sobre infracción a la ley 24.769”.

El magistrado titular se apartó de las actuaciones y lo reemplaza el subrogante, doctor Carlos Orlando Saboldelli. Quizá surja algún problema al respecto, porque el doctor Saboldelli es asesor legal y administrativo de la Secretaría de Coordinación del Gabinete provincial, organismo de un gobierno con el que el ingeniero Marizza mantiene fluidas y constantes relaciones.
Fuente: Facebook

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles