Lo Último

Está sin operadores la línea telefónica de consulta por conductas adictivas

Era atendido por jóvenes contratados en el marco de un plan de emergencia ocupacional, pero este año no les renovaron el contrato. De las 535 consultas que recibió en 2006, el 31 % se relacionaba con el consumo de marihuana, y el

La línea telefónica gratuita 132, que funciona en el área de Coordinación de Conductas Adictivas de Entre Ríos, está desde hace seis meses sin los operadores que puedan atender las llamadas.

Por esa razón, dos personas de planta del organismo, entre ellos el titular del Centro Huella, que funciona en calle Manuel Gálvez 215, José Luis Cian, deben ponerse al teléfono y recibir, en el tiempo en que están en la oficina, las consultas de personas que tienen alguna problemática con el consumo de drogas.

Hasta diciembre, un grupo de nueve jóvenes, beneficiarios del Programa de Emergencia Ocupacional (PEO) que instrumenta el Ministerio de Salud y Acción Social, tuvieron bajo su responsabilidad evacuar las consultas, pero a partir de enero esos planes “se cayeron” y no volvieron a ser renovados. A partir de entonces, desde la Coordinación de Conductas Adictivas han procurado conseguir que se liberen los fondos para recontratar a esas u otras personas, pero las gestiones todavía no han dado resultados.

El área, que conduce el psicólogo Mario Sarli, tiene una partida anual asignada del orden de los 236 mil pesos —según consta en el Presupuesto 2007— pero la mayor parte de esos recursos lo absorbe el rubro personal, por lo cual quedarían apenas 50 mil pesos para costear los programas de prevención y asistencia en adicciones. Ahora, Sarli está gestionando una ampliación de recursos ante el ministro de Salud y Acción Social, Gustavo Bordet, y de esa manera reinstrumentar el servicio de asistencia a través del 132.

La novedad sobre la falta de operadores que atiendan el número 132 se conoció durante el desarrollo de la primera jornada del I Congreso Federal de Drogadicción de la Región Centro, cuyo lema, paradójicamente, es El Estado ante las problemáticas del tabaco, el alcohol y otras drogas.

La actividad, organizada por el Ministerio de Salud y Acción Social de Entre Ríos, se desarrolla en el salón de actos del Consejo de Educación, y cuenta con la participación del jefe de Gabinete de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), Fabio Trossero, y del vicepresidente del Consejo Federal de Drogas (Cofedro), Hugo March.

El cónclave, según dijo el coordinador técnico provincial de Programas Preventivos y Asistenciales de las Adicciones, Mario Sarli, “tiene como objetivo analizar entre los representantes provinciales de la Región Centro las estrategias y acciones preventivas y asistenciales que se implementan en cada provincia y compartir con instituciones y ciudadanos afines a la problemática”. El encuentro, aseguró, servirá de plataforma de lanzamiento local del Programa Redes Asistenciales” (PRAP), “que tiene como objetivo realizar un diagnóstico situacional participativo de los recursos y redes asistenciales dedicadas al abordaje de la problemática del uso indebido de drogas sobre la base de un análisis de fortalezas y debilidades”.

En diálogo con El Diario, Sarli reconoció que la problemática de las drogas en Entre Ríos es grave, y en ese marco, sostuvo, “estamos haciendo lo que podemos hacer”, y recordó el desarrollo de un programa de prevención del alcoholismo en las escuelas de Paraná durante 2006, experiencia que este año se repetirá a partir de julio en Concordia y Concepción del Uruguay. De todos modos, dijo, la presencia de drogas ilegales está más extendida de lo que se cree, y hasta se permitió dar cuenta de la presencia en Entre Ríos de una versión del Paco.

“La realidad es que no tenemos un consumo de Paco tal como ocurre en Buenos Aires. Es en realidad una cocaína mal procesada, con elementos más baratos. Hay consumo de cocaína muy mal procesada, de baja calidad, y eso, por supuesto, trae un efecto dañino para la salud. Si bien no tiene un desarrollo exagerado, está”, dijo.

A decir verdad, el diagnóstico sobre la realidad del consumo de drogas lo daba, hasta 2006, el relevamiento de consultas que recibía el teléfono 132. Durante 2006, sobre 535 llamados recibidas, el 31 % estuvieron relacionadas con el consumo de marihuana; 27 % con el de alcohol; 15 % de cocaína; 13 % de tabaco; 8 % de psicofármacos y 2 % de otras sustancias inhalantes.

El llamado Servicio de Orientación Telefónica, cuyo fin es contener a las personas afectadas por la adicción a las drogas, fue creado el 26 de junio de 2004, y en este tiempo el análisis hecho sobre las personas que llaman arrojó el dato de que la mayoría está entre los 20 y 29 años. Las autoridades sostienen que “el 132 no es un número de teléfono para asistir; no se resuelven determinados problemas relacionados con las adicciones por teléfono, sino que a las personas que llaman se las orienta para que realicen una consulta en la institución más próxima”.

Ahora que esa línea gratuita está sin operadores, hay un contestador que orienta hacia el número del Sedronar, 0800–222–1133, y desde allí se los deriva a la línea fija local 4206239.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad