Lo Último

Los radicales disputan el favor de los afiliados

Con dos actos paralelos, las listas que compiten en la interna de la UCR medirán fuerzas esta noche en Paraná. Es una pelea a la vieja usanza, en tanto involucra sólo a los afiliados radicales. Con la elección a padr&oacut

La del 26 de agosto será la primera interna cerrada que realizará el radicalismo tras una década de elecciones a padrón abierto que permitían la participación de no afiliados a otros partidos políticos en la selección de los candidatos del radicalismo. Y los que se han convocado para esta noche a las 20 son los primeros actos que, a modo de medición de fuerzas, realizan las dos listas en Paraná y permiten dar una idea de cómo se presenta la interna.

No se dan las mejores condiciones climáticas para conseguir ese objetivo, de por si ya difícil si, como admiten todos, esta es una interna de dirigentes, no deseada por la militancia. Y probablemente mucho menos por los afiliados al partido, que son los que deberán definir quiénes representan al radicalismo en las elecciones de octubre.

El cotejo se producirá, a las 20, a poco más de una cuadra de distancia. En la Casa del Partido de calle San Martín estará la lista 18, Coalición Radical, que propone a Arturo Vera para el Senado, a Gustavo Cusinato para Diputados y a Luís Brasesco como primer convencional, en una nómina que también integran Fabián Rogel y Jorge Monge, entre otros referentes.

En la Biblioteca Popular, de calle Buenos Aires, se reunirán a la misma hora los candidatos de la lista 70, Un Cambio Radical, que encabezan Sergio Varisco para el Senado, Juan Ghiano para Diputados y Juan Carlos Arralde como cabeza de la lista de convencionales que componen además Rubén Villaverde, Alba López y Jorge D´Agostino, entre otros.

NNAACon pocoNNCC

En los papeles, los afiliados a la UCR de Entre Ríos suman algo más de 88.000. Por como vienen echadas las cartas del juego interno, algunas estimaciones que se realizan desde la misma conducción partidaria no esperan un porcentaje de participación mayor al 20 por ciento. En rigor, hablan de entre un 15 y un 20 por ciento de votantes. Con lo cual, la lista que reúna apenas unos 7 mil votos estaría imponiendo sus candidatos para octubre.

El dato hace que esta pelea interna se diferencie de las anteriores. Es la primera que se hace tras la reforma a la carta orgánica de la UCR resuelta en el último congreso partidario, que determinó el regreso a las elecciones cerradas. Aunque al momento del congreso no estaban definidas las listas, fueron los sectores que ahora se enfrentan a Varisco los que con más énfasis impulsaron esa reforma. Es que al ex intendente de Paraná siempre le fue bien en las internas abiertas.

Esta vuelta al padrón cerrado acota considerablemente el universo de electores y potencia el peso de una forma de hacer campaña más tradicional, con base en las relaciones personales, en el puerta a puerta con los afiliados, antes que en la difusión por los medios de comunicación o el manejo de paquetes de votantes que nada tienen que ver con el radicalismo.

Desde este punto de vista, el regreso a la práctica de las internas cerradas le dará a esta elección radical un valor especial que servirá para medir con mayor grado de certeza cuál es estado actual de la que supo ser una fuerza política con capacidad de alternancia en el poder. Un primer dato será el que arrojen los actos de esta noche.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad