Lo Último

Las departamentales sustentan la estructura electoral

De un lado, la garantía está depositada en los comandos de campaña conformados en cada departamento; del otro, en los comités departamentales y de ciudad preparados para funcionar como un reloj ante cada elección. E

Aparatos. Más allá de la carga peyorativa que tenga el término, es el nombre adecuado para describir la megaestructura que montan los partidos mayoritarios para garantizar una elección.

Con más o menos sustento en el poder estatal, esta estructura debe contemplar un listado eficiente de fiscales, un sistema elemental de transporte de votantes, una red de punteros y toda la asistencia económica posible para que todo eso funcione, amén del poder de convocatoria de la militancia y de la oferta electoral.

Tanto en el radicalismo –base del Acuerdo Cívico y Social- como en el Frente Justicialista Entrerriano (FJE), el verdadero sustento de la estructura que se pone a prueba el domingo está en los departamentos.

Engranaje centenario

En el caso de la UCR esta estructura se puso a prueba con el último proceso de internas para dirimir el candidato. Hoy y mañana el Comité provincial y los candidatos terminan por dejar en manos de los comités departamentales y de ciudad los hilos más finos a atender el día de la elección.

Esa descentralización, además, se acompaña, en algunos casos del enriquecimiento de esa estructura en los lugares en que la Coalición Cívica tiene algún desarrollo territorial, aunque lo elemental esté sustentado en el aceitado engranaje del radicalismo.

Así, cada comité departamental, de ciudad y las seccionales irán delegando atribuciones para la conformación del listado de fiscales, la asistencia a los mismos en cada escuela, la garantía del transporte de votantes, la llegada efectiva de todos los seguidores punteados en el padrón, la existencia de boletas en cada cuarto oscuro y todo lo necesario para el control de los comicios.

Todos unidos y equilibrados

En el justicialismo también todo se sustentará en la red departamental constituida por los Comandos Electorales conformados en cada punto de la provincia para estos comicios.

Tal como lo blanquearon en las últimas horas los dirigentes justicialistas, cuando aseguraban su optimismo ante la elección, lo que podía poner en jaque el resultado era el nivel de confrontación interna en distintos puntos de la provincia.

“La unidad” pregonada por la dirigencia provincial no tiene nunca una traducción lineal en los segundas filas y en la militancia del interior.

Es así que estos Comandos Electorales departamentales tuvieron en cuenta la integración de los distintos sectores internos de modo de asegurar la participación, el equilibrio y, de este modo, evitar daños producidos por quien saque los pies del plato.

La descentralización incluyó la asignación de fondos –que ya fue girado ayer hacia el interior- y la previsión de que cuando no alcance se toque el timbre en lo del funcionario, legislador o intendente más cercano.

En el PJ, por estas horas, aseguran que las internas locales están contenidas “en la mayoría de los casos”. José Cáceres, presidente del PJ, dijo haberse encargado personalmente, en la recorrida proselitista que hizo junto a los candidatos en toda la provincia, de pulir el funcionamiento de esos equipos de campaña.

“Si no fuera así, son capaces de tirarte todos los padrones en un zanjón en vez de entregarlos a los fiscales”, graficó Cáceres que añadió: “Con tal de hacerle pagar a otro la derrota pueden pasar cosas increíbles”.

Se sabe que las diferencias internas a nivel departamental del peronismo suelen tener por contendientes a un intendente y a un legislador. Al respecto, se aseguró que en las últimas horas hay una unidad “a la fuerza” de la que se encargaron, especialmente, Jorge Busti y Sergio Urribarri, cada quien con sus adeptos en el interior.

De la Redacción de Página Política

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad