Lo Último

Primer debate de candidatos

Postulantes a una banca en la Cámara de Diputados de la Nación hablaron de coparticipación frente a alumnos de la UCA. Allí hubo defensas y ataques al Gobierno nacional. La coparticipación fue uno de los temas pauta

Una primera tanda de candidatos a diputado nacional pudieron dar a conocer sus propuestas en un ámbito diferente al que están acostumbrados. Raúl Barradeguy, por el Frente Justicialista Entrerriano; Marcelo Haddad por el Partido Socialista; Ricardo Andrili por el Partido Popular de la Reconstrucción; y Armando Saliva por Unión PRO, se dieron cita en la Universidad Católica Argentina Sede Paraná por invitación del Instituto de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales y el Centro de Estudiantes de la casa de altos estudios.

El temario versaba sobre coparticipación, medio ambiente y educación, materias sobre las que cada dirigente pudo exponer durante 15 minutos.

El comienzo fue para el socialista. Como concepto de federalismo señaló que “es hora de empezar a mirar Buenos Aires desde Entre Ríos”. Enseguida llegó la crítica: “No es posible que un gobernador se pase más horas en la Casa Rosada que en la Casa Gris”, dijo en referencia a Sergio Urribarri.

Para Haddad, “el superávit primario hoy equivale a lo que el gobierno central nos saca de retenciones”. “Esto hace que entre la Nación y las provincias haya amigos y enemigos”, afirmó. Como propuesta, el contador destacó la necesidad de rescatar “siete puntos de coparticipación que significan para Entre Ríos 600 millones de pesos”. Anteriormente hizo una breve historización acerca del retaceo de fondos que hizo el Gobierno nacional con los distritos a lo largo de los años. Para terminar, leyó párrafos de un documento redactado por el Episcopado (no aclaró de que año) sobre la “autonomía que debían tener las provincias”. “No lo digo yo, lo dicen los obispos”, concluyó.

El segundo expositor, según lo determinó un moderador, fue Andrili. Con un discurso nacionalista y subido de tono, si se lo compara con la voz tenue de Haddad, recorrió frases históricas desde San Agustín hasta Juan Pablo II pasando por Pío XII para atacar al aborto, cuestión que la vinculó a una estrategia que “vestida de derechos humanos, es de los poderosos del norte que pretenden dominarnos”. Paso seguido criticó duramente a los yanquis por “querer quedarse con los recursos naturales”. Habló de “lo terrible que significa la deuda externa” y de la necesidad de la intervención del Estado: “Ni deben manejar todo, porque se convertirían en totalitarios, ni deben estar ausentes, como en el liberalismo”, definió al respecto.

También tuvo conceptos para definir cómo debe ser la coparticipación. Citó a Gervasio Artigas y una serie de gauchos federales, entre ellos Francisco Ramírez, y se ganó el primer y único aplauso de la tarde.

El tercer turno fue para Barrandeguy. Luego de escuchar discursos de tinte federal para castigar el actual sistema de coparticipación pidió “responsabilidad y prudencia” para hablar de un tema “nada sencillo” de abordar. “Hay entre 35 y 40 leyes que han reglamentado la coparticipación y que tienen que ver con nuevos y viejos tributos, no es para hablar en tribunas como que tal cosa fuese”, se quejó. Para dar una breve reseña eligió dos años, por cierto, arbitrarios: 1987 y 2000. En ambos gobernaban los radicales. Del primero subrayó que fue el período en que se dejaron de coparticipar las exportaciones; del segundo, aseguró que se firmó un paquete de pactos fiscales. Aprovechó para destacar la iniciativa de Cristina Kirchner en coparticipar el 30 por ciento de la venta de la soja a las provincias.

El último en hablar fue el candidato de Unión PRO. Saliva coincidió con sus antecesores de la oposición, sobre todo con Andrili, en los referentes federales como Gervasio Artigas para hablar de federalismo y coparticipación. Aunque prefirió aludir a la “caja”. El dirigente macrista, a diferencia de los demás, hizo hincapié en la educación. “Hablar de Educación es pensar en un plan de emergencia educativa que se lleve adelante mediante un mapa de la problemática y se aplique desde el Estado y las entidades intermedias”. Más adelante, insistió una y otra vez en “evitar la deserción”. Llamó a implementar “educación rural” para evitar así que las familias se trasladen del campo a la ciudad, pero también “incluir a aquellas madres que hoy están afuera del sistema”.

Los alumnos pudieron preguntar, pero no de forma directa sino a través de un papel que el moderador seleccionó. Las inquietudes fueron, básicamente, una extensión de cómo llevar adelante las propuestas que habían mencionado. La sorpresa se la llevó Barrandeguy, a quien le preguntaron cómo iba discutir la coparticipación siendo oficialista. Con buena oratoria y preparado para eludir encerronas respondió primero con humor: “Un tribunal diría que la pregunta es inducida, pero yo igual la admito”. Enseguida fue tomando vuelo la respuesta y terminó defendiendo la política económica del Gobierno nacional: “En el 2001, la crisis provocó una corrida de dólares infernal. ¿Se acuerdan del blindaje?”, preguntó. Y continuó: “Desde noviembre del año pasado, cuando se desató la crisis, la gente viene comprando dólares tenazmente por temor y llegando a pasar sus pesos a 3.800 millones de dólares, sin embargo, el Banco Central estaba preparado y tenía 50 mil millones para responder sin sobresaltos”.

Habrá un segundo encuentro el próximo lunes con los candidatos restantes.

De la Redacción de Página Política

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad