Lo Último

Osuna criticó los ‘90 en el Congreso

La senadora por el Frente para la Victoria, Blanca Osuna, destacó la aprobación de la ley de movilidad jubilatoria que – según dijo- beneficiará a más de 160 mil pasivos nacionales entrerrianos. En su discurso

La senadora nacional Blanca Osuna resaltó la importancia de la aprobación en el Congreso del proyecto de movilidad jubilatoria, al considerar que “esta ley es el respaldo legal que se necesita para obligar y responsabilizar al Estado a aumentar los haberes jubilatorios dos veces al año, en marzo y septiembre, acompañando la evolución salarial de los trabajadores en actividad y los recursos de Anses, más allá de quien gobierne”.

“Hoy no estamos hablando de ajustes ni recortes –aseguró la legisladora – , sino de aumentos de haberes y de un sistema de movilidad que garantiza y asegura un avance en la mejora del sistema previsional argentino de aquí hacia el futuro. Es la reivindicación del derecho constitucional de nuestros abuelos”.

En su discurso brindado en el recinto, Osuna hizo especial referencia a los jubilados nacionales de Entre Ríos, al asegurar que “esta ley beneficiará a más de 160 mil jubilados y pensionados nacionales de la provincia.” Y en este sentido, destacó la situación de los “más de 40 mil nuevos jubilados entrerrianos, incorporados al sistema por las leyes de inclusión, como la moratoria previsional”.

Recordó además el apoyo al proyecto de distintas asociaciones y federaciones del sector pasivo, como la Federación de Jubilados y Pensionados de Entre Ríos, que manifestó su apoyo a la iniciativa y resaltó el acompañamiento que tuvieron y el intenso trabajo que el gobierno nacional ha llevado adelante para reconstruir el sistema previsional argentino.

Por otro lado, la senadora afirmó que “es de hipócritas afirmar que la clase pasiva va a ser perjudicada por esta ley, o que la misma no implica ninguna mejora. Esta norma constituye una garantía para los jubilados de que sus ingresos no van a ser nunca más la variable de ajuste para solucionar problemas de caja del gobierno de turno, como en el 2001 cuando se redujo en un 13 por ciento las jubilaciones y las pensiones”.

El proyecto, que ya contaba con media sanción de la Cámara de Diputados y que se aprobó en el Senado, “viene a dar respuesta a más de 5,2 millones de jubilados argentinos que han vivido situaciones extremas por la falta de movilidad o por abruptas rebajas de sus ingresos. A darle previsibilidad y seguridad a los pasivos de que dos veces al año sus haberes van a mejorar”, aseguró.

En esta línea, resaltó que “se trata de una ley superadora, que se enmarca en la reconstrucción del sistema previsional argentino que comenzó en 2003 y representa un gran avance en la calidad institucional de nuestro país”.

“Esta ley permitirá implementar un régimen de movilidad ascendente, donde los haberes previsionales tengan un ajuste semestral, en los meses de marzo y septiembre, y que nunca será negativo”, aseguró. Luego remarcó que “el índice de la movilidad, producto de la combinación entre la variación del salario de los que están en actividad y al mismo tiempo la recaudación tributaria de Anses, va a quedar resguardado por la ley y no por el humor de un gobierno o por los avatares que surjan. La inclusión de ambos componentes asegura que los haberes jubilatorios seguirán la evolución de los salarios, a la vez que acompañarán el aumento de los ingresos al Sistema Provisional”, explicó la legisladora entrerriana.

“Esta iniciativa del gobierno nacional –aseguró-, no se presenta en forma aislada, sino que se enmarca en un conjunto de acciones y políticas claras que desde el año 2003 se vienen llevando adelante con el objetivo de fortalecer el sector de los jubilados y pensionados, tantas veces postergado”, afirmó Osuna.

Acto seguido, recordó que “entre 2003 y 2008 se realizaron un total de 12 medidas de aumentos sobre los haberes previsionales, lo que llevó a una elevación gradual del haber mínimo en un 360%, pasando de un haber de tan solo $ 150 a uno de $ 690”

“La moratoria provisional llevada adelante durante 2006 y 2007, permitió que aquellos que estaban excluidos del sistema por no tener aportes, pudieran jubilarse, lo que hizo que más de un millón y medio de abuelos hoy cobren una jubilación y tengan una obra social. Esta fue una medida de gran inclusión previsional, puesto que con esta moratoria se llegó al final de 2007, con más del 90 por ciento de hombres y mujeres mayores de 65 años con cobertura.”

“La aprobación –agregó- en este Congreso a fines de1 2004 de la Ley 25994 que estableció la jubilación anticipada por desempleo, permitió incluir al sistema a más de cien mil argentinos, que a lo largo de la década del 90 habían sido expulsados del mercado de trabajo y, por cuestión de edad, no pudieron reingresar a la actividad laboral.”

En esta línea, Osuna recordó además el “plan de libre opción jubilatoria, que significó la superación de políticas que postergaron a millones de argentinos, y pusieron a los trabajadores como botín de las AFJP. Esta ley, claramente opuesta a lo que fue en los 90 la privatización del sistema de jubilaciones, permitió que 1,5 de personas eligiesen volver al sistema de reparto”.

“Esta ley de movilidad jubilatoria es la respuesta de un gobierno que trabaja con políticas concretas por la mejor distribución de la riqueza y por lograr mayores índices de inclusión social, para quienes fueron víctimas de las políticas económicas que generaba que muchos argentinos fueran excluidos económica y socialmente”.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad