Lo Último

Cristina lanzó su candidatura a presidente

La senadora se presentó como candidata del oficialismo para representar al oficialismo. En Teatro Argentino de La Plata aseguró que la gestión Kirchner “reconstruyó el Estado democrático constitucional”.

Tres fueron los ejes discursivos que planteó en la tarde de este jueves la senadora Cristina Fernández de Kirchner, al lanzar formalmente su candidatura a la primera magistratura del país.

En todo momento del discurso hubo una defensa de la gestión de Néstor Kirchner, a quien trató de usted.

A grandes rasgos, la primera dama sostuvo que en estos últimos cuatro años se “reconstruyó el Estado constitucional democrático”, garantizó la continuidad del rumbo económico y llamó a generar un “cambio de paradigma cultural”.

El acto, en el mismo escenario en el que lanzó su candidatura a senadora en 2005, arrancó con un video que buscó resumir su carrera política. Hubo muchas escenas que dieron cuenta de los últimos viajes en el que la legisladora se mostraba interesada por una política exterior. Se vieron imágenes con el juez español Baltasar Garzón, con Hillary Clinton –uno de sus modelos políticos- o en el entierro de Yasser Arafat.

Luego apareció completamente de blanco, mientras la pantalla principal mostraba la misma imagen y el mismo eslogan que inundaron en afiches las calles de las principales ciudades del país. Tras un “Se siente, se siente, Cristina presidente”, fue la única oradora. Y arrancó su discurso con una fuerte defensa de lo actuado hasta aquí por su marido.

“Hemos reconstruido el Estado constitucional democrático, el sistema en la toma de decisiones que fija la Constitución para los tres poderes”, lanzó al mencionar la primera de las tres “construcciones de base” sobre las que giraron sus palabras. Y continuó con críticas a los antecesores en la Casa Rosada. “Había una clara percepción en la sociedad de que no podían o no querían representar el interés del conjunt”, planteó. También recibieron palos los legisladores que “reconocían que votaban leyes por pedido del Fondo”. Y dedicó un mensaje a la oposición que reclama transparencia institucional: “En la etapa de la dictadura, ahí no escuchaba a nadie de los que hoy, en letra de molde, nos hablan de calidad institucional”.

“Por eso sostengo, con la Constitución en la mano, que nunca como ahora hemos recuperado los roles que la Constitución asigna. En la Argentina que viene esta construcción debe estar profundizada”, dijo.

Como segundo punto, destacó la recuperación económica. “Durante mucho tiempo hubo una aparente contradicción entre economía agrícologanadera o industrial. Hemos roto los tabúes. Podemos tener una economía con record de producción agrícola y un proceso de reindustrialización. Los argentinos han mejorado su calidad de vida. Y a los que no les guste los invito a que vean como la gente ha vuelto a consumir”, sostuvo.

En esa línea, dejó una de las frases más fuertes de su discurso. Aseguró que las elecciones presidenciales “no pueden ser más una ruleta rusa”. Y prometió una novedad en la propuesta de cambio: “Seguir en una misma dirección, evitar los cimbronazos”.

Por último, Cristina Kirchner pidió “un cambio cultural”. Y criticó a los que “quieren que el otro fracase”. En este tramo elogió las capacidades de las mujeres, de quienes dijo que tienen “algunas capacidades diferentes”.

«Estamos preparadas para soportar el dolor, preparadas culturalmente para que todo sea más difícil. Y funcionalmente para desarrollar actividades simultáneas en lo público y lo privado”, esgrimió. La transmisión por TV fue en este punto directamente a la presidenta de Abuelas, Estela Carlotto, y a un grupo de Madres de Plaza de Mayo que ocupaban un lugar preferencial en un palco, captó Clarín.

Entonces llegó el cierre, mirando directamente a Kirchner y sin tutearlo en ningún momento: “Yo quisiera decirle algo, Presidente. Siempre he dicho que si tuviera que elegir algunos de los logros, apostaría por la construcción de la autoestima que usted les devolvió a los argentinos. Pero acaba de dar un gesto personal, político, sin precedentes”. Se refería a la decisión del mandatario de no presentarse a una reelección.

“No es común en los tiempos que corren, que alguien con más del 70 por ciento de imagen positiva decida no hacerlo. No es común. Ese tal vez haya sido el cambio más importante, porque no es el cambio que tienen que hacer los otros. Ninguno hubiera hecho lo que usted hizo”, concluyó.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad