Lo Último

“La del oficialismo es una lista bustista”, dicen desde la izquierda

Los candidatos del Partido Comunista y el Partido Humanista reconocieron diferencias entre Urribarri y Busti. Con el Gobernador “al menos te podés sentar a dialogar para avanzar en algunas cosas”. En cambio, Busti “jug&oacute

No es que no crean que les vaya a ir mal, pero cuando se les pregunta por las expectativas electorales para el 28 de junio, los candidatos del frente que componen el Partido Humanista y el Partido Comunista sostienen que lo que más les interesa es “instalar un mensaje sobre qué tipo de legislador se necesita para poder afrontar la Argentina que se viene en los próximos meses”.

José Iparraguirre, Bernardita Zalisñak, Gladis Delgado, Juan Carbonel, Alejandro Milocco, Oscar Villanova, Carla Bataglia, Ramón Cabrera, convocaron este viernes a la mañana a los medios de Paraná para dar a conocer sus propuestas en un desayuno de trabajo.

Tal vez para no desmentir al dirigente bustista Fabián Ríos (que esta semana los tildó de “revolucionarios de café”) la charla se produjo en el tradicional bar de Rivadavia y Buenos Aires, justamente, café de por medio.

La alusión, que – entre risas – trajo a la mesa Página Política, va mucho más allá del humor, incumbe un debate que por estos días es central para estas fuerzas: su relación con el peronismo, a partir de que reconocen aciertos en el modelo kirchnerista y pretenden profundizarlo.

Aquí se reproducen algunos tramos de una extensa conversación que involucró a los candidatos con un puñado de periodistas de Paraná.

Dos modelos

-Iparraguirre. Nos parece que se van perfilando dos modelos. De un lado, un Estado desertor, que como en los 90 no interviene en la economía. Aquí escuchás cosas que para nosotros son absolutamente absurdas, como que en el momento en que se caen todos los mercados mundiales algunos planteen que la solución para la provincia de Entre Ríos sea exportar galletitas, o alguna cosa ridícula como esa. Por otro lado, efectivamente podés apostar a un Estado que tenga una decisiva participación en la economía, que fomente el mercado interno, el empleo y vea como resuelve los problemas de los trabajadores y la desocupación frente a la crisis que se avecina.

-En forma resumida ¿cuáles son las coincidencias y las diferencias que mantienen con la gestión Kirchner?

-Zalisñak. En 2007, cuando armamos el Fral, éramos la única fuerza que proponíamos profundizar sobre la integración latinoamericana y este gobierno ha ido mostrando indicadores de que esa podría ser una dirección, que para nosotros tendría que ser profundizada. También en la redistribución de la riqueza concentrada, por eso estuvimos a favor de las retenciones a las grandes empresas agro exportadoras que, por supuesto, es mejorable, es perfectible. También valoramos la estatización de las AFJP, una medida totalmente oportuna; en materia de derechos humanos nos parece que hubo avances que en otros momentos, con otros gobiernos que parecían mucho más progres no se hicieron.

-Iparraguirre. La primera discrepancia es la falta de distribución de la riqueza. Esto es lo central y que hay que profundizar. Por otro lado, el recupero, a través de la nacionalización, de las empresas estratégicas, sobre todo de las empresas de energía. Hay que avanzar en un proceso similar al de Evo Morales en Bolivia o Hugo Chávez en Venezuela.

-¿Cuánto hay de coincidencias con el Gobierno provincial?

-Iparraguirre. La lectura es similar. En tanto y en cuanto haya medidas que favorezcan a los sectores populares, nosotros vamos a estar de acuerdo. Nos parece interesante que el Estado se haya hecho cargo de Cotapa y a partir de allí haya tratado de promover la cooperativa para sostener el precio de la leche; nos parece correcto que Entre Ríos tenga en la embajada de Venezuela una representación. Estamos a favor de una serie de obras que deben hacer todos los gobierno provinciales. Ahora bien, también participamos de todas las movilizaciones de los trabajadores pidiendo aumentos de salarios, una mejor educación pública, salud para todos. Cualquier político racional lo que debería hacer es apoyar aquellas medidas que está llevando adelante un Ejecutivo y que coincidan con sus posturas ideológicas y descartar aquellas que entiende que no los son, y exigir algunas que no se están tomando. Esto debería ser lo racional y no lo que ocurre en una Argentina irracional, donde no se debaten los problemas de fondo sino cuestiones estéticas, casi cosméticas, como si hay candidaturas testimoniales.

-A la luz de la experiencia de la resolución 125, de los groseros errores políticos cometidos por el Gobierno ¿creen que Kirchner efectivamente tiene como prioridad la redistribución de la riqueza, que pretende ir a fondo?

-Iparraguirre: Hubo errores en ese proceso que fueron centrales, pero lo principal del conflicto fue generado por la derecha, que recupera protagonismo. La verdad que, en política, la intencionalidad que pueda tener el kirchnerismo poco importa, la cuestión es de correlaciones de fuerza.
También tiene que ver en cómo se agudizan las contradicciones. Cuando se agudice la crisis económica, creo que allí los Kirchner van a tener que tomar una decisión central: o juegan en una política de ajuste, en un proyecto de derecha, o profundizan una transformación hacia la izquierda.
En general, se podría caracterizar al gobierno de Kirchner como populista, como un gobierno que va a tomar medidas hacia izquierda o derecha en aras de mantener la gobernabilidad.

-¿Ven diferencias entre Urribarri y Busti?

-Cabrera: Creemos que hay un proceso de gobernabilidad que lo respetan tanto Busti como Urribarri, a través del Ejecutivo y del Poder Legislativo. Pero, por otro lado, vemos que en Entre Ríos hay una gran deuda social. En eso creemos que hay que tomar medidas rápidamente que lamentablemente el gobierno de la provincia no las toma. En materia salarial, el conjunto de los trabajadores que dependen de la provincia han tenido una pérdida importante en el valor adquisitivo de su salario, que este gobierno no está dispuesto a otorgarle. Sí, en cambio, a brindar prebendas a algunos sectores que, en este caso, decimos que son de derecha y ahí nos diferenciamos. El año pasado le otorgaron graciosamente a los sectores del campo 620 millones de pesos. Pensándolo en 200 mil trabajadores sería nada más y nada menos que un aumento único de 3 mil pesos. Y nos preocupa, por ejemplo, que no se aplique el avalúo fiscal, que llevó adelante este gobierno y que en todo caso vendría a poner justicia con este tema de los impuestos. En Argentina, en general, lo que falta es la construcción de una alternativa política y en eso podemos apoyar lo positivo del kirchnerismo, sin perder de vista esta construcción.

-Iparraguirre: Hay una diferencia que nos parecen que fue central: la postura en el conflicto del campo. Esto marca un antes y un después en la política argentina. Todos aquellos sectores que estuvieron con el conflicto del campo, que estuvieron apoyando a los empresarios del agro, en el palco de la Sociedad Rural, la verdad que jugaron para la masificación de la derecha y están muy lejos de una propuesta de acercamiento con nosotros. Aquellos sectores que con el conflicto del campo tuvieron una posición a favor de la resolución 125 son sectores con los que nosotros podemos avanzar en algún proceso de unidad, sentarnos al menos a conversar y a discutir en términos de política. Esto es una diferencia que hay que marcarla. Después el derrotero dirá qué papel juega cada uno. Después de ese conflicto, por debilidad, por los motivos que sea, la verdad es que hoy la lista del oficialismo es una lista bustista. Nos parece que hay diferencia al menos en términos de con quién te podés sentar a dialogar para avanzar en algunas cosas. Después debemos reconocer que hay algunos funcionarios del gobierno de la provincia que llevan adelante políticas con las cuales nosotros estamos de acuerdo, entre ellos el contador Roberto Schunk, que nos parece que ha tenido políticas adecuadas en materia de promoción industrial, de desarrollo de cooperativas.

Compañeros

-¿De qué manera ustedes insertan una construcción que contenga algunos de los sectores del peronismo? porque parece difícil pensar por fuera del peronismo cualquier construcción política que tenga probabilidades de transformación.

-Zalisñak. Estamos en un momento de iniciar un proceso de complementación aquellos que venimos de un proceso de diferenciación. Si uno lo mira procesalmente, la compositiva es secundaria: habrá algunos que no nos gustará la cara, que nos habremos puteado en otros momentos, otros que se pasan de vereda en la derechización, el oportunismo o el espanto, no lo sé. La compositiva hoy en día es relativa ¿cómo nos centramos para seguir siendo coherentes? Mirando la dirección que lleva el proceso: si la dirección va en lo que proponemos, entonces ahí podremos hacer algo en conjunto y si no, señores, no sé, nos iremos a Bolivia (risas). Latinoamérica está demostrando en países como Bolivia, como Ecuador, como Venezuela, como Nicaragua que van instituyendo otro modelo, otra forma de generar riqueza, de solidaridad, de relaciones interpersonales, otra política donde por ejemplo, Bolivia fue capaz en menos de dos años de terminar con el analfabetismo, siendo que tenía muchísimo más que la Argentina, que todavía esta papando moscas y generando deserción, repitencia en materia de educación.

De la Redacción de Página Política

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad