Lo Último

Colectivos: desconcierto y enojo el primer día del aumento

Algo falló en la difusión de la medida —ratificada el viernes— y muchos usuarios se encontraron con la novedad ayer a la mañana, cuando subieron al coche. A la tarde aún había despistados. Arrecian los r

Ayer a la mañana no faltaron los pasajeros que se desayunaron arriba del coche de que había aumentado el boleto. Grandes carteles lo anunciaban en letra de molde, pegados sobre las ticketeras o de cara a la calle, a través del parabrisas. Los desprevenidos contaban monedas desesperados y hasta hubo casos en los que una mano solidaria debió ayudar a completar los 40 centavos porque en la máquinas de Paraná “el pago es exacto”. Todo se complica cuando hay que reunir las moneditas: si ya era difícil conseguir los 20 centavos (para el boleto de $1,20), los 40 (boleto $1,40) exigen ahora una delicada tarea de exploración de bolsillos y billeteras. No siempre hay un kiosco a mano para “cambiar” valores grandes o comprar una tarjeta.

Así las cosas, el ánimo no era el mejor en las paradas ayer e inclusive bien entrada la tarde aún había despistados que no se habían enterado del aumento. Junto con ellos, los usuarios repetían otra vez las quejas de siempre: las frecuencias son demasiado espaciadas, se viaja mal, algunos choferes no suelen tener buenos modales.

Mientras, las autoridades piden paciencia y sostienen que el servicio va a mejorar cuando las empresas incorporen las unidades nuevas que prometieron contra el aumento del boleto. Un aumento curioso, pues se dio, por así decir, de un día para otro y sin señales previas.

NNAADespisteNNCC

El Diario recorrió las paradas para conocer la recepción de la novedad en los usuarios y se encontró con que caída la tarde, en Urquiza y Pellegrini, había gente que nada sabía. “Me entero ahora que me preguntás —dijo una joven—. Lo que pasa es que a la mañana vine en auto al centro”. Eran las 18.30, tenía una tarjeta general de las antiguas y no estaba muy segura de si le iba a servir, hasta que la ticketera le marcó 1 peso y ella saludó triunfal desde el colectivo. Otra señora: “Yo me enteré hoy a la mañana antes de salir, por radio. Es terrible. Es pésimo el servicio”, no se privó de decir. “Yo tampoco sabía, me di cuenta esta tarde”, agregó una estudiante, que por esta vez sorteó el incremento.

Un poco más lejos, en la parada de la Plaza, los espíritus estaban más caldeados. “Hoy a la tarde me enteré del aumento; decí que estaba con una amiga que me prestó los 20 centavos que faltaban, si no, no llegaba”, narró una usuaria de la línea 7. “A un viejito que subió esta mañana y no sabía nada, un chico le dio los 10 que le faltaban, sino el colectivero lo bajaba”, contó otra señora. No sucedió en todos los casos: cuentan que en otra línea, un chofer se apiadó de una anciana y la llevó aunque le faltaran los 20.

“Yo me enteré el fin de semana por un flash que agarré en un canal pero recién, acá en la parada, la gente se cambiaba monedas a las apuradas porque no sabían”, comentó una señora que esperaba la línea 1. “Es todo muy complicado porque si ponés $1,50 la máquina no te da el vuelto”, añadió. “Esperemos que ahora el Intendente mejore las unidades y los horarios: 40 minutos lo esperé entre las 11 y las 12 para volver a mi casa. Es un desastre”, dijo. Similares vivencias tienen los de la línea 7, que no saben “a qué hora salir a tomarlo”. “Piden mucho pero hacen poco. Encima los choferes te maltratan, hasta con los gestos. No sé por qué no pueden ser cordiales si uno pregunta bien”, reflexionó finalmente una estudiante.

NNAAMejorasNNCC

Las autoridades sostienen que hay que tener paciencia. Recuerdan que en el decreto que aprueba el aumento del boleto a bordo, general y obrero, se obliga a la concesionaria (Asociación del Transporte Urbano de Pasajeros —ATUP—) a incorporar 30 unidades 0 km, de tecnología avanzada —tipo Euro III—, antes del 31 de octubre del corriente. En caso de desobediencia, el castigo sería la caída de la concesión. En este punto, hay que señalar que en el mismo documento que habilita el incremento, se prorroga la concesión del servicio de transporte urbano a empresas que lo prestan hace dos décadas (Mariano Moreno y La Victoria, que conforman ATUP) hasta el 11 de noviembre de 2011.

“Si no compran los colectivos nuevos se cae la concesión”, ratificó ayer el secretario de Servicios Públicos, Luis Zatti. “El crédito para que compren las unidades está casi otorgado, pero si no incorporan al 31 de octubre, el 10 de noviembre se baja la concesión y el 11 se abre otra licitación”, aseguró. De este modo, “las frecuencias se van a acortar –dijo—. El servicio no es bueno, lo sabemos, vamos a tratar de que las empresas incorporen unidades nuevas”, prometió y ante la consulta por el desconocimiento de la población ayer, explicó que es habitual que estas cosas sucedan y que hay que esperar “unos días” hasta que se normalice. “Se empezó a aplicar un lunes porque las máquinas hay reprogramarlas el fin de semana, cuando hay menos circulación”, comentó y reconoció que los 40 centavos son “un problema, pero ellos nos pedían un boleto de $1,50, una cifra mejor en practicidad, pero se lo negamos porque un 25 % por ciento del total de los boletos es el boleto a bordo (que se paga con monedas) y significaba un incremento muy importante para los empresarios”, finalizó diciendo Zatti.

NNAANuevos precios de las tarjetasNNCC

Las tarjetas de boleto general empezaron a venderse ayer con aumento, pero al menos un kiosco grande del centro aún tenía en stock tarjetas con el precio viejo. “Ya nos trajeron las tarjetas nuevas pero nos dijeron que primero vendamos las viejas”, explicó el dependiente. Mientras, en un kiosco que se maneja con la compra día a día contaron que no percibieron molestias en los usuarios. “La gente está resignada. Apenas hubo comentarios del tipo ah, esto también subió, pero nada más”, comentó el empleado.

Hay que recordar que a quienes posean tarjetas con valor antiguo se les sigue cobrando $1 el general hasta el 31 de agosto.

Estos son los nuevos precios de las tarjetas:
*tarjeta 2 pasajes: $ 2,50
*tarjeta 5 pasajes: $ 6,25
*tarjeta 10 pasajes: $ 12,50

NNAADesmovilizadosNNCC

El nuevo aumento, que llevó el boleto a bordo de $1,20 a $1,40 y el general de $1 a $1,25 encontró desorganizados a los vecinos. El hecho de que la Comuna haya asestado a la población un segundo aumento en lo que va de la gestión y con poco más de un año de diferencia (el último incremento data de abril de 2006, cuando el boleto se fue a $1,20) parece no haber motivado ninguna acción de reclamo, aunque algunos ánimos estén caldeados. Hace poco algunas vecinales aún se reunían para tratar estos temas y hasta se había reclamado la resurrección de la Mesa del Transporte, ese órgano colegiado integrado por usuarios, empresarios y funcionarios que entendía más o menos en estas cuestiones hasta que los concejales la derogaron, en 2004. Pero, consumado ya el aumento, ninguna voz con representación vecinal se ha alzado ni siquiera para hacer un comentario sobre la pertinencia del ajuste. El silencio difiere ostensiblemente de las acaloradas discusiones que se dieron cuando el Concejo subió el boleto a $1, en 2002, oportunidad en que los vecinos se trasladaron al Palacio para expresar a viva voz su descontento, comandados por los referentes de la Asamblea Ciudadana, entre ellos la actual directora municipal de Vecinales, Alicia Glauser. De esta situación surgió la Mesa de discusión sobre el transporte, sepultada junto con el Incinipa hace casi tres años.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad