Lo Último

El PJ debate cómo llegar vivo a 2011

José Cáceres, Raúl Taleb, Juan Javier García y Eduardo Jourdán aportan su visión sobre los pasos que debe dar el PJ de Entre Ríos para no perder la provincia en dos años: Reelección, rela

Tras la derrota electoral ¿de qué forma hay 2011 para el PJ entrerriano? Con reelección de Sergio Urribarri, sin reelección de Urribarri, con Jorge Busti fuera de juego, con Busti jugando después pero ahora acompañando, con separación definitiva Néstor Kirchner y, en ese caso, enrolándose con quién. Con internas y en tal caso, cuándo; o quizás con un acuerdo profundo Busti – Urribarri. Si 2007 fue la “continuidad positiva” y 2009 la “unidad en la diversidad” ¿cuál debería ser el lema a fijar como horizonte para 2011?

A continuación, las respuestas que dieron cuatro dirigentes enrolados en distintos sectores del justicialismo a una consulta efectuada por El Diario de Paraná.

José Cáceres (vicepresidente de la Cámara de Diputados y presidente del PJ de Entre Ríos)

Vamos a tener 2011, primero, si se hace una buena gestión provincial y en los municipios (cada provincia tiene sus particularidades y la gestión nacional va a incidir sólo si fuera catastrófica, como en 1999). Segundo, si encuentra al peronismo unido, para acompañar las gestiones en esta etapa – después de sufrir la derrota del 28 de junio – sin poner palos en la rueda y luego de un proceso electoral interno.

Insisto en la unidad del peronismo para encarar el 2011 dado que considero como uno de los factores de la derrota en las legislativas a un internismo no resuelto y porque luego de la última elección la oposición, sobre todo la UCR, se ha reposicionado como alternativa de gobierno en la provincia.

Lo de la reelección planteada por Urribarri es razonable y es una necesidad para gobernar con poder político en los más de dos años de mandato que le quedan. Que se materialice dependerá de su gestión, de los posicionamientos y acuerdos internos en la provincia primero y con lineamientos nacionales segundo.

Creo que Busti debe seguir teniendo protagonismo en la vida interna del justicialismo, su figura es contenedora de muchos sectores peronistas. Y también creo que en esta etapa debe acompañar la gestión de gobierno, si es que todos pensamos que el PJ debe ser gobierno en 2011.

Lo de las internas (fecha) es algo que el Consejo Provincial se comprometió a consensuar con todos los sectores, por lo tanto me reservo la opinión personal.

Es difícil separarse de los Kirchner y no ser oposición. Particularmente creo que los Kirchner deben generar un espacio donde se continúen las políticas ejecutadas en su gestión (como hizo Duhalde con ellos), pero sin que sean la cara visible de ese espacio. En definitiva, creo que para resolver esto (también en la provincia) se deben generar espacios políticos que sean capaces de competir con posibilidades en una gran interna. Queda para discutir si se hacen en conjunto con las (posibles) nacionales o separadas en nuestra provincia.

Raúl Taleb (vicepresidente del Senado provincial)

La realidad del peronismo nacional tiene, sin ningún lugar a dudas, una gran influencia en los territorios provinciales. Hoy el peronismo ha dejado de ser un partido nacional y es un rompecabezas de 24 distritos federales y en cada uno de ellos con particularidades que los diferencian uno de otro.

El fracaso de la transversalidad y el refugio nuevamente de Kirchner en el PJ complicó más aún y hoy, claramente después de las elecciones, la realidad indica en pensar en el pos-kirchnerismo con o sin el matrimonio dentro del PJ. Es un imperativo de la hora para comenzar a pensar en el 2011 la legitimación de las autoridades partidarias a nivel nacional a partir de internas, en lo personal cerradas para cargos partidarios y abiertas para los electivos.

Posteriormente, la regularización de los distritos provinciales, que en la mayoría de los casos tienen sus autoridades constituidas, pero se hace necesario un paso, que hay que dar sin dudar y es una amnistía amplia y generosa donde todos aquellos que por distintos motivos, siendo peronistas, jugaron por afuera del partido, tengan la posibilidad de integrarse nuevamente.

El panradicalismo hoy tiene un candidato que es Cobos, bien posicionado en las encuestas y el peronismo con una oferta más amplia; estará en la inteligencia de los peronistas dar los pasos correctos para que el más representativo y que concite la preferencia no sólo de los justicialistas, sino también del partido de los independientes, que hoy es el más importante, sea nuestro candidato.

En la provincia el peronismo está bien, sufrió lo que muchos preveíamos en los lugares donde el conflicto sectorial con el campo fue más fuerte, como los departamentos minifundistas y Gualeguaychú epicentro de la protesta, diría yo de la Argentina. Pero como contrapartida aparece Concordia y Paraná ciudad que hacen prever un futuro exitoso.

En materia de candidaturas, si bien hoy aparecen como una puja entre Busti y Urribarri, estimo que la figura de Jorge Busti sobresale claramente en la preferencia no sólo de los justicialistas sino con una gran penetración vertical en una gran parte del sector independiente. Deberemos continuar colaborando para que el actual gobierno termine de la mejor manera y si es necesario dirimir en una interna y hacerlo sin complejos.

En lo personal creí que la continuidad positiva incluía la vuelta de Busti sin traumas en el 2011, pero la realidad, hoy, demuestra lo contrario. De todas maneras el peronismo saldrá de ésta situación legitimando autoridades y candidaturas por la única vía que conocemos con Perón muerto que es la voluntad popular.

Juan Javier Garcia (Intendente de Chajarí)

En mi opinión, es un poco temprano para hablar del 2011, hasta es un poco ofensivo para la gente, porque nos votó para que gobernemos y no para que andemos tras intrigas palaciegas, pensando en sostener el poder por el poder mismo, como ha sido una lamentable costumbre de algún sector de nuestro partido.

De todos modos, no voy a esquivar el bulto a la pregunta. Pienso en un 2011 políticamente muy interesante para nuestro partido, todo parece ir evolucionando hacia las internas abiertas y simultáneas, donde tendrán que enfrentarse dos proyectos políticos. Uno progresista, abierto, tolerante, transversal, orientado a una democracia social, en consonancia con el modelo de país que ha venido construyendo desde 2003 y otro que tiene base en una estructura tradicional, más tirado hacia la derecha liberal, verticalista y con la tendencia a mirar hacia su interior, que yo no comparto. Y me parece que las internas son saludables porque fortalecen a los partidos políticos frente al personalismo.

Ante la pregunta puntual por la reelección de Urribarri, yo estoy en esa línea, porque el gobernador ha demostrado en los hechos que está liderando un proyecto político que entiende que los tiempos pasan por una verdadera y profunda renovación política de construcción de nuevos paradigmas. La lógica groucheana del tipo “estos son mis principios, si no les gustan tengo otros” algún día tiene que terminar. Por ejemplo, yo no tengo como explicarle a un compañero que nos dio el voto para apoyar el proyecto nacional y se sintió traicionado por la defección (pasados pocos días de las elecciones) de los diputados entrerrianos que armaron el bloque Entre Ríos Federal. Ese tipo de cosas, es decir, que hoy soy esto y mañana lo contrario, que en una década soy neoliberal y en otra progresista, que cuando me conviene soy centroderecha y cuando no soy centroizquierda. Yo pienso en un peronismo con dos proyectos ideológicos y políticos claros, de cara a la gente. Nuestro espacio político propone como eje al PJ, pero también con un entramado de otros partidos, agrupaciones y organizaciones sociales.

Si bien tenemos mucho que revisar desde la construcción política, luego del resultado de las elecciones pasadas, tampoco creo que haya que olvidarse de los principios, de lo que uno es y del orgullo sobre lo que se hizo, ni arrepentirse de haber transitado un espacio de construcción social inclusiva que le mejoró la vida a muchos entrerrianos. Hacer una autocrítica no tiene por qué significar borrar con el codo lo que se escribió con la mano, pese a que hoy se envalentonen los tránsfugas.

En el horizonte tenemos el desafío de volver a acercar la política a la gente y mirar hacia los nuevos tiempos en la construcción de un nuevo paradigma político.

Eduardo Jourdán (diputado provincial)

Desde hace más de un año vengo sosteniendo que el modelo de conducción del PJ K nos llevaba a un enfrentamiento con distintos sectores de la comunidad, mas allá de compartir el modelo de acumulación y reparto y el caso de algunas herramientas como las retenciones. Y que el modelo de “lucha de clases” K, se contrapone con el de Perón de “integración de clases” en su obra la Comunidad Organizada.

Por eso el peronismo entrerriano debe ser dialoguista, buscar acuerdos, consenso social porque es la base del sistema republicano; también defender el federalismo a través de una nueva ley de coparticipación que nos aleje de la discrecionalidad del poder central y ponernos al lado de los sectores de la producción y del trabajo sin olvidarnos de los desprotegidos.

El peronismo entrerriano debe buscar nuevamente su identidad, y debe re-legitimar su conducción y lo institucional para el 2011 con internas que se deben hacer sin apuros (fin del 2010 o principios de 2011). Todos los peronistas estamos habilitados para trabajar por esto y por lo institucional, no debe haber excluidos, pero se debe garantizar procesos transparentes de selección de candidatos partidarios e institucionales. Y de este modo trasladar el ejemplo a la Nación.

Pero debemos discutir en un Congreso sobre la Nación y la Provincia. Las internas solas no solucionan el fondo de la cuestión: la falta de discusión y debate sobre el rol de peronismo, sus gobiernos y las herramientas de política que deberemos utilizar de 2011 en adelante. Debemos volver a las jornadas programáticas, a la construcción de abajo hacia arriba de los planes de gobierno.

En ese marco quienes encabecen las propuestas se irá dando naturalmente y también la integración en un proyecto nacional que hoy no existe ya que el Partido es parte de 24 circunscripciones que nada tienen que ver la una con la otra, el peronismo entrerriano debe ser parte importante de este proyecto nacional peronista.

Debemos trabajar para que no nos pase lo de la “construcción en la diversidad” que la gente no entendió, y la claridad se logra con volver a Perón y escuchar a nuestros compañeros y realizar una propuesta seria y homogénea desde el peronismo entrerriano.

·················································································································································································

Gobernabilidad

Tras las elecciones, el gobernador Urribarri habló de la posibilidad de su reelección. Es una norma de manual en el peronismo para retener poder: alentar la expectativa de que la gestión no termina en 2011, sino que puede extenderse cuatro años más.

En este mes y medio, el juego de supervivencia del ex gobernador Busti fue marcar distancia de Kirchner y Urribarri de todas las formas posibles. Y pedir internas para recuperar el control del partido. Pretende que el PJ renueve sus autoridades en diciembre de este año. Urribarri, claro, se opone, por la misma razón que plantea su reelección tras un revés electoral: gobernabilidad.

Esa es la palabra clave, que finalmente une a Urribarri y Busti para que el barco que comparten llegue a buen puerto en dos años. Busti puede tensar la cuerda, pero sólo hasta cierto punto.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad