Lo Último

El Estado y su rol ante el conflicto educativo

Con garantizar la seguridad alcanza. Tras la agresión a la sede de la Agmer, que amaneció con pintadas agresivas en el contexto del conflicto educativo, es la cautela lo que debe jerarquizar el Estado provincial. No otra cosa. Má

Con ofrecer seguridad alcanza. No está de más cuando se prepara una movilización provincial impulsada desde el Estado y desde el partido de gobierno para rechazar el reclamo salarial encarnado en los docentes.

Con un agente frente a las sedes gremiales es suficiente. Está de más, en cambio, levantar polvareda para decir que el descuento al sueldo de los maestros será destinado a un edificio escolar. El anuncio es absurdo cuando son los gremios docentes los que no se han cansado de denunciar la situación en que se encuentran algunas escuelas entrerrianas.

El Estado, ante la agresión a la sede gremial de calle Laprida, debe garantizar la seguridad. Porque la pintada no fue realizada por cualquier paranaense, porque cualquier paranaense tiene opinión formada acerca de la protesta. Pero ni sabe ni le interesa quienes son “Elizar, Madoz, Acevedo”, autoridades del gremio docente que fueron destinatarios de un insulto sensiblero y bajo: “Ladrones de sueños”, se los acusó en el graffiti.

No fue cualquier anónimo el que rubricó la pintada con el nombre “Lucy Grimalt” porque no cualquier paranaense que pasa por calle Laprida buscaría ensuciar el nombre de la diputada, blanco de las críticas oficiales, hoy por hoy, por promover un proyecto de ley que impide el descuento en los haberes de los estatales por adherir a una huelga. Seguridad debe garantizar el Estado. Y es saludable la reacción del gobierno cuando cumple con ese deber y anuncia que habrá un agente frente a las sedes de los sindicatos docentes.

Por lo demás, silencio hubiera sido lo más apropiado. No ayuda la minimización del reclamo explicándolo en una interna gremial; no ayuda si no se observan los niveles de acatamiento a los paros pese a los descuentos; no ayuda tapar el sol con las manos y atribuir semejante conflicto educativo a tres “gorilas de izquierda”. No parece ser todo tan simple.

Con la seguridad alcanza y sobra. No está de más, a pocos días de la movilización contra los docentes, impulsada desde la Casa Gris.

No está de más que el Estado prefiera la cautela a esta altura del conflicto. No está de más que busque cumplir con su rol indelegable de garante de la seguridad y garante de la educación.

Fuente: El Diario.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad