Lo Último

Justicia

Nueva etapa en el Superior Tribunal de Justicia

El cambio en la presidencia merece una lectura política. Algunos elementos para entender por qué Medina no pudo ser reelecta.

La presidencia del Superior Tribunal de Justicia (STJ) cambiará de mano. Susana Medina buscaba la reelección, pero se encontró con la negativa de sus pares. Su lugar lo ocupará el más nuevo del cuerpo: Leonardo Portela. Se resolverá en las próximas horas.  

El hombre de Gualeguaychú saltó del Juzgado Civil y Comercial N° 3 de su ciudad a la Sala Civil y Comercial del máximo órgano judicial de la provincia. 

Su designación, en un incipiente proceso electoral, no contó como en otros casos con el voto de la oposición, aunque tampoco recibió impugnaciones. Por el contrario, se hizo de adhesiones. 

“No tenemos nada para cuestionar, sino que lo haremos por la negativa por no haber sido tenidos en cuenta para nada en el proceso”, lamentó el senador Francisco Morchio ante Página Judicial en nombre del bloque que preside un día antes de la sesión en que se trate el pliego. Cosas de ofendidos. 

Por venir de Gualeguaychú a Portela se lo sindica como cercano a Guillermo Michel. No hay prueba de tal padrinazgo o sponsoreo. Solo sospechas. 

Más interesante que el ascenso de Portela es el descenso de Medina, que se veía reelecta. 

La doctora cometió un pecado. Haberse cortado en una reunión con Rogelio Frigerio cuando era candidato. Pero peor, lo hizo siendo presidenta del Tribunal Electoral cuando debía resolver la candidatura de Mauricio Davico, impugnada en Gualeguaychú, litigio que tenía muy atento al gobernador electo. 

La foto de ambos – difundida por Medina – cayó mal hacia adentro del STJ. Fue vista como una desprolijidad, de las que solo se le imputan al peronismo. Pero además, Medina votó en favor de Davico en un fallo que deshizo nada más ni nada menos que la cláusula de reelección incorporada en la Convención Constituyente de 2008. 

Los vocales vieron en la maniobra de Medina – y este es el dato político que más pesa – un intento de monopolizar el enlace del STJ con Frigerio en la etapa que se inicia el 10 de diciembre. 

Frigerio asumirá con Superior Tribunal que en la etapa de su antecesor, Gustavo Bordet, se renovaron 5 de los 9 vocales. En todos los casos las designaciones fueron sin sobresaltos. Incluso con apoyo de la oposición. 

La última vez que Entre Ríos fue gobernada por un no peronista, ese gobernador, Sergio Montiel, tuvo en la vereda de enfrente a todo el círculo rojo. Entre los que se encontraba el Poder Judicial. 

Fuente: Página Política
Notas más
leidas
© 2024 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad