Lo Último

Lo que viene

La idea de Frigerio: vivir con la nuestra (y el peronismo) 

El Gobernador apunta a la posibilidad de financiarse a dos puntas: recuperar fondos que le pertenecen a la provincia y buscar afuera.  El modelo político, por otro lado, lo busca dentro de la Región Centro. La oposición, más que controlada. 

Mientras su partido, el PRO, ponía el grito en el cielo por haberse desterrado la posibilidad de algunas privatizaciones, Rogelio Frigerio prefería defender la obra pública y la intervención del Estado. Dos cosas que ponen violento al Topo. 

“Quiero hablar en defensa de la obra pública dentro de la inversión en infraestructura. Nadie puede desentenderse de la relevancia, de la importancia que tiene la infraestructura para el desarrollo en general y para el nivel de empleo en particular”, dijo el Gobernador el miércoles  durante su exposición en el foro de la Cámara Argentina de la Construcción, desarrollado en el Predio Ferial de Buenos Aires, de la Sociedad Rural Argentina (SRA). Estaban sus pares Martín Llaryora (Córdoba); Maximiliano Pullaro (Santa Fe); y Alfredo Cornejo (Mendoza).

Dijo Frigerio sobre la Región Centro: “Somos esa franja central de la Argentina del desarrollo y del trabajo, del impulso, que muchas veces ha sostenido, a pesar de todo -incluso de las malas políticas-, la cultura del trabajo, del esfuerzo, del mérito”. 

Al otro día, el jueves, estuvo en el encuentro de la Región Centro en el que en tríada con sus pares volvió a defender la obra pública (la defensa, seguramente es la reacción a un ataque). Fue en el Día de la Integración Nacional en el que los tres mandatarios reclamaron por las deudas de Anses con anclaje en la sustentabilidad de las cajas de jubilaciones. “Cada peso de esos podría estar destinado, también, a obras de infraestructura”, sostuvo. 

Frigerio hace un análisis sencillo ante la impronta de Javier Milei de incendiar las provincias: vivir con la propia y con financiamiento externo. “Quiero que me den la nuestra, con eso me las arreglo” resumió un funcionario ante Página Política

Este lunes, si se revisaba el sitio de noticias gubernamentales, además del encuentro de la Región Centro, la segunda noticia en importancia era el encuentro con la delegación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), encabezada por su gerente de Integración y Comercio, Fabrizio Opertti. El objetivo: explorar financiamiento. 

El Gobernador estuvo hace unas semanas en Bolivia, en España y antes en la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe). En todos los casos para el mangueo. 

 

El partido cordobés

El Gobernador mira con atención Córdoba. No en el plano personal, sino como modelo de gestión y la manera en que la provincia mediterránea se solventó durante la década ganada en la que fue discriminada. El cordobesismo fundado por Juan Manuel De la Sota recurrió al Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (Bndes) para invertir en infraestructura. Por caso los 1.600 kilómetros de gasoductos en el interior con un crédito de 257 millones de dólares. Juan Schiaretti hizo lo propio con el BID y el Banco Mundial. 

Llaryora, cuando celebró hace una semana el triunfo de Guillermo De Rivas como Intendente de Río Cuarto, dijo: “Se inaugura un nuevo modo de hacer política: el partido cordobés”. Se refirió a una nueva expresión “con dirigentes de otros partidos, de los sectores productivos, educativos y culturales. Una máquina de sumar y no de dividir, una máquina de construir y no de destruir”. Y, sin descuidar su electorado, que coincide en buena parte con el del Presidente, cerró: “Viva Río Cuarto carajo”.

Es probable que Frigerio explore esa misma línea. No gasta energías la interna del PRO. Administra su coalición de gobierno y goza de un peronismo que sólo es oposición en la agenda nacional, con algunas excepciones, claro. Los principales referentes del PJ entrerriano tienen una relación directa -con encuentros personales incluido- con Frigerio. 

Ocurre, también, con el gremialismo peronista. Frigerio tiene más visitas a UPCN que las registradas en los últimos 20 años. ATE no se animó a pedir una ley en vez de un decreto en el marco de la reforma previsional. 

Mientras tanto, el ministro de Gobierno, Manuel Troncoso, atiende a todo el mundo. Pero sobre todo a peronistas, que quedaron a la deriva, por otros peronistas. 

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2024 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad