En la nota aparecida en el El Diario del día 14-10-2012 se pretende, como es costumbre en el discurso kirchnerista, darle un tono heroico y épico a la llamada “nacionalización” de la Uader. Cuando en realidad se trata de un claro reconocimiento del fracaso del gobierno provincial en dar respuesta a la problemática de la universidad pública de la provincia.

La nota, y el gobernador, comienzan por olvidar la responsabilidad que han tenido en la situación actual de la UADER. En los 12 años de vida de esta Universidad, el actual gobernador fue durante tres años diputado provincial, en los cuatro siguientes ministro de gobierno de Busti y en los últimos cinco años gobernador de la provincia por lo que, está imposibilitado de buscar responsables anteriores, sino que debe asumir una porción muy importante en la responsabilidad en “no haber encontrado un camino adecuado que le dé una razonabilidad y sustentabilidad real en el tiempo” como afirma en la nota.

Por el contrario fue el accionar errado de los gobiernos que ha integrado el gobernador quien generó los mayores problemas al desarrollo de la UADER y que produjeron los dos conflictos mas importantes en la misma , que derivó en sendas tomas del Rectorado por parte de un sector importante de la comunidad educativa.

Por eso, tampoco es cierto lo que afirma en el sentido que “Nosotros venimos trabajando en el saneamiento institucional de la Uader desde hace mucho tiempo”. En realidad ha sido la iniciativa y la persistencia de la comunidad universitaria la que ha ido forzando a los sucesivos gobiernos a adoptar el camino de la normalización o “saneamiento institucional” como la llama el gobernador.

Urribarri confiesa parcialmente la realidad cuando señala que “Su sostenimiento por el Tesoro provincial es inviable” pero luego se contradice cuando expresa que este proyecto no se debe a cuestiones de “caja”.

Desde mediados del año pasado, desde PROYECTO SUR venimos sosteniendo que la situación económica de la provincia es preocupante y que el gobierno sólo atinaba a someterse cada vez más a los designios del gobierno nacional para lograr el financiamiento necesario. Este año ya no les alcanza, ni siquiera con el alineamiento acrítico y se ha comenzado a apelar al endeudamiento. Pero esto tampoco alcanza, y es entonces que se apela a desprenderse de la Universidad provincial que, más allá de los vicios que pudiera haber tenido desde sus orígenes, se fue transformando en una herramienta fundamental en el desarrollo educativo de la provincia.

El gobernador no puede justificar el carácter absolutamente unilateral y autoritario de su accionar en “razones de estado” como señala. Tampoco el carácter “secreto” de ese accionar, cuando ni siquiera el proyecto ahora en marcha es el mismo que dio origen a esta situación.

El proyecto de la entonces senadora Osuna preveía la nacionalización del conjunto de la UADER. El proyecto Fermín Chávez crea una nueva Universidad distinta de la UADER, la cual quedará en situación residual, previa a su desaparición.

Lo cierto es que se fue cambiando de proyectos en la medida que las necesidades económicas le fueron marcando la dirección al gobernador, que ahora atribuye esta “solución” a la “generosidad enorme de la Nación y la Presidenta”. Cuando en realidad, la generosidad ha sido de la Provincia hacia la Nación, al no reclamarle el 15% de la coparticipación que fuera cedida en los 90.

PROYECTO SUR considera que es posible discutir un proyecto que contemple la nacionalización del conjunto de la UADER, pero que hay que hacerlo con la participación y el consenso del conjunto de la comunidad universitaria y diciéndole a cada sector cuales serán las consecuencias de esta acción.

Decirle a los empleados administrativos que no todos podrán pasar a la Universidad nacional, que algunos quedarán en la UADER residual y fijar cuales han de ser los criterios de selección. Decirle que aquellos que tengan alrededor de 40 años de edad terminarán aportando mas a la caja nacional y que, por lo tanto, se terminarán jubilando por el sistema nacional y se extenderá la edad jubilatoria de acuerdo al régimen nacional.

Otro tanto ocurrirá con los docentes. Y nada se dice de cuales serán las carreras que serán absorbidas por la nueva Universidad y cuales quedarán en la “UADER residual”.

Por el contrario, se ponen todas estas decisiones en una Comisión que solo contará con un representante de la UADER y una “sospechosa” representación de la UNER, sumamente interesada en la desaparición de las UADER ya que esta ha superado largamente la oferta académica de la UNER y la cantidad de estudiantes, tal como lo señala la propia nota.

PROYECTO SUR sostiene que es necesario completar el proceso de normalización en curso y, una vez normalizada la UADER, iniciar en sus órganos de gobierno el debate hacia una futura nacionalización del conjunto de la UADER.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles