Lo Último

Interpol busca 400 piezas culturales

Fueron robadas de museos públicos del país; casi 1600 más fueron sustraídas a particulares y a galerías. Entre las obras figura un óleo de Quirós.

Los primeros días de noviembre de 1999 alguien -no se sabe quién aún- robó del Museo Nacional de Bellas Artes el óleo «El carneador», obra del pintor argentino Cesáreo Beraldo de Quirós, valuada en 150.000 dólares.

«El carneador» es sólo uno de los 1980 bienes culturales robados en la Argentina, que son buscados por el Departamento Interpol de la Policía Federal, según la página de Internet www.interpol.gov.ar

De ese número, unas 400 piezas -alrededor del 20 por ciento del total- fueron sustraídas de museos y de establecimientos oficiales, dijo una fuente de la Policía Federal.

La inseguridad en esas entidades volvió a ser noticia hace una semana cuando fue robado el reloj de Manuel Belgrano del Museo Histórico Nacional.

Ese estado de inseguridad preocupa a las autoridades encargadas de velar por los bienes culturales del país, aunque aseguran que se están haciendo esfuerzos para dotar a las entidades y al personal de seguridad de mejores y más elementos para prevenir este tipo de hechos ilícitos.

La sustraída obra de Quirós es un óleo pintado en 1924 en Médanos, Entre Ríos. Mide 1,71 por 1,84 metros.

Quirós (1879-1968) es un artista que tuvo su formación en Europa y que siempre pintó sobre paisajes y sobre temas argentinos.

Según se informó un jefe policial, el robo de cerca del 80% de esas 1980 piezas ocurrió en casas de familia, galerías de arte, establecimientos educativos, iglesias y templos.

«En la Argentina no existe una organización delictiva especializada en robar obras de arte u objetos de un importante valor histórico. Sí hay expertos que compran los bienes culturales robados, que luego se encargan de reducirlos y distribuirlos en el mercado negro del arte», explicó una fuente policial.

Entre los 1980 bienes culturales buscados por Interpol hay pinturas, esculturas, joyas, objetos arqueológicos, armas históricas, grabados, dibujos, fotografías, mapas y relojes antiguos, entre otros.

«Algunos objetos tienen un importante valor económico; otros son de un valioso valor histórico o cultural», afirmó la fuente policial.

También en el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA), pero en la Navidad de 1980, ocurrió lo que se conoció como el mayor robo de obras de arte.

Esa noche calurosa, mientras la mayoría de los porteños celebraba la Navidad, un grupo de delincuentes sustrajo 16 pinturas y siete objetos de arte de la colección Santamarina.

Fue un golpe muy profesional, no sólo por las obras sustraídas -había pinturas de Paul Cézanne, Paul Gauguin, Auguste Renoir-, sino por el monto del robo: unos 20 millones de dólares. Veintidós años después, tres de las obras robadas fueron halladas en Europa: iban a ser rematadas en Francia.

NNAAPatrimonio protegidoNNCC

El 4 de junio de 2002, con la participación de la Secretaría de Cultura de la Nación y el Consejo Internacional de Museos (ICOM), el Departamento Interpol de la Policía Federal creó el Programa de Protección del Patrimonio Cultural, que puede ser visitado en la página web de Interpol.

Allí, los interesados reciben instrucciones de cómo actuar en ocasión de ser víctimas de un robo o de un bien cultural. También se puede consultar la legislación sobre la materia y observar cuáles son los 1980 bienes culturales robados y cuáles son las 137 obras de arte recuperadas a lo largo del tiempo.

«La intención al crear el Programa de Protección del Patrimonio Cultural fue la de generar un interés para que los interesados en comprar una obra de arte consulten si ese objeto que está en venta figura en la lista de los bienes culturales buscados por la policía», dijo una fuente del Departamento de Interpol.

Entre los bienes culturales publicados en Internet por Interpol, hay obras de Raúl Soldi, Antonio Berni y Benito Quinquela Martín, entre otros. También figuran denuncias del robo de restos fósiles, de un altísimo valor arqueológico.

«Hay un mercado de anticuarios impresionante. Las obras robadas suelen caer siempre en el mismo lugar», dijo una fuente policial.

Fuente: La Nación

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad