Lo Último

Maya y Alasino no descartan volver al PJ

Los peronistas disidentes aseguran que, si se les ofrece garantías de un proceso transparente, volverían a formar parte de la estructura del PJ provincial. Para el concordiense “sería muy saludable para el peronismo”

Se trata de los sectores del justicialismo de Entre Ríos que en la era kirchnerista no renegaron de su menemismo y, en consecuencia, terminaron formando parte de lo que en este último tramo se dio en llamar peronismo disidente.

Son dos franjas peronistas encabezados por dos dirigentes históricos del justicialismo entrerriano: los ex senadores nacionales Héctor Maya y Augusto Alasino, que en los últimos procesos electorales compitieron por afuera de la estructura partidaria.

Ahora, ante la consulta de El Diario, no ven mal el planteo que ha hecho el ex gobernador Jorge Busti para barajar y dar de nuevo en el PJ, tras el revés electoral del 28 de junio.

Pero ponen reparos: “Hay que ver cómo se formula, si no hay un mecanismo institucional que le dé resguardo a recursos que son del Estado y que dispone el gobierno, no tiene mucho sentido la participación”, advirtió Maya.

Alasino reiteró lo que venía sosteniendo en la campaña: “El PJ de Entre Ríos está manejado por una oligarquía”, dijo, pero consideró que “sería muy saludable para el peronismo” concretar un proceso como el que propone Busti.

Importancia

La posible integración del peronismo disidente a las estructuras del PJ entrerriano no es un dato menor, tanto desde el punto de vista electoral como político.

Es que la ruptura de Alasino y Maya no se puede equiparar a la que protagonizó en marzo de 2007 el ex intendente Julio Solanas y su Lista 100, que se disolvió no bien Sergio Urribarri se convirtió en gobernador electo y Busti reclutó a todos los soldados que se habían alistado en contra del PJ para dar la interna en la elección general.

En el caso de Maya y Alasino hubo razones ideológicas, argumentos políticos: ambos, a diferencia de la amplísima mayoría de la dirigencia provincial, resistieron la ola kirchnerista y se mantuvieron firmes en sus convicciones menemistas.

Además, ambos jugaron roles importantes dentro del justicialismo. Maya fue el candidato a gobernador del PJ que más sufragios obtuvo desde la recuperación democrática, superando la barrera de los 300 mil votos en 1999, que no obstante no le alcanzaron para vencer a Sergio Montiel, beneficiado con el envión de la fórmula De la Rúa-Alvarez en la boleta. En 2007, Maya acompañó en la fórmula presidencial al puntano Alberto Rodríguez Saá.

Alasino fue uno de los hombres fuertes del gobierno de Carlos Menem y el último presidente del Partido Justicialista de Entre Ríos que le dio pelea a Busti. Aunque su imagen pública quedó afectada por la causa de los sobornos en el Senado de De la Rúa, el ex convencional se jacta de conservar predicamento dentro del peronismo entrerriano.

Reparos y condiciones

“Es difícil tomar una posición si no tenemos precisiones sobre el marco en el que se va a dar. Es difícil competir en un esquema de democracia con equilibrio, porque si el gobierno dispone de tanto recursos se produce un desequilibrio”, repara Maya, pero no descarta nada.

“Vamos a ver qué se plantea”, responde, cauteloso, cuando se los consulta por los dichos de Busti. Y recuerda que el año anterior presentó una lista parta competir con Kirchner por la conducción nacional del PJ pero lo “proscribieron”. Agrega que si no se dan “garantías”, competir en las actuales condiciones “es ficción, una parodia”. Pero insiste: “hay que ver como se formulan, no descarto nada que tenga como objetivo la ejecución de políticas que beneficie a la gente y para eso el partido es un instrumento”.

Alasino cree necesario un proceso como el que propone Busti para “democratizar” el partido y destronar a la “oligarquía” que lo maneja.

El ex presidente del PJ – que sigue siendo afiliado – observó que los fondos del Ministerio del Interior “no llegaron para esta elección” y que esos recursos “van a quedar en el partido y pueden asignarse a las distintas líneas que se presenten en la interna, de modo que puedan competir en igualdad de condiciones y con transparencia”.

“Hoy, como están las cosas, no volveríamos, pero si hacen lo que decimos lo podemos considerar”, sintetizó Alasino.

En igual sentido, su ex compañero de lista en Viva Entre Ríos, Aníbal Vergara, puso como condición para el regreso a que se encare “un serio proceso transparente, con depuración de padrones y con financiamiento igualitario para todos los sectores” y con una “Junta Electoral compartida”.

“Hoy volver no tendría sentido, pero no se mañana; si hay otros elementos que se incorporen para el análisis, lo evaluaría”, resumió.

Alasino y Vergara coincidieron en reclamar la derogación en el orden nacional de la resolución del congreso partidario de Lanús que pemitió los neolemas en 2003. “Es lo primero que hay que hacer para fortalecer el partido”, recalcaron.

“Me parece que es posible, si hay intenciones sanas de reunificar el peronismo con una corrección del rumbo político y económico que nos permita volver a las fuentes doctrinarias”, agregó Vergara. “Si se dan estas condiciones, a nosotros se nos cae el discurso y nos obliga a volver”, completó.

Pablo Bizai, para El Diario

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad