Lo Último

6 millones de alumnos no llegarán al mínimo de clases

Apenas el 40% de los alumnos primarios y secundarios del país completarán este año el calendario escolar de 180 días, el mínimo de clases fijado por ley. En un año altamente conflictivo, por la sucesió

La continuidad de las huelgas incide, además, en la formación cada vez más notoria de dos circuitos educativos bien diferenciados: colegios que tienen clases, principalmente en la enseñanza privada, y escuelas perjudicadas por paros docentes y protestas estudiantiles.

«Además de las clases perdemos la costumbre de ir a la escuela», se quejó ante La Nación el joven Elías Millen, que cursa quinto año del secundario en la histórica Escuela Normal de Paraná. Con 16 días de clases perdidos por las huelgas docentes, Entre Ríos encabeza el ranking de provincias más afectadas por las huelgas de los maestros, junto con Tierra del Fuego.

Cuando todavía falta un mes y medio para que finalice el período lectivo, ya hay 14 jurisdicciones que no podrán cumplir los 180 días de clases. Entre las más castigadas están la ciudad de Buenos Aires, que ha resignado 8 días y perderá otros dos la semana próxima, con un nuevo paro por 48 horas; Neuquén, con 10 días menos de clases; Mendoza, con 9, y Río Negro, con 8.

Siguen los tres millones de alumnos de las escuelas bonaerenses (tuvieron 7 días de paro este año) y, luego, Jujuy, Salta y Santa Fe (6), Córdoba (5), Chaco y San Juan (3) y La Pampa (2), según datos difundidos por el Ministerio de Educación de la Nación.

En algunos casos, como la ciudad de Buenos Aires, el gobierno local procurará recuperar los días frustrados. Para ello, el ministro de Educación porteño, Mariano Narodowski, instruyó a las escuelas para que presenten un cronograma de recuperación de los días perdidos, por lo que muchas de ellas podrían terminar las clases y los exámenes entre los brindis y fiestas de fin de año.

La situación es particularmente complicada en el distrito gobernado por Mauricio Macri. A las jornadas perdidas por los paros deben sumarse las clases no dictadas durante las tomas estudiantiles en protesta por la asignación de becas, en el segundo semestre del año.

Por ese motivo, varios colegios, como el Mariano Acosta, ya habían resuelto extender una semana las clases. Pero el conflicto docente sigue su curso en la ciudad. Al mejor estilo de la recordada carpa docente, hoy los gremios se instalarán frente a la jefatura del gobierno para una vigilia de 1000 horas, en espera de respuestas a demandas salariales.

Será el paso previo a un nuevo paro por 48 horas en las aulas porteñas, previsto para el 28 y 29 de este mes. Los primeros días de noviembre, en tanto, los maestros comenzarán a recibir en sus liquidaciones los primeros descuentos por los días no trabajados.

La meta de los 180 días obligatorios de clases fue fijada por la ley 25.864, sancionada en diciembre de 2003, en una de las primeras medidas del gobierno de Néstor Kirchner. Sin embargo, nunca pudo lograrse su cumplimiento en todo el país.

El año pasado fueron también 14 las provincias que no cumplieron esa cantidad. Incluso hubo conflictos muy prolongados, como los de Neuquén (donde se perdieron 53 días de clases), Santa Cruz (51) y Salta (31). Pero los conflictos habían sido de menor gravedad en las provincias de Buenos Aires y Córdoba, y en la Capital Federal, los tres distritos más poblados.

A esta altura del año, sólo diez provincias pueden garantizar el calendario escolar: Catamarca, Corrientes, Chubut, Formosa, La Rioja, Misiones, San Luis, Santa Cruz, Santiago del Estero y Tucumán.

Catamarca, de todos modos, está al borde del abismo: llega al mínimo de 180 días, pero tuvo seis días de paro, porque el calendario escolar preveía 186 jornadas. Los docentes mantienen el reclamo salarial y el gobernador Eduardo Brizuela del Moral ya aseguró que no habrá aumentos, por lo que podría haber más huelgas.

NNAAIndicadores objetivosNNCC

«Todo esto pasa porque los gobiernos y los gremios negocian siempre porcentajes de aumento salarial y no criterios consensuados para actualizar los sueldos con indicadores objetivos en el mediano plazo», explicó a La Nacion el director de la Fundación Centro de Estudios en Políticas Públicas (CEPP), Gustavo Iaies.

Puso el ejemplo de Chile, donde los gremios docentes acordaron con el gobierno pautas de negociación de salarios y condiciones de trabajo que se mantienen estables durante cuatro años. Y dijo que México y Colombia, dos países con tradición de gremios docentes de peso, transitan también por procesos similares.

A Iaies le llama la atención que no exista ninguna movilidad social por tanta pérdida de días de clases. «No hay una presión social por más y mejor educación, como se vio en el conflicto del campo o en las protestas por inseguridad. Tal vez sea porque en la escuela pública quedaron las familias con menor capacidad de presión y de lobby», expresó.

Uno de los signos preocupantes de esta crisis es la profundización de un doble circuito en el sistema educativo, como comienza a diferenciarse en el mapa escolar porteño: el estatal, afectado por protestas estudiantiles y paros docentes, y el privado o de elite, en el que las demandas apuntan a mayores exigencias y niveles de calidad de enseñanza.

«En estos momentos hay 12.000 vacantes que no se llenan en las escuelas estatales de doble escolaridad. Muchas familias prefieren enviar a sus chicos a la escuela parroquial de su barrio, porque tienen asegurado el dictado de clases», precisó al respecto Iaies.

Este año, los conflictos docentes estallaron con particular intensidad en la segunda mitad del año, especialmente en los distritos bonaerense y porteño, cuatro meses después de haberse acordado en negociaciones paritarias nacionales un aumento del 24% del salario mínimo docente, que ascendió de $ 1040 a $ 1240.

Los 6,3 millones de chicos que no tendrán garantizado el mínimo de cobertura escolar en las 14 provincias citadas representan el 59,1% de la población escolar. En la otra vereda quedan los 4,3 millones de alumnos (40,8 %) que concurren a escuelas no afectadas por los paros.

En los últimos dos años, sólo cinco provincias garantizaron el mínimo de 180 días de clases: Chubut, Formosa, Misiones, San Luis y Tucumán.

En el mundo, la tendencia es extender el calendario escolar, y por ello la cantidad de días de clases es mayor en Corea del Sur (221), España (220), Japón (210), Costa Rica (205) y Brasil (200), entre otros países.

NNAAPanorama complicadoNNCC

Son 14 los distritos que no podrán garantizar el mínimo de 180 días de clases: Buenos Aires, Capital Federal, Córdoba, Chaco, Entre Ríos, Jujuy, La Pampa, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan, Santa Fe y Tierra de Fuego.
En todo el país hubo en marzo una mejora salarial del 24% para el salario mínimo docente. Pero en el segundo semestre crecieron los reclamos por nuevos aumentos.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad