Lo Último

Las verdulerías podrían cerrar a partir de hoy

El Mercado El Charrúa seguirá abriendo a pesar de la escasez de frutas y verduras, y los comercios trabajarán hasta agotar stock. Los precios ya muestran importantes subas: el kilo de papa está entre 4 y 5 pesos y el tomat

Anteayer fue el último día que entraron, en cantidad, frutas y verduras al Mercado Concentrador El Charrúa. Ese stock duró poco tiempo, ya que a la demanda de los clientes de siempre se sumó la de los que generalmente se surten en Santa Fe —y ahora no lo pueden hacer a raíz del corte en el Túnel Subfluvial—; y se adicionó la compra exagerada por temor al desabastecimiento.

Para hoy, El Charrúa planea seguir abierto; al menos, para recibir y vender la verdura de los quinteros de la zona.

“El Mercado va a bajar su nivel de trabajo porque no hay mercadería, pero igualmente hay adhesión a la lucha de la gente del campo”, dijo el gerente de la entidad, Mauro Müller.

Y agregó que “muchos (verduleros) nos dijeron que mañana (por hoy) no van a abrir porque no tienen qué vender. El Mercado no se va a cerrar, sobre todo porque los productores de las quintas locales tienen su mercadería para vender y no queremos que se les pudra. Además, para que la gente tenga qué comer. Queremos ser considerados con eso”.

Ayer, en El Charrúa, ya escaseaban la papa, la zanahoria, el tomate y las frutas. Además, los precios ya se habían aggiornado a la situación: “La bolsa de papa subió de 55 a 80 pesos; es que como hay muy poco stock, muchos están dispuestos a pagar cualquier precio y eso, por la ley de la oferta y la demanda, lo aumenta”.

Desde la verdulería El Zurdo, Luciano Villanova comentó que hasta hoy mantendrá abierto su local, pero que “estoy vendiendo lo que tengo y cuando no tenga más, cierro. Yo sé que me va a perjudicar el hecho de no abrir, pero igualmente estoy con el campo”.
El comerciante dijo, además, que “los precios se fueron para arriba: para un kilo de papa hay que hablar de 4 ó 5 pesos; y para el de tomate, 9”.

NNAALácteos y carnesNNCC

Müller dialogó con El Diario minutos después de haber asistido a la entrada al túnel. “Fuimos con los productores a interiorizarnos y a apoyar la medida; pero también fuimos a ver qué se puede hacer con unos camiones que ya están en tránsito y que tienen la fruta pudriéndose. Los ruralistas nos dijeron que iban a evaluar el tema en asamblea, porque si bien ellos no quieren que se funda nadie, no pueden tomar decisiones sin antes reunirse en asamblea”.

Mauro Müller también es el coordinador de la red de compras del Centro de Almaceneros de Paraná. Desde ese lugar comentó que “ya están escaseando los lácteos y la carne. El primero porque es un transporte diario constante y el segundo porque se están terminando de carnear los animales propios y de la zona”. Además comentó que se están viendo faltantes de aceite, azúcar y productos de almacén como tomate enlatado.

“Veremos qué pasa en los próximos días con el paro y los cortes de ruta, pero hay que tener en cuenta que una vez que todo termine, las góndolas no se llenan automáticamente; se necesita tiempo para eso y tiempo hasta que se reacomoden y bajen los precios”, indicó.

Desde la carnicería El Canario, Héctor, comentó que “está entrando poca carne y ternera ya no hay”. En tanto que Rodolfo, un comerciante del centro, dijo que “en cuanto a lácteos nos estamos abasteciendo con Cotapa, que tiene tambos cercanos. Pero con respecto a productos de almacén, va a faltar aceite, harina, azúcar y cosas que no se compran acá. Nosotros ya no tenemos ni aceite ni azúcar”.

NNAASin combustibleNNCC

Otro rubro que también está sufriendo faltantes es el de los combustibles. Pero, en este punto, los cortes de ruta de los ruralistas tienen poco que ver.

Según explicó Osvaldo González —presidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles— “el problema de fondo es que estamos llegando a fin de mes y, en el último tiempo, siempre a partir del 20 estamos con faltantes”. El tema es que los cupos que les proporcionan las petroleras son inferiores a lo que se está demandando.

“Los cupos son los mismos de hace años; las petroleras dicen que es porque no tienen y ajustan por un índice que no es el del crecimiento de la economía”, indicó.

Lo que hacen los cortes de ruta es agravar el problema. “Hay cierta demora; el camión que uno espera a la mañana, llega a la noche. Y como uno está trabajando con poco stock, lo espera con más urgencia”, explicó.

Cabe destacar que hace dos días se mantiene cerrada la estación de servicio ubicada en la esquina de Blas Parera y Brown. Según trascendió, las mangueras colgadas se deben a la escasez de combustible y al hecho de que, en los últimos tres meses, el trabajo ha sido discontinuo: 15 días de venta y 15 sin actividad.

Eso ha provocado suspensiones y despidos entre el personal.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad