Lo Último

El PJ y la UCR endurecen la campaña sobre el final

El Comité Provincial de la UCR emitió un documento en duros término en el que acusaron a Busti y a Urribarri de haber endeudado la provincia, situación que terminó con la emisión de bonos. Desde el PJ recorda

A cinco días de las elecciones desde el Partido Justicialista y la Unión Cívica Radical se tiraron con todo. En la tarde de este martes de ambas fuerzas llegaron dos documentos, por cierto muy agresivos. Página Política publica a continuación los dos textos sin intervención y de acuerdo a la orden de llegada:

Busti “proyecta” en la UCR sus culpas y frustraciones

Un concepto de uso cotidiano en psicología es el de la proyección, según el diccionario de Jean Laplanche, se trata de una operación por medio de la cual el sujeto expulsa de sí y localiza en el otro cualidades, sentimientos deseos e incluso objetos que no reconoce o que rechaza en sí mismo.

Recurrentemente Busti menciona al Radicalismo como el responsable de la crisis del 2001 y sus consecuencias. Apela con frecuencia al artificio vulgar y estrecho de miras de poner la culpa de los acontecimientos puntualizando con insistencia en las muertes que desgraciadamente se produjeron.

La sumisión absoluta a la implantación de políticas neoliberales y arraigo del modelo de exclusión no es patrimonio de quienes recibimos los agravios de Busti y del peronismo entrerriano todo el tiempo. La crisis del 2001 sólo puede explicarse a partir de los diez años de entrega a que el justicialismo sometió a la provincia.

La crisis económica que provocó la emisión de cuasi monedas con la aprobación de todos los legisladores (Urribarri votó positivamente por tal emisión), no puede adjudicarse ligeramente a un gobierno que tenía dos años de ejercicio cuando la recesión era una realidad desde mucho antes; la deuda heredada del gobierno de Busti 95 – 99 con vencimientos en 2002 (900 millones de dólares – 2400 millones de pesos luego de la devaluación) dejaron a la provincia postrada ante el capital financiero. Mientras, la coparticipación sufría descuentos del 70 % como consecuencia de los créditos tomados por la gestión de Busti y su ministro Casareto.

Cuando Busti por tercera vez vuelve a la gobernación en 2003, los bonos ya habían sido cancelados y los sueldos se pagaban en pesos, mientras 18 provincias argentinas todavía mantenían sus bonos, incluida la nación. El entonces gobernador se dedicó rápidamente a planificar y concretar dos años después la enajenación en 2005 del Banco de Entre Ríos, siendo éste el broche de oro que puso el peronismo a la entrega del patrimonio de los entrerrianos. Desde entonces, la renta de la provincia se va a manos del banquero de Kirchner y cuantiosos negocios se han puesto en manos de los amigos del poder. Aseguraron en su momento que el canon para el Nuevo Bersa no excedería valores que hoy han sido superados ampliamente.

Lamentamos profundamente los trágicos hechos que acontecieron producto de aquella crisis provocada por un modelo de exclusión que nunca compartimos. Lamentamos también que a los entrerrianos se nos haya privado de conocer lo que sucedió con Fernanda Aguirre, hemos sido privados de conocer lo que sucedió por negligencia del gobierno que conducía Jorge Busti, y se trata ni más ni menos que de una desaparición de persona, increíblemente en democracia. Lo mismo podemos reclamar a Kirchner sobre Julio López. Desaparecidos en dictaduras es inadmisible porque es inadmisible la desaparición y la dictadura; que haya desaparecidos en democracia es inadmisible y los gobernantes deben asumir esas responsabilidades.

Dentro del propio peronismo, sus detractores sostienen que Busti, como legislador nacional, se transformó en un lobbysta en contra de los intereses del pueblo entrerriano; aquí poco recordamos de alguna intención o acción suya que haya aportado al sostenimiento de la paz social en la provincia. Al contrario, sabemos también los entrerrianos que desde algún medio de comunicación afín al bustismo se convocaba a la población a sumarse a los saqueos, es ese mismo medio y los mismos personajes que el año pasado repudiaron a Estela de Carlotto y reivindicaron a López Rega y la Triple A; también sabemos que los medios nacionales estaban instalados para cubrir los saqueos antes de que se produjeran, si esto no nos habla de algún tipo de organización es porque miramos la realidad parcialmente.

Los entrerrianos sí sabemos quien es quien aquí.

Los legisladores de Busti tendrían que explicar por qué votaron los superpoderes y el Consejo de la Magistratura, herramientas con las que el Kirchnerismo ha podido consolidar su modelo de clientelismo institucional y Cristina Cremer de Busti votó a favor del gobierno en esas oportunidades.

No hay dudas: Sobre alquilar un partido, arriar las banderas de la justicia social y claudicar ante el neoliberalismo económico, Busti y los peronistas de Entre Ríos pueden dar cátedras. El peronismo todo -salvo excepciones honrosas- puede enseñarnos perfectamente cómo se entrega una estructura que históricamente ha defendido los derechos de los mas vulnerables.

La Unión Cívica Radical definió sus candidatos en una elección interna, limpia y democrática. Tal vez esa parte sea lo que no entienden y por eso se enredan tanto en explicaciones sin sentido.

En honor a nuestra historia, que sí conocemos y seguramente la del peronismo un poco más que los propios peronistas (de lo contrario no se explica cómo han bancado y siguen bancando a Menem), es que los radicales llevamos de candidatos a quienes ganan las internas, en elecciones libres y democráticas entre afiliados, aunque les parezca una rareza a los campeones de la claudicación.

Es verdad que hay hambre en el mundo y la hay mucho más que en nuestro país y nuestra provincia. Pero debemos hacer la salvedad de que Argentina produce alimentos para más de 300 millones de personas y Entre Ríos los produce muy por encima de su capacidad de consumo. Algo anda mal y el gobierno no quiere o no puede resolver los problemas, o tan sólo no quiere hacerse cargo de ellos.

Los entrerrianos no tenemos dudas, la lista 501 es la lista de Kirchner en Entre Ríos.

Los entrerrianos tenemos esperanzas: La lista 504, la del Acuerdo Cívico y Social, asegura la derrota del modelo de concentración que genera excluidos e inseguridad.

COMITÉ PROVINCIA
UCR DISTRITO ENTRE RÍOS

A la calumnia y a la diatriba permanente le oponemos militancia, trabajo y memoria

Ahora que, desde la gestión del doctor Busti, la carrera de psicología de la UADER tiene reconocimiento nacional, y los estudiantes y docentes no están en el limbo al que los condenó Montiel, sería bueno discutir también la concepción de educación que tienen los radicales cuando están en el gobierno: un año entero sin clases, universidades sin validez, becas cortadas, docentes cobrando en bonos, ninguna reparación edilicia.

Es aconsejable que las negaciones a la realidad sean tratadas a su debido tiempo, intentando elaborar los fantasmas que surgen de la represión. En este sentido, los radicales deben saber que en la UADER y gracias a la gestión peronista, se están recibiendo excelentes psicólogos que pueden tratar estos traumas que, evidentemente, los hacen ver una realidad poblada de fantasmas, delirios persecutorios y ausencias de culpa y responsabilidad que suelen encontrarse en los psicópatas.

Los asesinatos de Eloísa, Romina y José Daniel, fueron coronados por una patética movilización desde el Comité Provincial del radicalismo hasta la casa de gobierno con Montiel a la cabeza y aplaudido por todo el funcionariado, donde Montiel dio un discurso y culpó a las FARC colombianas de esos asesinatos.

El endeudamiento y la quiebra de la provincia, no respondió a oscuras conspiraciones del peronismo, sino a que ustedes imprimieron bonos que no valían nada; compraron en nombre de la provincia aviones y hoteles, echaron empleados y pusieron a la policía, no a velar por la seguridad, sino a reprimir a los trabajadores.

El peronismo, aunque seguramente no lo van a entender nunca, es un movimiento nacional y popular, que estuvo proscripto, que fue bombardeado, humillado, volteado por golpes de estado y gobiernos ilegales; por eso nunca busca el caos. Nunca se va del gobierno, nunca genera un vacío de poder.

Nuestra responsabilidad con los trabajadores, con los jubilados, con los empelados, con los más humildes, nos genera una conciencia de unidad y responsabilidad institucional y republicana; de la cual no nos llenamos la boca, sino que ejercemos nuestras responsabilidades cívicas.

Cuando perdemos una elección, no le echamos la culpa al pueblo, al sistema, a la oposición. Hacemos una autocrítica de nuestros dirigentes, de nuestro accionar, nos hacemos cargo y cambiamos.

No alquilamos el partido a corporaciones, no viene nadie con la billetera a comprarnos la conciencia: somos celosos de nuestra tradición, de nuestros símbolos, de nuestras banderas.

Ustedes dejaron el gobierno nacional con 37 muertos mientras huían en helicóptero, y se callaron la boca, se escondieron bajo la tierra para pasado el tiempo echarle la culpa a conspiraciones delirantes, ustedes imprimieron bonos, asesinaron entrerrianos, destrozaron la justicia, cerraron la legislatura, amordazaron la policía, violentaron la libertad de expresión, dejaron sin clases un año entero, los hospitales fueron abandonados. Fueron ustedes, los entrerrianos lo saben.

Por eso no ganan una elección desde el día que asumió Montiel. Por eso se llaman con distintos nombres y no ponen el logo de la UCR , por eso se escondieron en el compañero Lavagna, ahora en Cobos, en Carrió, porque los entrerrianos se acuerdan de ustedes.

Porque la represión y la negación de los hechos y de la realidad, que les genera el trauma que viven, funciona en el microclima de Comité. El pueblo no delira, no ve fantasmas, no se miente a sí mismo.

Ustedes hablan del diálogo y el consenso, pero asumieron el gobierno echando 4.000 trabajadores. Ni Busti ni Urribarri, jamás echaron a nadie.

Los peronistas no hablamos de consenso, los peronistas gobernamos con paz social, con tolerancia, permitiendo la disidencia, sin reprimir, sin castigar, sin violentar a los ciudadanos.

Los peronistas no propusimos ni queremos una campaña de agravios, pero no podemos dejar pasar esta afrenta del radicalismo. Sus propios candidatos sostuvieron que esta campaña es “como la guerra” y propusieron, como propuesta, eliminarnos y matarnos. Eso lo dijo Jorge Chemes, candidato radical. Y a esto se suma, este documento de la UCR ; que manifiesta una clara intolerancia y sectarismo.

Por eso, el 28 de junio, nuevamente vamos a ser acompañados por la totalidad del peronismo, pero también por muchos radicales e independientes que, sin estar en todo de acuerdo con nosotros, tienen conciencia de que con el peronismo se puede discutir, se puede disentir, se puede criticar y aportar.

CONSEJO PROVINCIAL PARTIDO JUSTICIALISTA
José O. Cáceres
Presidente

De la Redacción de Página Política

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad