Lo Último

Luz verde de Uruguay para que opere Botnia

Desde el país vecino explican que la firma para que comience a trabajar la papelera se dio sobre la base de lo ocurrido en Santiago. “Desgraciadamente, no hubo avances significativos”, dijo el ministro de Medio Ambiente, Mariano Ar

Ya se habían ido todos a su casa. La jornada terminaba con las noticias que llegaban desde el otro lado de la Cordillera sobre el estancamiento de las conversaciones con Argentina y la mediación española. Pero, a las 21, una llamada de teléfono cambió la rutina de varios funcionarios de gobierno, ejecutivos papeleros y periodistas.

Desde Santiago, el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, se comunicó con su mano derecha, el secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, para informarle sobre el resultado de los contactos. Fernández fue el que había logrado abrir una puerta de diálogo con el jefe de Gabinete argentino, Alberto Fernández.

Vázquez le dijo que no había margen para lograr algún avance con la administración Kirchner y que no quería demorar un día más la autorización de Botnia. Así se lo transmitió Fernández al ministro uruguayo de Vivienda y Medio Ambiente, Mariano Arana.

Las llamadas comenzaron a llegar a varios escritorios. Arana no tuvo necesidad de estampar su rúbrica en el expediente: ya lo había hecho. Sólo faltaba hacer las fotocopias, comunicarlo a Botnia y hacerlo público en una conferencia de prensa. Pero, para eso, Arana tenía que volver al ministerio.

Era tarde, pero no se quiso esperar al otro día y se envió un fax a las oficinas de Botnia para comunicar anoche mismo la decisión de la habilitación. También hubo diálogo telefónico.

“Recibimos la comunicación y mañana (por hoy) informaremos sobre el inicio de la producción”, respondió a La Nación una fuente de la empresa.

Anoche mismo, los principales ejecutivos de Botnia hacían consultas internas sobre la fecha de arranque. El día que se manejaba: el lunes próximo.

“¡Ya era hora! Ahora empezamos el monitoreo”, exclamó Arana cuando llegaron los primeros periodistas, cerca de las 22, en referencia a los controles sobre el impacto ambiental de la fábrica de celulosa que está en la ciudad de Fray Bentos.

Feliz, eufórico, el ministro uruguayo explicó el proceso del aval para Botnia y defendió lo actuado por el gobierno oriental en los últimos días.

“Fue una demostración de que Uruguay es un país serio en el cual se puede confiar”, dijo el ministro uruguayo en su evaluación de la medida.

Arana explicó que la firma para que comience a trabajar la papelera se dio sobre la base de lo ocurrido en Santiago. “Desgraciadamente, no hubo avances significativos”, dijo Arana y calificó el apoyo a Botnia como “un hecho trascendente”.

La expectativa está puesta en el comienzo de fabricación de pasta.

NNAA-¿Cuándo comienza a producir Botnia?NNCC

-Quien va a determinar el día de inicio, será la propia empresa. Ya está autorizada para hacerlo.

NNAA-¿Y qué se ganó con el aplazamiento de la semana pasada?NNCC

-Lo que se hizo fue demostrar internacionalmente la disposición a negociar que tiene Uruguay. Lo que se ganó fue credibilidad internacional.

Dijo que ahora viene “otra etapa” y aludió a “lo dicho por la hoy legisladora y futura presidenta de la Argentina” respecto del control ambiental sobre Botnia. “Se terminaron los discursos sobre la contaminación porque la realidad es la que den los resultados científicos”, respondió el ministro uruguayo.

El expediente 2007/5995 hace referencia al proyecto de producción de pasta celulosa blanqueada, terminal portuaria y zona franca.

Indica que la División Evaluación de Impacto Ambiental y la División Control y Desempeño Ambiental remitieron informes el 31 de octubre y el 1º de noviembre en los que concluyen que la solicitud de Botnia “no merece observaciones” y dan como “cumplidos los aspectos técnicos necesarios”.

Advierte que hay “trabajos aún pendientes” y también algunas “observaciones técnicas”, pero sostiene que eso “no significa un impedimento técnico para el inicio de las operaciones”. Aun cuando pone plazo para esos aspectos pendientes (31 de diciembre), aclara que no hay problemas ambientales derivados.

“Concédese autorización ambiental de operación a las firmas Botnia S.A. y Botnia Fray Bentos S.A. para su proyecto”, concluye la resolución firmada por Arana.

Nelson Fernández, corresponsal en Uruguay de La Nación.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad