Lo Último

Nuevo gobierno

2024 será el año de la reforma política

Frigerio dispuso la creación de un área específica para avanzar en reformas políticas e institucionales pendientes de hace muchos años en Entre Ríos. En materia electoral, se avanzará con la boleta única.
Pablo Bizai
Por: Pablo Bizai
pablobizai@gmail.com

Se trata de la Secretaría de Asuntos Políticos, que estará a cargo del actual diputado radical Julián Maneiro. Internamente cercano al intendente de Crespo, Darío Schneider –que ocupará el Ministerio de Infraestructura y Servicios–, Maneiro es uno de los nuevos cuadros políticos que ha dado la UCR entrerriana. Es abogado, egresado de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, de la Universidad Nacional del Litoral. Especialista en Derecho Administrativo, Magister en Ciencias Sociales, con orientación en Sociología Política, Sociología en la Educación y Sociología del Derecho. Dr. en Ciencias Sociales y profesor de diversas cátedras en la UNL.

La nueva secretaría incluirá las relaciones institucionales del Ministerio de Gobierno (a cargo de Manuel Troncoso) y las reformas políticas e institucionales que defina impulsar el gobernador Rogelio Frigerio.

En esa agenda está la reforma electoral pendiente de hace tantos años en la provincia. La que Frigerio anunció en campaña va en el mismo sentido de la que en 2018 no logró imponer el gobernador Gustavo Bordet, con la boleta única como eje de la innovación en el sistema de votación.

Junto con esto, la secretaría a cargo de Maneiro será la encargada de viabilizar las reformas en materia de transparencia, como ética pública, acceso a la información pública y ficha limpia, que serán impulsados directamente desde el Poder Ejecutivo.

“Estamos elaborando el listado de los proyectos. Una vez que asumamos vamos a coordinar con el gobernador y el ministro la modalidad para avanzar: si lo hacemos de manera conjunta en un paquete de leyes o va a ser algo gradual y cuáles serían las prioridades políticas”, explica, en diálogo con Página Política.

 

-Siempre se ha dicho que las reformas electorales hay que abordarlas lo más lejos posible de una elección ¿Debería resolverse el año que viene?

-La idea sería que en los primeros seis u ocho meses de gestión tengamos el paquete listo y si es posible aprobado, lejos de los turnos electorales que puedan enturbiar la discusión. Dependerá de la recepción que tengamos en la Legislatura.

 

-En este sentido ¿Cómo ves, a priori, la escena de la próxima Legislatura?

-Creo que hay muy buenas perspectivas, que hay consenso en que se debe modificar un sistema de elecciones que necesita de una modernización. Veremos hasta dónde hay un plafón en ese sentido. Va a haber una nueva composición, con nuevos actores. En el Senado tenemos una situación particular (de minoría) pero son dirigentes nuevos. Todo va a ser en base al diálogo y la búsqueda de consenso, no se va a intentar imponer nada. Entendemos que hay desde la sociedad un pedido de modernizar, agilizar, hacer más transparente, evitar gastos innecesarios, por ejemplo en términos de impresión de boletas.  Y ahí se va a colar la cuestión de financiamiento de la política, por eso es necesario avanzar en un proceso de transparencia y de clarificación de lo que significa la competencia institucional y electoral lógica y necesaria en la democracia.

 

-Sobre el financiamiento de los partidos políticos hay antecedentes presentados en la Legislatura. Un caso es el del actual diputado, que van ser parte del equipo del próximo gobierno, Esteban Vitor ¿La reforma iría en ese sentido? ¿Cuál es la idea general que, por lo pronto, tenés en mente?

-Así es. Hay algunas cuestiones que son mandato constitucional. En 2008 hubo incorporaciones a la Constitución de Entre Ríos que no se han materializado, por ejemplo el reconocimiento a los partidos políticos como organizaciones necesarias del sistema democrático y su sostenimiento. Lo que pasa es que hay que ver a qué nos estamos refiriendo. Pero fundamentalmente tiene que mejorar la calidad de la competencia democrática. Que no haya trabas, que no haya impedimentos de orden económico para las distintas fuerzas políticas que quieran competir y ofrecerse en la disputa electoral.

 

-¿La reforma electoral sería similar a la que intentó Bordet en 2018, con un nuevo código electoral?

-Yo soy de la opinión que los parches a las actuales leyes, con reformas puntuales sobre un artículo u otro, no es lo aconsejable. A mi juicio la mejor técnica legislativa pasa por rehacer todo el texto y reemplazar todo con una nueva ley que abarque las distintas temáticas. Me parece que las reformas parciales muchas veces se pueden prestar a confusiones. Lo mismo pasa con los cuerpos legislativos a nivel local y comunal. Cualquier reforma electoral debe tomar en cuenta la realidad de los municipios y de las comunas, no sólo la legislación provincial.

 

-A trazos gruesos iría en la misma orientación de la reforma de 2018, tomando ejes como la boleta única de papel y la representación de minorías.

-Si. Boleta única seguramente. Habrá que ver si es boleta única papel o electrónica, no sé qué consenso habrá. Vamos a buscar el mejor esquema de boleta única de todas las experiencias en vigencia en el país y en el exterior. Lo más próximo es Santa Fe, Córdoba, la Ciudad de Buenos Aires. Hay varias provincias que han llevado adelante reformas electorales, algunas muy exitosas y con suficiente experiencia como para ver qué aspectos han sido buenos y cuáles hay que tener en cuenta para alguna reforma o alguna cuestión particular que haya que adaptar a nuestra provincia. Hay que tener en cuenta la particularidad de la llamada cláusula de gobernabilidad que está pensada para que el gobernador tenga asegurada la mayoría al menos en una de las cámaras.

 

-Está en la Constitución.

-Por eso, al ser un mandato constitucional hay que tenerla en cuenta en el esquema de una reforma electoral. De lo contrario puede pasar lo de Santa Fe, donde hicieron una reforma electoral sin prestar demasiada atención a ese punto y viene sucediendo que los dos últimos gobernadores han tenido minoría en la Cámara de Diputados.

 

-Hay entonces voluntad de cerrar una discusión que ya lleva décadas en la provincia en torno a una reforma política integral…

-Si. Y es un gesto muy importante el hecho que un gobernador disponga de un área específica para trabajar este tema. Hay una decisión política importante, manifiesta, de avanzar en este tema, que no es accesorio y Frigerio lo ha planteado expresamente en campaña. Es más, toda la dirigencia de Juntos por el Cambio en su conjunto lo ha venido planteando.

 

-Y que el año que viene debería tener un resultado.

-Sería lo ideal que en el primer año de mandato podamos avanzar con la reforma, lo más alejado de la coyuntura o de la especulación electoral.

 

En agenda

En la lista de reformas institucionales, Maneiro anota además mejoras en la ley de Municipios, con asuntos que han quedado pendientes de resolución, como “la situación de los vice intendentes, sus reemplazos, las acefalías”.

También “las incompatibilidades, que se vinculan estrechamente con la ley de ética pública, que es para todo el sistema, pero que afecta también a los gobiernos locales”.

“Hay que evaluar y modernizar el funcionamiento de la ley de comunas, a más de cuatro años de su implementación. Terminar de transformar las juntas de gobierno en comunas”, acota el futuro secretario de Asuntos Políticos.

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2024 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad