Lo Último

Busti medita en Semana Santa

El ex gobernador Jorge Busti se tomó un descanso de una semana, en un destino incierto, con el fin de reflexionar sobre su futuro político inmediato. Mientras tanto, en el oficialismo ven con alivio la dispersión opositora.

Se sabe que desde el domingo está de vacaciones en un lugar que algunos ubican fuera del país y otros dentro. En cualquier caso, la orden es no develar el destino de su descanso, lo suficientemente apartado como para lograr la claridad de mente suficiente para no errar el rumbo.

Busti tiene tiempo hasta el 9 de mayo para resolver si juega o no como candidato del PJ en las elecciones del 28 de junio. Se cree que la decisión se revelará lo más cerca posible de ese plazo, pero en el retiro espiritual de Semana Santa, el presidente de la Cámara de Diputados espera hallar las razones profundas de una decisión que es clave, porque carga con el riesgo de poner fin a su hegemonía de un cuarto de siglo en las filas del PJ provincial.

Decida lo que decida, cualquiera sea la idea con la que vuelva para las Pascuas, la voluntad de Busti es prestar toda su colaboración para que el congreso partidario previsto para el 18 de abril resulte un éxito. Hay que recordar que en términos formales el congreso del PJ se reúne a los fines de evitar la interna y habilitar al Consejo Provincial a que confeccione la lista de candidatos. En este marco ¿qué se entiende por un éxito? Que el cónclave de Villaguay consiga instalar en la opinión pública la imagen de un peronismo unido.

La coincidencia de fechas ayuda a ese cometido. En los diarios del domingo 19 de abril habrá dos informaciones que llenarán las páginas políticas: la foto de Urribarri y Busti juntos y el anuncio de la interna radical que se celebrará ese día y que encuentra a cuatro sectores confrontando por sólo una banca.

Como en otras partes del país, las encuestas encienden una luz de alerta para el oficialismo en Entre Ríos. Pero aquí el PJ apoya su optimismo más en los defectos ajenos que en las virtudes propias. “Los últimos días están jugando para nosotros”, evaluó un dirigente al reparar en la imposibilidad de cerrar una lista única en la UCR; en el avance de la Coalición Cívica por un camino diferente, más recostado a la derecha; y en la sensación de poco y nada que transmite el Partido Socialista con su suicida pelea pública.

En el Gobierno dicen que las encuestas no generan las preocupaciones de otros distritos. Reconocen que con Busti les va mejor, pero aseguran que sin Busti también les alcanza, porque no es mucho lo que hace falta para vencer a una oposición tan fragmentada como la entrerriana.

A esto agregan que el líder de la protesta agraria, Alfredo De Angeli, ya no es el que era -sencillamente porque la protesta ya no es la que era- y su imagen pública tras el último piquete viene en caída libre.

Con un escenario así, se asegura que Busti está más cerca de ser candidato que de no serlo. Pero se advierte que la historia reciente del país desaconseja los planes a largo y mediano plazo. “Todo puede cambiar de un momento a otro, si no es un inesperado giro en la crisis internacional, es un dengue que te aparece de repente. Nunca se sabe”, mencionó un hombre del Gobierno.

Pablo Bizai
De la Redacción de Página Política

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad