Quienes tuvimos el honor de ser elegidos para cumplir determinados cargos dentro de la democracia, ante la situación vergonzosa a la que fue sometida hoy la legislatura entrerriana, no podemos sentir otra cosa que vergüenza y dolor.

Vergüenza y dolor por la forma en que el kirchnerismo gobernante expone y desprestigia a una institución de la república, a un órgano basal del diálogo y el debate; y que, a fuerza de caprichos y atropellos, vemos en pronunciada decadencia.

Aprobar modificaciones a una ley para retener el poder cueste lo que cueste, es un claro acto de desesperación. Y, peor aún, hacerlo entre gallos y medianoche, cuando ya venció el plazo para la presentación de las alianzas electorales y a tan sólo cuatro días de la presentación de las listas, es un hecho nunca antes visto en la historia de nuestra provincia y una bofetada a todos los entrerrianos.

Ganar o perder elecciones son circunstancias aleatorias y normales de una democracia, que no deben tomarse como cuestiones de vida o muerte. El poder nunca es eterno y no es que vale todo para conservarlo; suponer eso es una subestimación inconcebible hacia el electorado, que, en su momento, castigará esas conductas y actitudes llenas de soberbia y carentes de escrúpulos.

El oficialismo, sin ruborizarse, introdujo cambios con el único y excluyente objetivo de obtener un beneficio electoral y perjudicar a sus adversarios. Hasta el más elemental sentido común indica que estamos, lisa y llanamente, frente a una trampa manifiesta, a una "reforma a medida del poder".

Lo que históricamente, y bajo diferentes conducciones de desiguales signos partidarios, fue un faro de la democracia; donde imperaba el debate y se escuchaba pluralidad de voces, de golpe porrazo se transformó en un monumento a la obsecuencia y a la indignidad. Eso es actualmente la legislatura de Entre Ríos (con honrosas excepciones en la Cámara de Diputados).

Felizmente, podemos comprobar que la gran mayoría de los ciudadanos recibió con agrado la conformación del Frente “Cambiemos Entre Ríos”, como una luz de esperanza y una oportunidad de cambio a todo este calamitoso proceso de retroceso institucional que venimos padeciendo los que habitamos la tierra de los verdaderos caudillos que nos honran como entrerrianos: Justo José de Urquiza, Francisco "Pancho" Ramírez y Ricardo López Jordán.
Fuente: Página Política

Claves

Reforma electoral Busti

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

Publicá tu comentario

¡Tu comentario fue enviado con éxito!

La publicación del mismo está sujeta a la aprobación del moderador. Muchas gracias.

¡Escribí tu comentario!

* 600 caracteres disponibles