Lo Último

Por primera vez se hallaron en Entre Ríos restos de un desaparecido

“A partir de la investigación de la ‘Masacre de la Tapera’, se ha identificado al primer desaparecido de Entre Ríos en nuestra provincia. Esto nos obliga a trabajar seriamente en saber dónde están los 30

Una prueba genética hecha en base a muestras recogidas por el Equipo Argentino de Antropología Forense, se logró confirmar que los restos que habían sido enterrados como “NN” en el cementerio de Paraná y que luego fueron recuperados por la familia corresponden al detenido – desaparecido durante la última dictadura Alberto Osuna, una de las víctimas de la “Masacre de la Tapera”, donde las fuerzas armadas y de seguridad habían simulado un enfrentamiento.

“A partir de la investigación de la ‘Masacre de la Tapera’, se ha identificado al primer desaparecido de Entre Ríos en nuestra provincia. Esto nos obliga a trabajar seriamente en saber dónde están los 30 compañeros detenidos – desaparecidos”, opinó en conferencia de prensa Guillermo Germano, titular del Registro Único de la Verdad e iniciador de la causa donde se investiga el hecho en los Juzgados Federales de Rosario.

En tanto, Marina Barbagelata, la abogada querellante en la causa denominada hasta ahora “Guillermo Germano, Su denuncia”, explicó que por la apertura del expediente se realizaron tareas de excavación en el cementerio Parque de la Paz de San Benito y que, por la labor del equipo argentino de Antropología Forense, “se pudo determinar que los restos (analizados) eran de Alberto Osuna”, una de las víctimas de este incidente que fue presentado en un primer momento como enfrentamiento con las fuerzas armadas y de seguridad.

Según consigna Apf, también el equipo de Antropología Forense pudo determinar las causas de la muerte de Osuna.

“En los huesos había restos de los impactos de bala, más allá de las lesiones que había en las costillas y en las vértebras. Con este dato se puede reconstruir y acreditar que lo que se puso en conocimiento de la Justicia al momento de formularse la denuncia es verdadero, porque encuentran correlato con otras pruebas que constan en el expediente, como testimonios que evidencian la mentira y ponen de manifiesto el simulacro de lo que fue llamado enfrentamiento”, sentenció Barbagelata.

Luego, relató que el Fiscal de la causa dispuso correrle vista al Juez para ponerlo en conocimiento de este hallazgo, y partir de allí “generar la partida de defunción de esta persona y de esa manera poder entregar sus restos a la familia, que hace 30 años que lo busca”.

“Esto comprueba el secuestro, la tortura, el asesinato y la desaparición. Se cierra el circuito del secuestro de ambos compañeros (Osuna y Carlos José María Fernández), su paso por el centro clandestino de detención, su tortura y su ejecución a partir de un enfrentamiento fraguado”, acotó Germano, anticipando: “Luego de la recuperación de la identidad de Osuna, seguimos tras lo de Fernández”.

En tanto, otro de los abogados querellantes, Gamal Taleb, consignó que “ya hay elementos suficientes para que se considere la posibilidad de llamar a indagatoria a todos los integrantes de esta ‘banda criminal’”, en referencia a las autoridades militares que ordenaron y ejecutaron el fusilamiento.

Barbagelata adelantó que la confirmación permitirá justificar el pedido al Juez para ampliar la zona de excavación en el cementerio de Paraná “en busca de los restos de Fernández”.

Los restos de Osuna habían sido encontrados por los familiares en el cementerio municipal de la capital provincial tras el dato aportado por un empleado que marcó dos tumbas sin identificación, con un cuerpo grande y otro chico, Fernández y Osuna respectivamente, que habían sido llevados por las autoridades militares que ejercían el mando en Entre Ríos.

Rubén Osuna, hermano del desaparecido, narró que antes de la prueba genética que aportó el Laboratorio de Inmunogenética y Diagnóstico Molecular, “nosotros estábamos convencidos que era Beto, nos faltaba esto para la Justicia. Y ahora, sepultarlo con todos los honores”.

Además, recordó que el interventor militar en la Provincia durante la dictadura, Ricardo Trimarco, lo echó cuando fue a preguntar por el paradero de su hermano y que incluso lo amenazó: “Me dijo que iba a ser ‘boleta’, que no siguiera. Me tiró una foto y me dijo ‘este es tu hermano. Está muerto y en el cementerio’ y nada más”.

Finalmente, el Secretario de Justicia de la Provincia, José Carlos Halle, destacó que este logro “es una demostración acabada de lo que implica la lucha, que empezó allá lejos y hace tiempo con las Madres de Plaza de Mayo, con Abuelas y los familiares, en busca de la verdad, que también es una lucha contra el olvido”.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad