Lo Último

El STJ, duro contra el ex juez Pita

El máximo Tribunal cuestionó una propuesta del ex magistrado Enrique Pita, tendiente a implementar una disminución de puntaje a los cursos que organiza el Instituto de Capacitación Alberdi. En Diputados ya trabajan con pro

El Superior Tribunal de Justicia expresó por nota al Consejo de la Magistratura su “estupor” por el proyecto del ex camarista en lo Civil y Comercial, Enrique Máximo Pita, de modificar el Cómputo de Antecedentes Académicos en los Concursos de ese órgano, por importar – según señaló – “un irrespetuoso desconocimiento de la seriedad académica de los cursos de Capacitación y Perfeccionamiento del Instituto `Juan B. Alberdi”.

Tales cursos, según expresó el máximo Tribunal en la nota de referencia, son “sometidos a riguroso control de asistencia y evaluaciones finales”, por lo que también le hizo saber que considera que dicho proyecto constituye asimismo “una falta de respeto al esfuerzo de los integrantes del Instituto que los imparte, de la Asociación de Magistrados y Funcionarios, y a los que realiza el alto cuerpo para posibilitar año a año, su concreción”.

En la misiva mencionada el Superior Tribunal solicitó al Consejo de la Magistratura que “no innove el sistema de puntaje vigente en el Cómputo de Antecedentes Académicos que se realiza en los concursos que ese órgano sustancia para cubrir las vacantes existentes en el Poder Judicial”.

La decisión del Tribunal de remitir la comunicación de marras, fue tomada por el cuerpo luego de la deliberación realizada en la reunión de Acuerdo General Nº 10 del pasado 14 de abril, oportunidad en la cual Carlos Chiara Díaz hizo conocer la novedad que provocó estupor entre los vocales asistentes, según se señaló desde la prensa de Tribunales.

En estudio

En la Cámara de Diputados se analiza la reglamentación del organismo asesor, el cual obtuvo rango constitucional en la Convención Constituyente. Entre las modificaciones se encuentra la conformación del jurado que evalúa a los concursantes. La composición, de tres miembros, no se modificará. El cambio en este aspecto se orienta a la especialización del jurado para determinados casos. Se tendrá en cuenta la materia y el nivel jerárquico del cargo que se concursa. Se apunta a que, por caso, si está en juego el cargo de un camarista, el tribunal no sea compuesto por un juez de primera instancia.

En este punto también se tuvo en cuenta la elección de quien va a ser el representante por el estamento de los abogados. Se pudo comprobar que en reiteradas ocasiones, el jurado al no ser especialista en la materia que tenía que evaluar, terminó siendo permeable a cuestionamientos posteriores.

Otra innovación es la posibilidad de conformar un jurado para casos de especial importancia, con personas residentes en otra provincia y con cierta idoneidad.

El puntaje es otro de los temas abordados en cuanto a los concursos. Las etapas – según la iniciativa de la Cámara baja – quedarán como en la actualidad. La calificación seguirá teniendo como tope en el promedio, un máximo hasta 100 puntos distribuidos de la siguiente manera: Prueba de Antecedentes, hasta 40 puntos; Prueba de Oposición, hasta 40 puntos; y la Entrevista Personal, hasta 20 puntos. La Prueba de Oposición, en la que el concursante tiene que resolver un caso concreto, se la piensa dividir en dos etapas: 30 puntos sería el puntaje por la resolución de la causa y 10 por las respuestas a un cuestionario en el que se evaluará la formación teórica. El modelo – según dicen – fue tomado de las universidades cuando tienen que concursar docentes titulares y adjuntos. Para la tercera etapa, que es la Entrevista Personal, se establecerá que en el interrogatorio se incluyan, aparte de las cuestiones relacionadas a los derechos humanos y a la vida democrática, preguntas sobre procedimiento constitucional.

Otro tema que trae dolores de cabeza a los consejeros es la asidua intención de tirar los concursos abajo, sea por la impugnación o el pedido de nulidad. El organismo incorporará un claro sistema recursivo. Sin bien es el tema que más dudas genera en el seno del grupo de trabajo y entre asesores en Diputados, prevalecería la idea de la doble vía impugnativa. Se establecería la más conocida y que es la que se hace ante el propio organismo que ya está contemplado en el sistema actual aunque adolece de precisiones.

De la Redacción de Página Política

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad