Lo Último

El documento de la UCR

A continuación se reproduce el comunicado completo de la UCR.

Treinta días sin resultados positivos han hecho perder al país una gran oportunidad y al gobierno su chance de lograr consensos. Sin embargo, la Presidente y los funcionarios no se mueven del día a día, según marca la intensidad de las tapas de los diarios.

El país sigue esperando responsabilidad, honestidad y franqueza de los funcionarios y principales dirigentes del oficialismo justicialista. Falta energía, se pierden las reservas, se encarece la vida, y no se vislumbran políticas a mediano y largo plazo de ningún tipo.

El diálogo es una de las herramientas constitutiva de la democracia tendiente a la búsqueda de consensos para el establecimiento de políticas de Estado, motivo por el cual lo defendemos y promovemos desde el nacimiento de nuestro partido.

Ante los nulos efectos de una iniciativa recibida como saludable, ya es momento de hacer un balance. Sin lugar a dudas, convocar al diálogo para “ganar tiempo” ha sido una maniobra perversa que buscaba legitimar la hegemonía K, pero en realidad contribuyó a perder oportunidades y aumentar el descrédito.

Desde el Radicalismo concurrimos al diálogo sin prejuicios, de buena fe, no para sacar ventaja sino porque forma parte de nuestras convicciones profundas. Ante el buscado fracaso de parte del kirchnerismo, emplazamos a la Casa Rosada a responder sobre la agenda que llevamos a la mesa del diálogo.

Devolver la independencia a la Justicia, modificando la composición del Consejo de la Magistratura; sincerar los datos del INDEC y recuperar la credibilidad en los índices sacándolos de la pelea política; y terminar con cualquier forma de superpoderes o delegación de atribuciones legislativas en el Poder Ejecutivo, han sido los principales puntos votados por la mayoría de la población el pasado 28 de junio. ¿Cuándo el gobierno se va a notificar de ese mensaje?

La señal de las mayorías populares es contundente. Frente a una economía en crisis, el campo y la industria; las pymes y el comercio; los jubilados y los trabajadores; la inflación y los tarifazos requieren mucha mayor atención que espúreos negociados con corporaciones de cualquier signo.

El principal problema no es el fracaso –ya insalvable- del modelo kirchnerista, sino el sufrimiento de las familias argentinas que cada vez tendrán menos de todo.

Los que insisten en creer que este gobierno es progresista, mientras despilfarra dineros de la educación y la salud en populistas trasmisiones de fútbol profesional; multiplica sus asociaciones con los más sospechados, y pretende mas caja con aumentos desmedidos de los servicios esenciales, o son necios o son cómplices.

Como una etiqueta del pasado, el menosprecio al pueblo vuelve con contundencia. La Argentina esta al borde de un colapso social que pone cerca de la muerte a miles de niños y niñas; deja fuera del sistema a miles de jóvenes, y conmina a los trabajadores y jubilados a la miseria, mientras los ricos mas prebendas consiguen.

El crecimiento de la pobreza; la marginación a que se somete a las provincias y la brutal fractura social que el propio gobierno fomenta con sus decisiones, son vergonzantes e indecentes.

Siguiendo las conductas establecidas en la reciente campaña electoral, que nos llevaron a la victoria, los partidos que componemos el Acuerdo Cívico y Social, tenemos ideas, estructura y líderes que administrando sus diferencias, en la UCR estamos convencido de la necesidad de fortalecerlo como alternativa de gobierno.

En la reunión de esta tarde del Comité Federal de la UCR, participaron el titular del Comité Nacional, Gerardo Morales, el presidente de la Convención Nacional, Hipólito Solari Irigoyen, el vicepresidente de la UCR, José Cano; el secretario general, Mario Jaraz; el tesorero, Raúl Solmoirago; el protesorero, Miguel Bazze y los secretarios Jorge Astone y María Luisa Storani, los diputados nacionales electos, Ricardo Alfonsín y Ricardo Gil Lavedra; el presidente de la Juventud Radical, Juan Nosiglia; el secretario general de Franja Morada, Sergio Duarte; las autoridades de los comités distritales de la Capital Federal, Carlos Más Vélez; Buenos Aires, Daniel Salvador; Chubut, Mario Cimadevilla; Córdoba, Mario Negri; Jujuy, Raúl Goyena; Misiones, María Losada; Río Negro, Jorge Ocampo. Los interventores de los distritos de Corrientes, José Luis Bellia; Mendoza, Carlos Le Donne; Santa Fe, Angel Rossi y de Santiago del Estero, José Luis Zavalía, y el secretario parlamentario del bloque de Senadores radicales, Luis Borsani y el secretario ejecutivo del Foro de Intendentes, Adolfo López.

En la oportunidad, los radicales analizaron la marcha del diálogo con el gobierno nacional y la situación en cada una de las provincias, lo que originó la Declaración suscripta por unanimidad. Luego de un amplio debate se reconoció la actitud del Comité Nacional y la Convención partidaria en concurrir al llamado del gobierno con el objetivo de encontrar consensos constructivos para el país y en base a las convicciones propias del radicalismo.

Los delegados de las provincias coincidieron en la gravedad de la situación económica en todo el país y la preocupación que suscita la pérdida de puestos de trabajo en todos los rubros y el consecuente avance de la pobreza.

Buenos Aires, 13 de agosto de 2009

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad