Lo Último

Es ley la reestatización de las jubilaciones

Con 46 votos a favor y 18 en contra, el kirchnerismo logró eliminar las AFJP, llevar a sus 9,5 millones de afiliados a reparto y hacerse de un fondo acumulado de $94.000 millones más $15.000 millones extra por año. Misión

Una amplia mayoría en el Senado convirtió en ley la estatización del sistema jubilatorio. El kirchnerismo sumó anoche 46 votos a favor del proyecto enviado por el Gobierno y sólo 18 legisladores se opusieron a la desaparición de las AFJP. El triunfo parlamentario fue construido con el apoyo del socialista Rubén Giustiniani, de los senadores del ARI de Tierra del Fuego y del neuquino Horacio Lores.

El rionegrino Pablo Verani se abstuvo y hubo siete ausentes. El titular del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Ángel Pichetto, reconoció que el peronismo, su partido, se había equivocado con la privatización de las jubilaciones que impulsó y respaldó hace más de diez años. Pero exculpó por esa medida a Carlos Menem y culpó a Domingo Cavallo, al que caracterizó como un “genio tenebroso”.

La gran cantidad de votos no fue acompañada por un clima festivo. La apatía no se explica sólo porque el resultado estuviera largamente prenunciado. Aun los más entusiastas defensores de la iniciativa kirchnerista no ocultan sus reservas sobre el manejo de los casi 80.000 millones de pesos que están acumulados en las administradoras de fondos de pensión. Fue Giustiniani el que definió la situación con todas las letras. “No hay nada que festejar. Estamos volviendo a 1993 con mayor desocupación, con mayor pobreza”, dijo.

En los planes previos se esperaba una sesión maratónica. El mismo debate había consumido 18 horas en Diputados y nada insinuaba que fuera diferente en el Senado, salvo porque la Cámara alta tiene un tercio del total de legisladores que posee la Cámara baja. El cierre de la lista de oradores fue una de las primeras mociones del kirchnerismo. “Están todos anotados. Parece el (Gran Premio Carlos) Pellegrini”, dijo sonriente el bonaerense José Pampuro –a cargo de la Presidencia del cuerpo– después de comunicar que 39 senadores habían pedido hacer uso de la palabra.

El miembro informante por el oficialismo y el primero en hablar fue el correntino Fabián Ríos. Su discurso no salió del molde de defensa de la estatización del sistema. Criticó a las AFJP por sus comisiones y por el “lobby” que éstas hicieron para impedir la sanción de la norma.

No fueron pocos los legisladores que destacaron la ausencia de interés social por la norma que estaban debatiendo. De hecho, no bien el proyecto llegó al Congreso proveniente de la Casa Rosada, una importante diputada oficialista admitió ante este diario que “el Gobierno tenía ganada la batalla comunicacional porque, en tiempo de crisis, la gente tiene miedo y se siente más segura con la cobertura del Estado”.

Con esa certeza, el kirchnerismo aventuró algunas autocríticas. Primero fue el secretario de la Presidencia, Oscar Parrilli, quien había defendido la privatización de las jubilaciones en 1993. “Fue un error”, dijo, poniéndole punto final a su responsabilidad. Ayer, en el recinto, el tucumano Julio Miranda también hizo su autocrítica. Reconoció que había sido senador cuando se crearon las AFJP y que había votado lo contrario que estaba por votar en esta ocasión.

Fue el radical Ernesto Sanz el primero en criticar la propuesta kirchnerista. Para el mendocino, desde que el Gobierno presentó públicamente su proyecto, hace un mes, “nunca se planteó una discusión previsional”. Para el titular de la bancada radical, el principal objetivo del kirchnerismo esconde una preocupante coyuntura fiscal porque el Gobierno “se patinó” la bonanza de los años que siguieron a la devaluación. Sanz terminó su discurso intentando advertir sobre la confusión entre el Estado, el Gobierno y el partido en el discurso oficialista. El mendocino recordó que losfondos “no pasan a manos del Gobierno sino del Estado”.

Con la aprobación definida, los senadores peronistas que no reportan al kirchnerismo reclamaron la devolución del 15% que las provincias cedieron antes de la privatización del sistema para financiar a la Anses, a lo que el kirchnerismo ni siquiera contestó. Gran parte del debate discurrió sobre la figura legal que se utilizaba para definir a los fondos. Para algunos opositores, como el puntano Adolfo RodríguezSaá, o la porteña María Eugenia Estenssoro, se trataba de propiedad privada que era confiscada. Para el oficialismo, los fondos tan sólo forman parte de un derecho de expectativa. Una manera de asegurar que no habrá una catarata de juicios en contra del Estado. El tiempo tendrá la última palabra.

NNAALas claves del nuevo sistema provisionalNNCC

– La ley aprobada anoche elimina las AFJP, nacidas en julio de 1994, y crea el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).

– Todos los afiliados a una AFJP serán transferidos al sistema público de reparto.

– El Estado les reconocerá los años aportados a una AFJP como si hubieran contribuido plenamente –11% del salario– al sistema público.

– Los actuales jubilados en una AFJP por el sistema de renta programada serán transferidos a la Anses, que se encargará de pagar los haberes. Se les reconocerá su mejor haber entre enero y septiembre de 2008.

– Los jubilados privados por el sistema de renta vitalicia seguirán percibiendo sus haberes a través de una compañía de seguros de retiro.

– A través del SIPA se abonarán los haberes de seis millones de personas. Desde marzo de 2009 se les aplicará la movilidad jubilatoria.

– El SIPA contará con 15 millones de trabajadores adheridos, aunque más de un 40% no aporta regularmente.

– El stock de fondos que se transferirán a la Anses son unos 78 mil millones.

– La Anses administrará en total unos 100.000 millones de pesos, sumados los recursos del fondo de sustentabilidad de las jubilaciones.

– Podrá invertir en títulos públicos, acciones, fideicomisos de consumo, fondos de infraestructura y plazos fijos. La idea del Gobierno es financiar más las obras públicas y actividades productivas.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad