Lo Último

Reclaman más políticas para sostener el empleo

El aumento de la desocupación en Paraná, informado por el Indec, pareciera tener alguna explicación coyuntural en el freno al boom de la construcción. O también en el cierre de pequeños comercios o el despido

El sector empresario prefiere mirar más allá del dato que indica que es Paraná el conglomerado del país en el que más creció la desocupación. Distintas voces de la economía tienen pronósticos oscuros de no haber un golpe de timón. Se le reclama al Estado que facilite el sostenimiento del empleo.

Consultado el comercio, la industria, la construcción, el área de servicios, nadie encuentra en su propia rama una explicación cabal al dato que dice que Paraná es el conglomerado del país en el que más creció la desocupación en el último año.
Pero todos coinciden en marcar que la crisis, por algún lado, iba a golpear. A la vez, hay una mirada prospectiva pesimista del sector empresario que está reclamando un auxilio para sostener el empleo.

El indicador mostró el viernes un 8,6 % de desocupación en el primer trimestre del año, en Paraná, contra un 4,5 % que tenía la capital entrerriana y alrededores en igual período de 2008. Del dato surge, además, que esta ciudad es el conglomerado del país en el que más creció el nivel de desempleo.

La capital entrerriana ya había tenido el triste privilegio de encabezar el ranking del Indec de Guillermo Moreno. Fue en diciembre de 2008, cuando se compararon los datos de desocupación entre el segundo y el tercer trimestre del año pasando. El indicador subió, en Paraná, del 4,5 al 7,7 % de desocupación. Y siguió subiendo.

“Está claro que estamos perdiendo empleo”, llamó la atención Gabriel Bourdín, presidente del Consejo Empresario de Entre Ríos. “Más allá de la situación de un sector en particular al que no le haya pegado tanto la crisis, hay que hacer algo para mantener las fuentes de trabajo”, dijo para, luego, atar su planteo al de otros sectores en el país. Es el caso de las 80 cámaras empresarias que convocaron a un “apagón” para expresar igual postura en la provincia de Buenos Aires.

Por su parte, el presidente de la delegación Entre Ríos de la Cámara de la Construcción Argentina, Miguel Marizza aseguró que hubo un freno a los niveles que se tenían, pero dijo que la inversión pública compensó los niveles de empleo que genera la actividad.
Marcó, además, que el primer trimestre de este año fue particularmente dificultoso y que hubo alguna recuperación después de abril. Y que si se lo compara con el primero del año pasado, habrá que tener en cuenta que aún no se había planteado el conflicto con el campo con lo que estaba lejos de insinuarse la crisis internacional a la que se agregaron componentes locales.

“En enero, febrero y marzo persistía la baja en la construcción privada que ya se planteó en el segundo semestre de 2008. El boom del mercado privado fue en 2006, 2007 y hasta mediados del 2008, con la conformación de los fideicomisos para los edificios”, recordó Marizza. “Después, lo que se hizo fue sólo terminar proyectos iniciados pero no se inician nuevos”, añadió el empresario que compensó el dato con otro: “La construcción en casas privadas, la refacción de viviendas se ha mantenido por lo que sabemos de estar en contacto con los corralones”, dijo.

Respecto de la inversión pública, que compensaría de algún modo el freno al boom, afirmó que “en Colonia Avellaneda se están levantando 600 viviendas y otras 900 está haciendo el Estado en Paraná”.

Comercio

“No me consta. Pero va a pasar”, dijo Daniel Zabala, integrante del Consejo Asesor de la Federación Económica de Entre Ríos (Feder) cuando se lo consultó acerca de la posibilidad de que el comercio o las pequeñas empresas de la zona haya producido despidos.

No tiene datos ciertos de despidos o de cierres de pequeños comercios que hayan derivado en desempleo, pero para Zabala es sólo cuestión de tiempo: “Tenemos una caída en las ventas del 50 % en unidades físicas si se relaciona enero a mayo de 2008 con enero a mayo de 2009”, advirtió.

“Esto ineludiblemente va a terminar originando desempleo. Un tiempo se puede ir achicando el margen de ganancia pero si no hay una ayuda del Estado, finalmente, inevitablemente, esto va a impactar en el empleado”, insistió Zabala que ayer, cuando habló con El Diario, promediaba un encuentro de la Feder en Tala donde se analizó la situación económica provincial y la necesidad de auxilio por parte del Estado.

Medidas

“Hay que sostener el empleo”, remarcó Bourdín en diálogo con el matutino, en coincidencia con la advertencia de Zabala. “Para paliar esta situación hay que pensar en medidas que están tomando otras provincias. Hay medidas para el nuevo empleo, para que el Gobierno contemple un crédito fiscal que facilite el hacer frente a las cargas sociales, por ejemplo”, mencionó el empresario que marcó “el beneficio del Estado en tener más entrerrianos con empleo, con cobertura social, se mantienen los niveles de consumo, se abren posibilidades de reactivación económica”.

“Hay que otorgar un incentivo, de algún modo, no cobrando la Ley 4035, por ejemplo, a todas las empresas que están sosteniendo la plantilla de personal, que generan nuevos empleos”, enfatizó Bourdín que, luego, expuso acerca de las desventajas de la inversión en Paraná, respecto de otras ciudades.

En primer lugar, cuestionó la vigencia de la Ley 4035 para el fondo de pensiones: “Es la única provincia, Entre Ríos, que sostiene un impuesto al trabajo”, remarcó para añadir, luego, otros ejemplos con relación a las tasas que se pagan en la ciudad. Concluyó que “todos estos impuestos distorsivos explican por qué las inversiones se van a otro lado”.

Odiosas comparaciones

Para probarlo, dio un dato: si se toma la cantidad de empleados del Parque Industrial de Paraná y se la divide por la cantidad de habitantes, el resultado es 0,7 %. Si esa comparación se hace en Rafaela (Santa Fe) o con San Francisco (Córdoba) el resultado ronda el 16 %.

La falta de inversión deriva en menos generación de empleo privado. “Si se toma la cantidad de empleados en el sector privado en Entre Ríos, que es de 124 mil, y se la divide por la cantidad de habitantes, 1.265.000, tenemos por resultado 9,8 %”, expuso el empresario que, luego, comparó el dato con el mismo en las provincias de Córdoba y Santa Fe donde la relación entre empleo privado y población es de 14,2 % y 15,1 %, respectivamente.

Según la mirada empresaria, los datos muestran un circuito económico más chico y más dependiente de menos gente. El dato del Indec, en este marco, sería sólo una foto de un proceso que se pretende torcer.

La hipótesis de Balla

Tal como lo había expresado en diciembre de 2008, ante la consulta de El Diario, el titular de la Dirección de Trabajo provincial, Oscar Balla, volvió a expresar que la suba de la desocupación, al menos, no se tradujo en conflictos laborales en la repartición a su cargo.

Sólo volvió a insistir con los casos planteados el año pasado en grandes cadenas de electrodomésticos, una de las cuales cerró una sucursal en Paraná. Y añadió como hipótesis la caída de la actividad en la construcción.

Luz Alcain, para El Diario

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad