Lo Último

Cada entrerriano aportará 629 dólares anuales

El Instituto Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral) presentó esta semana un exhaustivo informe acerca del impacto que tendrá en cada jurisdicción nacional el esquema de retenciones móviles en la exp

Entre Ríos ocupará el 4º lugar en la distribución provincial de la recaudación por retenciones agrícolas con el 8 % del total durante la campaña 2007/2008; su aporte monetario será de 790,5 millones de dólares, es decir unos 2.521,8 millones de pesos; cada hectárea agrícola sembrada aportará, en promedio, un total de 370 dólares durante este período y, como en un viejo sketch de Tato Bores, cada coprovinciano realizará un aporte personal, promedio, de 629,5 dólares, estos son algunos de los principales indicadores que se desprenden de un trabajo difundido el jueves por los economistas Juan Manuel Garzón y María Inés Berniell.

Ambos, miembros de los equipos técnicos del Ieral, de la Fundación Mediterránea, desde hace algunos años vienen estimando la contribución que hacen los productores agrícolas del país al fisco nacional en concepto de Derechos de Exportación (DE).

“La intención es mostrar los importes nominales que generarán las diferentes provincias, relacionados a la producción esperada en cada una de ellas, y también presentar indicadores estandarizados, que pongan estos importes nominales en perspectiva a otras variables, caso de la población, de la cantidad de hectáreas sembradas y de lo que se estima recibirán los Estados provinciales en concepto de transferencias bajo el sistema nacional de coparticipación de impuestos”, expresaron los economistas respecto al informe. El trabajo resulta revelador a la luz de los cambios en el esquema de los derechos de exportación, cuyas tasas pasan a ser ahora variables en función del nivel de precios externos de las commodities.

NNAAContribucionesNNCC

Naturalmente, la contribución que cada provincia hará en concepto de retenciones a la exportación estará dada por el volumen relativo de granos que producen y también del tipo de grano, dado que las alícuotas que gravan las exportaciones difieren según productos. En un cálculo que considera las variaciones de la producción agrícola en 90 millones de toneladas, de acuerdo a la información actual disponible, el Ieral ponderó los indicadores de la campaña anterior.

“Las exportaciones de la campaña 2007/2008 están gravadas por diferentes alícuotas de derechos de exportación (DE) según el período en el que se registraron las exportaciones. Por ejemplo, casi la mitad de las exportaciones del complejo sojero (granos y subproductos) de la actual campaña se registraron antes del cambio de esquema de retenciones, e incluso algunas antes del cambio de alícuotas de noviembre del año pasado, por lo cual las alícuotas de DE sobre estas exportaciones ya registradas serán del 35 % o al 27,5 % según corresponda, y sólo las futuras exportaciones (el saldo en relación con la producción esperada) están sujetas a las alícuotas de retención móviles, que dependen del precio FOB al que se comercialice el grano”, advirtieron los economistas.

Este esquema permite estimar que la recaudación por DE ascendería a US$ 10.231 millones, máximo histórico, con un sustantivo incremento respecto a lo recaudado durante la campaña 2006/2007 (+ 136%). Este salto en los ingresos por retenciones dirigidos al tesoro del Gobierno nacional en concepto es el resultado no de una mayor producción agrícola, sino de mayores precios de los granos y mayores alícuotas medias de DE.

Del informe se desprende que sólo seis de 23 provincias argentinas aportarán en conjunto el 92 % de los recursos que generarán las retenciones en la campaña 2007/2008. En particular, Buenos Aires aportaría US$ 3.194 millones (31,2 %), Córdoba US$ 2.542 millones (24,8 %), Santa Fe US$ 2.188 millones (21,4 %), Entre Ríos US$ 790 millones (7,7 %), Santiago del Estero US$ 377 millones (3,7 %) y Chaco US$ 369 millones (3,6 %); mientras que el resto del país aportaría los restantes US$ 771 millones (7,5 %).

NNAASuperficieNNCC

Se estima que en la campaña 2007/2008, cada hectárea sembrada con producto agrícolas sujetos a DE aportará en promedio 341 dólares en concepto de retenciones. Este valor —dice el informe— diferirá entre provincias, dependiendo del tipo de cultivo realizado en cada región y del rendimiento obtenido. Como se observa en el cuadro adjunto, el rango de variación estaría entre US$ 158 y US$ 428 por hectárea, que son los valores medios de Corrientes y Santa Fe respectivamente.

“A grandes rasgos, podría decirse entonces que un establecimiento agrícola de 250 hectáreas que tenga una estructura productiva parecida al promedio del país aportaría unos US$ 85,2 mil. Si ese establecimiento estuviese ubicado en Santa Fe, este monto llegaría a los US$ 107 mil, si estuviese en Entre Ríos US$ 92,5, en Córdoba a US$ 87,2 mil y así. Este ejercicio puede realizarse para cada provincia agrícola argentina considerando el valor correspondiente a esa localidad”, conjeturan los especialistas.

A la hora de llevar estos indicadores al aporte per cápita en la Argentina, se advierte que el promedio se ubicará en los 257 dólares. Córdoba es la provincia que mayor aporte en concepto de retenciones realizará por habitante (761 dólares por la campaña).

Entre las que más aportan en términos per cápita, están en el ranking Santa Fe (675 dólares), La Pampa (670 dólares), Entre Ríos (630 dólares), Santiago del Estero (435 dólares) y Chaco (351 dólares). “Estos dos últimos casos llaman la atención, dado que son provincias que muestran desfavorables indicadores en materia de desarrollo económico y humano, y sin embargo son de las regiones que más derechos de exportación generan por cada uno de los habitantes que cada una tiene”, configura el trabajo de Ieral.

NNAARelaciónNNCC

Los economistas abordaron también el ratio entre lo que aportan las provincias de DE y las transferencias de coparticipación de tipo automáticas que se estima recibirán en 2008. Para esto, arbitran un indicador con base 1, siendo aquellas provincias que se ubican por esta referencia las que peor relación poseen entre contribución por retenciones y regreso de fondos en concepto de coparticipación. En el análisis, Entre Ríos logra un digno empate, ya que se ubica justo en el número 1.

“Nuevamente es Córdoba la provincia que presenta el valor máximo en el indicador, aportando en concepto de DE un valor que equivale a 1,6 veces lo que se estima recibirá por coparticipación nacional en el año 2008. Algo similar sucede con Santa Fe, donde su aporte por retenciones excederá en un 50 % al monto que este año recibiría por coparticipación, de mantenerse una pauta de crecimiento de la coparticipación del 30 %.

A estas provincias le siguen Entre Ríos, que por DE aporta lo mismo que recibe por coparticipación (ver cuadro 1), Buenos Aires que aportará el 90 % de lo que recibiría, La Pampa con el 70 %, Santiago del Estero con el 60 % y Chaco con el 50 %. Estas dos provincias vuelven a aparecer liderando el ranking del aporte provincial por retenciones, en este caso con relación a lo percibido por coparticipación, siendo unas de las provincias más pobres del país” describen Garzón y Berniell.

NNAATransferenciasNNCC

De acuerdo a la investigación, la transferencia de ingresos que se realiza desde el interior hacia el Gobierno central es extremadamente significativa, y el boom agrícola y el excepcional contexto internacional en materia de precios han incrementado significativamente la capacidad de generar riqueza en muchas provincias del país, incluso y por suerte, en regiones que vienen muy postergadas en materia de desarrollo y bienestar social. Sin embargo, el comportamiento de cada provincia depende de distintas variables que las hace singulares a la hora del análisis.

“El gran interrogante es qué porción de esta nueva riqueza está quedando en el ámbito geográfico en la que se genera y qué porción está siendo canalizada hacia otras regiones del país (centros urbanos particularmente) a partir del uso y destino que le da el Gobierno nacional a los fondos recaudados bajo los derechos de exportación”, prescriben los economistas, quienes además evalúan que si bien no es necesariamente cierto que una devolución de estos recursos a sus respectivas regiones de origen, ya sean en forma directa a los productores, o indirecta vía las autoridades electas que las representan en esos ámbitos, significará que todos estos recursos quedarán en la región (lo cuál sería clave en las regiones rezagadas) y/o se distribuirán de una forma más conveniente que la actual (en términos de algún parámetro de eficiencia y/o de equidad), “no puede negarse que las chances de que esto suceda son mayores bajo un esquema de este tipo, descentralizado, que bajo el actual esquema de distribución centralizada”.

Finalmente, el informe concluye con una pregunta que sobrevuela los arrabales de tierra adentro desde hace algún tiempo, independientemente del actual conflicto, que quizá bien valga la pena volver formularla en voz alta en busca de los consensos clave para su respuesta: “¿No son los propios habitantes del interior agrícola y sus autoridades electas más próximas quienes conocen mejor las necesidades de inversiones privadas, infraestructura pública, servicios públicos, y los otros destinos que pueden darse a estos fondos (fondos de estabilización, de subsidio al financiamiento, de subsidio a la incorporación e innovación tecnológica, de subsidio a la formación de capital humano, etc.)?”

Gustavo Sánchez Romero, para El Diario

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad