Lo Último

Más números

El ex gobernador hizo historia retomando los números y preocupaciones cuando asumió su tercer mandato en 2003.

Busti recordó que su principal preocupación al momento de asumir en 2003, fue el saldo de la cuenta corriente de la Tesorería General, que alcanzaba a 32.041.000 de pesos, y la deuda flotante vencida, que era 137.500.000 de pesos, lo que hacía un total adeudado de 169.541.000 de pesos. En cuanto a la deuda flotante, detalló que comprendía 30 millones de pesos de sueldos de activos y otros 20 millones de haberes de pasivos, 1,4 millones de pesos por Ley 4035, 17,6 millones de pesos al Iosper, 9,5 millones de pesos por coparticipación a municipios, 5 millones de pesos a amas de casa y 54 millones de pesos a organismos, contratistas y proveedores. “De acuerdo a un corte hecho el 5 de diciembre, hay un saldo disponible en la Tesorería General de 37.360.000 pesos y no existe deuda flotante”, remarcó en ese momento quien fuera tres veces gobernador de Entre Ríos.

Luego agregó que Anses adeudaba a Entre Ríos la suma de 160 millones de pesos, lo que “es una acreencia muy importante para el próximo Gobierno”, dijo allí Bsuti.

Ya en ese entonces, el titular de la Cámara de Diputados aseguraba que “en Entre Ríos se lograron sanear las cuentas, transmitiendo así a los empleados públicos y a los pasivos entrerrianos que “se queden absolutamente tranquilos”.

En la reunión con los periodistas, insistió en que “el otro grave problema que teníamos al asumir la gestión era la deuda pública. En 1999 cuando me fui de la segunda gobernación, ésta era de 840 millones de pesos, que representaba el 70 por ciento del presupuesto provincial. Nosotros recibimos una deuda pública en el año 2003 que representaba el 142,5 por ciento del presupuesto provincial. Otro grave inconveniente que teníamos era cómo afrontar esta deuda flotante y en 2004 había que pagar 172.327.000 pesos; en 2005 la cifra de 324.775.000 pesos; en 2006 un monto de 357.609.000 pesos y en 2007 371.443.000 pesos. Se programó la deuda a través del Programa de Financiamiento Ordenado y se fue cumpliendo con las obligaciones del Estado provincial”. “Lo importante es destacar que la deuda perdió impacto sobre el presupuesto y también los servicios de esa deuda. En el año 2003 era del 142,5 por ciento del presupuesto; en 2004 del 116,6 por ciento; en 2005 del 96,7 por ciento; en 2006 del 79,6 por ciento; en 2007 del 70,5 por ciento y el proyectado para el año 2008 es del 66,5 por ciento de los recursos corrientes del Estado”, decía Busti.

“En cuanto a los servicios de la deuda, en el año 2003 pagar estos 172 millones de pesos significaba el 18,7 por ciento de los recursos; en 2004 el 12,7 por ciento; en 2005 el 11,4 por ciento; en 2006 el 11,2 por ciento; en 2007 el 11,1 por ciento y proyectado para 2008 era del 9,3 por ciento”, precisaba el ex gobernador.

Y a continuación reiteraba que “no hay deuda flotante, sí hay deuda que va venciendo y se va pagando, que tiene el financiamiento correspondiente; y una deuda pública que está absolutamente reprogramada. No se toma más deuda pública para el desfinanciamiento del Estado, sino que se toman créditos, aprobados por la Legislatura, para hacer obras públicas”.

En ese marco, ya opinaba que al momento de reformarse la Constitución, debe incluirse “una cláusula que estipule que ningún gobernador pueda tomar un crédito para desfinanciamiento del Estado y si lo toma debe hacerse cargo él de eso”.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad