Lo Último

Macri vino a filmar un spot de campaña

Guiado por un director de cine y su equipo de filmación, Macri recorrió junto a Varisco y De Angeli tres cuadras de un tranquilo barrio de clase media de Paraná.
Pablo Bizai
Por: Pablo Bizai
pablobizai@gmail.com

Lo único que se sabía este viernes, a la mañana temprano, era que Mauricio Macri estaría en Paraná y que sería recibido por el candidato a intendente radical Sergio Varisco, como anticipó el jueves Página Política. Nadie de PRO respondió los llamados de este y otros medios de comunicación y, sólo por trascendidos, se supo que había una reunión en la casa que el director del distrito Entre Ríos de la Sociedad Rural, Esteban Vitor, posee en calle Mitre 581, donde finalmente se selló el acuerdo con Varisco.

varisco de angeli macri frigerio.jpg
La información, siempre extraoficial, indicaba que después de eso vendría la “caminata” con el ex intendente radical por “un barrio de la ciudad”. Página Política supo dónde y fue a esperarlos. Por varios minutos, el cronista dudó de su fuente, porque no había nadie en la esquina de Lavaisse y Churruarín a las 10 y pico de la mañana. Apenas un pasacalle amarillo una cuadra antes, en el semáforo de Churruarín y Rondeau.

Es que el PRO pidió especialmente a Varisco que no lleve gente. Y así fue. El puñado de dirigentes y militantes que llegó, al rato, lo hizo del mismo modo que este medio de prensa: por rumores o porque venían de acompañar a quienes se reunieron en lo de Vitor.

No querían gente. Buscaron un barrio tranquilo, con poco tránsito y un marco de seguridad aceptable, que les permitiera hacer lo que vinieron a hacer: filmar un video y tomar fotos para subir luego a Facebook. En eso consiste la campaña de PRO.

macri varisco.jpg
Empezaron por la esquina de Torrent y Lavaisse, charlando con los dueños de la despensa “Beatriz”, de paredes verdes. Inmediatamente los rodeó un grupo de cinco cámaras, todas del equipo de Macri. Ni un solo medio de comunicación, salvo Página Política, claro.

En los primeros encuentros con los vecinos un joven alto y flaco pide a todos que no se amontonen, que salgan de plano para no contaminar la toma en la que deben aparecer sólo los candidatos y los vecinos.

El flaco lleva lentes de director de cine, pelito largo y gorrita paqueta. Lleva puestas unas cholas con los dedos al aire, pero no parece por ello vulgar. Nada se ve vulgar en derredor de Macri. El flaco no sólo tiene pinta y actúa como un director de cine, sino que es un director de cine y se llama Isidro Escalante.

Un ratito nomás

En total, Mauricio, Alfredo y Sergio (en el PRO prefieren llamar a la gente por su nombre de pila) recorrerán sólo un puñado de casas.

Su presencia apenas si altera la tranquilidad de calle Lavaisse, que luce hospitalaria debajo del diáfano cielo del viernes a mitad de mañana. El clima es perfecto, no hace ni frío ni calor. Aunque un poco complica el sol recostado al norte, que obliga a los camarógrafos a acomodarse para buscar la mejor toma.

No se parece en nada a una caminata política. No hay punteros que vayan abriendo el paso al candidato, ni gente que lo siga. Todo se parece más a lo que en verdad es: la filmación de una película.

Los candidatos caminan sin apuro, aunque cada charla con los vecinos no se demora más que un minuto o dos. Quizá tres. Y cuesta escuchar qué es lo que hablan, porque el flaco de anteojos y cholas, que tiene cara de director de cine y es director de cine, te reta, te pide que te alejes. El cronista, ya un poco sordo por los años, no puede acercarse lo suficiente para escuchar. Si lo hiciera, aparecería en las fotos y videos que este sábado subirán a la página de Macri en Facebook.

Los candidatos van de la vereda del sol a la de la sombra, dialogan con un par de señoras mayores, luego con un hombre de unos 50 años que le dice que ya tiene decidido el voto pero que no se lo va a decir; Alfredo le advierte a Mauricio que siguió de largo y lo obliga a volver sobre sus pasos para saludar a una pareja de personas mayores que lo espera en el umbral de su casa.

La escena se repite. Y siempre en un momento aparece la selfie con teléfonos celulares, pero también con una cámara profesional del propio equipo de prensa. Varisco se muestra tímido en esta instancia y sólo se suma a la foto cuando lo invitan.

Se alcanza a escuchar que el tópico de las conversaciones es amplio y va de la situación laboral del vecino al programa de Tinelli. Mauricio, cada vez que puede, pregunta por el cambio, si les parece que es necesario un cambio “a nivel nacional”, remarca. “¿Vamos a cambiar o a seguir con lo mismo?”, inquiere y apura: “Decime la verdad, sin verso”.

macri municipales.jpg
De pronto, los candidatos se encuentran con un grupito de empleados municipales, que, ataviados de naranja, hacen su trabajo de limpieza. Son miembros del sindicato que se mantiene intervenido. “No sabíamos nada”, contestan cuando el cronista les pregunta por la presencia de Macri. Y luego piden sacarse una foto “con Sergio y con Macri”. También se suma De Angeli, aunque no lo invitaron. “A ver si nos dan una mano con la intervención del sindicato”, dicen mientras posan.

Los candidatos siguen por Lavaisse para el lado de Churruarín y doblan en J.M. Pérez. Otra vez sacan a los pocos militantes que acompañan para que en la escena no aparezcan más que los candidatos y los vecinos. Al rato le dicen al director que en la esquina hay un grupo de gente que quiere sacarse una foto con Mauricio. Y el flaco de anteojos replica, sin ponerse colorado, “que vengan para acá ¿no pueden venir para acá?”. Primero lo primero. Falta que diga: “acá no estamos para hacer campaña, estamos para filmar”.

“Esto sirve de lanzamiento de la campaña de Alfredo, muy a nuestro estilo, timbreando con la gente. También presentamos a nuestro candidato a intendente que es Sergio”, le dice Rogelio Frigerio al cronista de Página Política, mientras sigue la extraña caminata. “La semana que viene creo que estamos presentando nuestros equipos técnicos”, agrega el delegado de Macri en Entre Ríos.

varisco macri.jpg
Los candidatos retoman Lavaisse y charlan con un par de vecinos más. “Che, Sergio, van a fiscalizar pa’ nosotros”, le informa De Angeli a Varisco. “Por supuesto”, responde una mujer. Y ahí, de pronto, se frena todo. De fondo se escucha el ladrido de un perro que rompe un repentino silencio.

No circula ningún auto por Lavaisse y, parados en el medio de la calle, Macri y De Angeli se suman al silencio reinante: con la ayuda de un técnico, se quitan los micrófonos que tenían pegados a su cuerpo, pero que no se apreciaban a primera vista.

Ya pasaron varios minutos de las once y hay que pegar la vuelta. Fin del acto de lanzamiento de De Angeli y de la “caminata” con Varisco. Fin de la toma.

El cronista se vuelve y en su cabeza se imagina al flaco con cara de director gritando “¡Corten!”, como en el cine. Pero prefiere no darse vuelta para comprobarlo.

Claves

Notas más
leidas
© 2024 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad