Lo Último

Baja el nivel de confrontación interno

Un clima de distensión se percibe en las filas del Partido Justicialista entrerriano, que se apresta a exhibir ante la mirada nacional las grietas de su fractura, con Sergio Urribarri acompañando a Néstor Kirchner en Paran&aacute

Para los ojos porteños, que el 17 de octubre viajarán hasta Paraná a participar o cubrir el acto oficial del Día de la Lealtad que organiza el PJ Nacional, la ausencia del dirigente más conocido del peronismo entrerriano se explicará por su decisión de jugar en las filas opositoras al kirchnerismo.

A la vista entrerriana, la cuestión es más compleja; la ausencia expresa también diferencias que fueron estructurando la trama de una interna iniciada al día siguiente de que Urribarri se convirtiera en el gobernador electo, impulsado por Busti. Hace de esto un año y medio.

Pero lo que importa ahora es lo que ocurrió en la última semana.
El 7 de octubre el Gobernador recibió en Grecia –a donde viajó junto a familiares para visitar a su hijo futbolista- un saludo de Busti por su cumpleaños número 50.

Aunque nadie terminó de creer que Urribarri se perdería la histórica Jura de la Constitución reformada, algunos se atreven a atribuir a aquel saludo telefónico la presencia de Gobernador el sábado, en Concepción del Uruguay. Aseguran que desde ese día el diálogo entre Busti y Urribarri se reiteró al menos en un par de oportunidades.

NNAAMensajesNNCC

Versiones al margen, las declaraciones difundidas el pasado lunes por Busti son una contundente señal tendiente a descomprimir el cuadro de cruces de declaraciones que venía recalentando la interna, incluso antes de que comience octubre.

Busti dio varias definiciones. Dijo que su acto de Concordia “no debe tomarse como un contra-acto” del de Paraná, porque lo suyo es más “modesto” y dio detalles de los “homenajes” previstos, una palabra que para los peronistas está bien lejos de conceptos como movilización o demostración de fuerza.

Luego envió un par de mensajes. Recordó que acompañó la lista que encabezó Néstor Kirchner para presidir el Partido Justicialista a nivel nacional y que “somos parte de ese partido” y “no nos vamos a ir de esa estructura”.

No hay que olvidar que sus posiciones a favor del reclamo del campo llevaron a Busti a renunciar a la presidencia del PJ de Entre Ríos, luego de que Kirchner lo castigara con una pobre vocalía en un Consejo Nacional del que, se suponía antes del conflicto agrario, debía ser un miembro destacado.

Hasta aquí, Busti abrió el paraguas; de algún modo se disculpó por lo de Concordia. De hecho, tuvo que hacer dos asambleas de su sector (Villaguay, y una semana después en el Club Olimpia de Paraná) para resolver qué hacía el 17 de octubre y hasta último momento dejó una puerta abierta al acuerdo que fue, en apariencia, despreciada por el urri-kirchnerismo.

Sin margen para bajar el acto de Concordia –se leería como una derrota y perdería predicamento entre los leales que le quedan- Busti puede ofrecer hoy reducir los decibeles de una pelea que sabe perdida de antemano, si de comparar concentraciones de trata.

Conocido por poner toda la carne en el asador cuando está decidido a jugar fuerte, esta vez Busti ha resuelto no gastar una sola moneda para movilizar a Concordia. Lo dijo de un modo más elegante: explicó que todos los colectivos estaban ya alquilados para Paraná y que por eso lo de Concordia sería una movilización genuina de la militancia que se trasladaría por sus propios medios.

El Busti de este 17 de octubre no es el mismo que en mayo se subió al palco de la protesta agraria, en el acceso al Túnel. La propia protesta agraria no es la misma y Busti, con su conocido olfato para juntar votos lo advierte, tanto como que nada hay consolidado de un armado político alternativo al kirchnerismo, como se insinuó un par de meses atrás, cuando se atrevió a fotografiarse junto a Eduardo Duhalde y lo trajo a Paraná.

Si hasta el siempre poderoso José Allende lo ha abandonado, rendido a la disciplina nacional.

NNAAAdvertenciaNNCC

Pero no todo es disculpas. Hasta nuevo aviso, Busti sigue siendo el dirigente político más importante de Entre Ríos. Que hoy no tenga intendentes a su lado se explica, ante todo, por una razón de gobernabilidad. Sólo se dan el lujo de expresarle lealtad aquellos que no dependen económicamente del Ejecutivo.

En el Gobierno saben que una elección legislativa sin su apoyo puede resultar un problema. Al final de su comunicado, casi como un remate de su mensaje, se leyó: “para nosotros ese día (el 17) será una foto, ya que la película la veremos en los días posteriores cuando tengamos que pasar inevitablemente por el 2009 y llegar triunfantes en el 2011. Para que eso ocurra tendremos que estar todos juntos para afrontar los problemas que se avecinan para el país, producto de la situación mundial”.

NNAAPablo Bizai, para El DiarioNNCC

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad