Lo Último

Declaran hoy dos personas más acusadas de represores

Fue el ex represor Eduardo Tucu Constanzo, detenido en Rosario por delitos de lesa humanidad, quien señaló a Walter Pagano y Daniel Amelong, hoy imputados en la causa Hospital Militar por el robo y la sustitución de identidad de

El testigo, trasladado por una unidad del servicio penitenciario federal, llegó temprano en la mañana del 27 de noviembre del año pasado a la sede de la Justicia Federal de Paraná. Era la primera vez, en la historia de Entre Ríos, que un represor se presentaba en la sede de calle 25 de Mayo para dar cuenta de las violaciones a los derechos humanos en esta provincia. Declaró por horas en un testimonio clave para la causa.

Y apuntó a Amelong y Pagano como parte del grupo de tareas que trasladó a Negro desde un centro clandestino de detención en inmediaciones de Rosario -conocido como La Quinta de Funes- hasta el Hospital Militar de Paraná. También dijo saber que los dos acusados se encargaron de la custodia de la mujer hasta que dio a luz a los mellizos, un varón y una niña que habría sido dejada en un orfanato de Rosario. La causa intenta dar con el destino de esos bebés nacidos a principios de 1978 para lo cual son querellantes Estela de Carlotto, en representación de Abuelas de Plaza de Mayo; Sebastián Álvarez, hijo mayor de Negro que busca a sus hermanos; y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

Amelong y Pagano –detenidos en dependencias militares por su actuación en los centros clandestinos de Funes y en lo que se llamó La Intermedia- deberán presentarse ante la jueza Federal, Miriam Galizzi, quien ha resuelto la imputación de ambos represores.
Amelong se presentará hoy, a las 12; y Pagano, mañana a las 10, en ambos casos custodiados por el servicio penitenciario federal.

NNAAAportesNNCC

Marina Barbagelata, abogada del querellante Álvarez, se mostró escéptica respecto de las indagatorias.

“Vienen a declarar en calidad de imputados y tienen mucho para aportar. Primero saber dónde están los bebés, también por supuesto saber dónde está Raquel Negro aunque esto es motivo de la causa por la que están detenidos, y después saber cómo funcionaba el hospital como maternidad clandestina”, apuntó la letrada, que manifestó: “El tema es que lo hagan, porque no sé cual va a ser la tesitura de la defensa. Pueden abstenerse de declarar o ser reticentes al decir ‘no se de qué me habla’, ‘no recuerdo, pasó mucho tiempo’, como suele pasar”.

Apostó, sin embargo, a que, como sucedió con Constanzo, “se desaten a hablar por los motivos que fuera”. Barbagelata explicó que, por lo que se sabe, Negro no sólo fue trasladada a dar a luz sino que habría venido en otra oportunidad para un “control” clandestino de su embarazo.

“Tenemos la ventaja que, por estar detenidos, no pueden eludir la justicia con certificados médicos (dijo en alusión a la situación planteada con Juan Carlos Trimarco). Si esta gente se decide a hablar podemos saber mucho porque, por ser parte de lo que fue el funcionamiento propio de la estructura represiva, conocerán rutinas, tiempos, modos de funcionamientos y demás”, apostó.

Más allá de las indagatorias, la abogada informó que “en los últimos meses, desde noviembre a esta parte, se han producido gran cantidad de testimoniales de quienes eran empleados del Hospital Militar. Hay mucha gente que aporta, que dice lo que vio o que supo por alguien, que, en definitiva, te va marcando una línea por donde continuar o, al menos, qué líneas descartar”.

Al respecto apuntó que surgen complicaciones porque se suelen mencionar nombres de gente que ya falleció. Es el caso, por ejemplo “del médico de apellido Levin, que era director del hospital en aquel tiempo”.

NNAANavone y TrimarcoNNCC

El presunto suicidio de Paul Navone, que apareció muerto el mismo día que tenía que presentarse a declarar en Paraná, dejó un hueco importante en la verdad que se busca con la causa.

Según el testimonio de Constanzo, Navone fue quien tenía bajo su mando y monitoreó los movimientos del grupo de tareas que trasladó a Negro a Paraná, la custodió en el nosocomio y le dio destino incierto a los mellizos.

Por otro lado, también complica la verdad el silencio demorado de Trimarco –que alega problemas de salud para declarar- en tanto surge como el responsable político de lo que sucedía en Entre Ríos en tiempos del terrorismo de Estado.

Como hay presunciones ciertas de que en el Hospital Militar nacieron los hijos de Negro pero también otro par de mellizos, el testimonio de Trimarco es clave para saber hasta qué punto el nosocomio se constituyó, literalmente, en una maternidad clandestina. Vale al respecto el testimonio de Constanzo, en noviembre, ante la doctora Galizzi: “Era la única maternidad en el litoral”, aseveró entonces.

NNAACausa Área ParanáNNCC

La causa “Sr. fiscal…”, por la que se pide la reapertura del trámite iniciado a mediados de los ‘80 y que continuó hasta la sanción de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, sigue demorada en cuestiones formales.

Se trata de la causa conocida como Área Paraná que investiga delitos de lesa humanidad en Entre Ríos. El expediente reúne los testimonios de las víctimas, los nombres de quienes luego se vieron beneficiados por las leyes de impunidad y las pruebas reunidas en un primer momento.

Reabierta con la nulidad de la Obediencia Debida y el Punto Final, la Causa Paraná continúa en un ir y venir de apelaciones y recursos planteado por la defensa.

En abril se va a cumplir un año de la derivación del expediente a la Corte Suprema de Justicia. Allí, deben expedirse los magistrados respecto de una serie de planteos acerca de la inconstitucionalidad de la ley de nulidad, la prescripción o la cosa juzgada, todas cuestiones sobre las que la corte ya se ha expedido en recursos similares, en el marco de otras causas.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad