Lo Último

Moyano entregó a la Justicia tres cajas con documentación

El médico procesado por crímenes de lesa humanidad declaró este jueves durante más de cinco horas. El contenido de la supuesta prueba que presentó todavía permanece en secreto. El profesional se encuentra pre

El médico Hugo Mario Moyano, procesado por su participación en los delitos de lesa humanidad que se cometieron en Paraná durante la última dictadura militar, entregó a la Justicia Federal tres cajas de documentación que interesarían a la investigación. Fue el jueves, durante la declaración indagatoria que le tomó la jueza Myriam Galizzi.

Moyano fue llevado desde la Unidad Penal Nº 1 – donde está preso – hasta los Tribunales Federales de calle 25 de Mayo para la ampliación de su indagatoria, ya que en un primer momento se había negado a declarar. La misma actitud tomó quien fuera director general de Institutos Penales de la Provincia durante el régimen militar, José Anselmo Appelhans, quien deberá presentarse en los próximos días. En su caso, Appelhans cumple la prisión preventiva en su domicilio por tener más de 70 años.

Según se informó a Uno Digital, la audiencia en la que Moyano contó su versión de los hechos se extendió durante más de cinco horas, ya que se inició a las 9.30 y finalizó a las 17. Además, trascendió que el ex médico del Servicio Penitenciario aportó tres cajas de documentación que interesarían a su defensa.

El contenido de esas cajas, así como el acta de su declaración en sí, no se han hecho públicos, puesto que el proceso se rige por el viejo Código de Procedimientos en Material Penal, que data de 1888 y estaba vigente en el momento que se cometieron los delitos que se investigan. Por lo tanto, los representantes de la parte querellante no pueden estar presentes en las audiencias indagatorias y todo el juicio se desarrolla a puertas cerradas y por escrito, en contraposición al proceso oral y público del Código actual.

Moyano está procesado como partícipe necesario de delitos de lesa humanidad que habría cometido mientras se desempeñó como agente civil médico del Servicio Penitenciario de la Provincia, entre 1976 y 1977. Por ejemplo, asistió formalmente a las víctimas del terrorismo de Estado que provenían de los centros clandestinos de detención, sin hacer nada ante los problemas de salud que ellas evidenciaban por efecto de torturas y vejámenes. Además tuvo intervención activa en sesiones de torturas, controlando hasta qué punto un detenido podía ser sometido a la picana (corriente eléctrica), el submarino (sumergir la cabeza en agua), el teléfono (golpes en ambos oídos al mismo tiempo), quemaduras y otros tantos métodos.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad