Lo Último

No hay acuerdo en la UCR respecto del ballotage

No está claro si los radicales propondrán el ballottage para gobernador y vice en su plataforma. En estos días, el partido debe resolver una posición común sobre esta y otras propuestas de reforma. Respecto de la

El congreso del radicalismo tiene en sus manos definir qué posiciones sostendrá el partido en la campaña electoral para la elección de convencionales. Buena parte del debate que se dará la Convención, que a partir del 22 de enero de 2008 comenzará a reformar la Constitución Provincial, se determinará a partir de las disidencias que la principal fuerza opositora pueda plantear.

Entre ellas, el de la adopción de una segunda vuelta electoral para gobernador y vice es, junto con la reelección, de los asuntos que más polémica prometen.
Pero los radicales no tienen todavía un discurso cerrado en estos dos puntos. Eso dejó ver el seminario programático que se desarrolló en la UCR durante los dos últimos fines de semana en Paraná.

NNAAReelecciónNNCC

Aunque no lo ha formalizado, la posición conocida hasta ahora del Partido Justicialista es la del rechazo a la reelección indefinida de gobernador y vicegobernador. Como muestras de que no pretenden convertir a Entre Ríos en La Rioja o Santa Cruz, desde el oficialismo se propicia la adopción de un sistema que le permita repetir el mandato una vez al gobernador en ejercicio y volver a presentarse para un tercer mandato pero dejando pasar un período de cuatro años en el medio.

La posición que ha venido sosteniendo la UCR es la de mantener el actual sistema que impide al gobernador y vice presentarse para un nuevo período consecutivo. Incluso, explicó el presidente del Comité Provincial, Raymundo Kisser, algunos creen necesario limitar la cantidad de gobernaciones que puedan quedar en manos de una misma persona, aun si accede de modo no consecutivo, como en el caso de Jorge Busti, que va por su tercer mandato sin reelección.

Pero, según dijo Kisser a El Diario, al cabo de las jornadas programáticas, “en última instancia, si en la Convención Constituyente no podemos imponer esta postura, el radicalismo acompañaría una sola reelección y nunca más, como es en los Estados Unidos”, donde quien es reelecto no puede presentarse nunca más en su vida como candidato al mismo cargo.

En definitiva, lo que proponen es “impedir que alguien pueda ser gobernador por más de 8 años”. Es “una forma de despersonalizar las políticas y de limitar los caudillismos”, definió Kisser.

NNAASegunda vueltaNNCC

En pocas palabras, en contra del ballottage se argumentó en las jornadas de la UCR que los votos de la segunda vuelta son negativos y se corre el riesgo de que quien acceda al gobierno no lo haga por méritos propios sino por el rechazo a quien ganó legítimamente la primera vuelta.

Los radicales ven además una contradicción entre la cláusula de gobernabilidad que contiene el artículo 51 de la Constitución Provincial —que le asegura la mayoría absoluta de la Cámara de Diputados al partido que gane las elecciones aunque no haya alcanzado la mitad más una de los votos— y la instauración del ballottage para la elección de gobernador.

“El artículo 51 es compatible con el sistema de simple mayoría que le permite acceder a la gobernación a quien gana la elección con cualquier porcentaje. Pero si se instaura el ballottage, puede ser que el más votado no tenga nada que ver con la doble vuelta, donde puede cambiar el ganador”, dijo el tesorero del Comité, José Carlos Larghi.

“Yo personalmente estoy en contra”, informó Kisser, pero “si hubiera ballottage preferiría el que tiene la Constitución Nacional y no el puro de la ciudad de Buenos Aires”.

El ballottage porteño se produce cuando ningún candidato a jefe de gobierno obtiene más del 50% de los votos. En cambio, en el sistema que rige para la elección de presidente, la segunda vuelta se realiza cuando ninguna fórmula obtiene más del 45 % de los votos, o más del 40% con una diferencia de más de 10 puntos porcentuales sobre el segundo (artículos 97 y 98 de la Constitución Nacional).

NNAANo a la enmiendaNNCC

En las discusiones programáticas de la UCR se coincidió en rechazar el sistema de modificación de la Constitución a través del mecanismo de enmienda. Creen que puede terminar siendo un camino para, “a través de la reunión de ciertas mayorías”, introducir “la reelección indefinida, como en el caso de Misiones”, alertó Kisser.

“No se puede someter la Constitución a la posibilidad de que una mayoría circunstancial la cambie. Una Constitución determina cómo se administra el poder y cómo se garantizan los derechos individuales de las minorías y a la alternancia. Y esto no es ficción, ha ocurrido en otras provincias: una mayoría circunstancial puede aprovechar para introducir cambios que consoliden una hegemonía contraria al sistema republicano”, agregó Larghi.

Además, señalan la contradicción que existe en habilitar la discusión de la enmienda y a la vez mantener dentro del núcleo pétreo (los temas que no puede tocar la Convención) al artículo 216, que dispone que la Constitución provincial “no podrá ser reformada, en todo o en parte, sino por una Convención especialmente nombrada para ese efecto por el pueblo de la Provincia, en elección directa”.

“Esto es fruto del apuro que tuvo el Gobierno por sacar esta ley”, indicó Kisser.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad