Lo Último

Reforma: Kisser en contra del ballotage

Soñez, Zacarías, Kisser, Carlín y De la Fuente pusieron de manifiesto los puntos que se deben debatir en la Asamblea Constituyente. Hubo reseñas históricas respecto a la Carta Magna del ’33. No faltaron cr&iac

En vísperas de reformar la Constitución de Entre Ríos, dirigentes y candidatos de diferentes partidos dejaron sentado cuales son los temas que no pueden ser excluidos en el de la Asamblea Constituyente que comenzará a sesionar el 28 de enero.

Es así que la carrera Licenciatura en Ciencia Política de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER), convocó este miércoles al presidente de La Red, Federico Soñez; al presidente del Comité Provincial de la UCR, Raymundo Kisser; al diputado provincial por el Movimiento Social Entrerriano, Juan Domingo Zacarías; al diputado electo por la Concertación Entrerriana, Héctor De la Fuente; y al ex vocal del Superior Tribunal de Justicia (STJ) y candidato a convencional por el PJ, Miguel Carlín.

La charla, llevada a cabo en la sede de la facultad y a la que asistió NNAAPágina PolíticaNNCC, dio una noticia, no sólo a los presentes y a la ciudadanía, sino al radicalismo. El presidente del partido, Raymundo Kisser, se manifestó como un acérrimo opositor a la idea de plasmar en la Carta Magna la figura de ballotage. “Yo no lo quiero”, dijo de forma determinante, e inmediatamente pasó a fundamentar su posición personal (públicamente es la primera vez) que iría en contra de lo planteado por la UCR. Lo conocido como segunda vuelta “es una contradicción de la Constitución”, opinó: “Si vamos a asignarle la mayoría de legisladores en la Cámara de Diputados al partido que ganó, no podemos introducir después el ballotage”, señaló, y continuó: “En la primera elección estaríamos consagrando a la mayoría, pero en la segunda, puede ganar el menos votado, es decir que el ballotage puede llegar a consagrar el voto negativo”. De esta forma, “quien no fue elegido en la primera elección por el voto positivo, en una segunda instancia puede alcanzar el triunfo con la suma del voto negativo”.

Por su parte, el diputado por el Movimiento Social Entrerriano, Juan Domingo Zacarías, hizo gala de haber sido uno de los primeros en criticar la lista sábana. Sin hacer mención a la reforma política, anunciada y guardada en un cajón, el legislador hizo referencia al respecto. “No puede haber una Cámara de Diputados en la que el partido que gane, aunque saque el 30% de los votos, tenga la mitad más uno de la decisión total del conjunto de la comunidad”, indicó. En el caso de los convencionales, “tendrían que haber sido elegidos proporcionalmente, porque caemos en el error de que el partido que gana tiene el derecho de tener la mitad más uno, y a partir de ese derecho constituir una Constitución basado en sus propios intereses”. “Es realmente preocupante esta situación”, se despachó.

Y aprovechó para manifestar su desacuerdo respecto a que la lista de convencionales vaya finalmente pegada a la de legisladores y presidente. “No puede ser que a través de un decreto del Ejecutivo se determine que la sociedad deba elegir legisladores y convencionales. Son dos cosas muy diferentes, no son parte del mismo proceso”, se quejó.

A Soñez se le otorgó la apertura del panel. Comenzó destacando lo que fue la reforma en Neuquén durante el verano de 2004-2005 (gobierno de Jorge Sobich), sin dejar de lado lo que significó el proceso para el movimiento popular mapuche “que hasta ese momento era desconocido en la provincia”. Si bien “en su momento acusaban al entonces gobernador de querer reformar la Carta Magna por la reelección, finalmente se aprobó por unanimidad”, reseñó el dirigente de La Red. Y especificó: “esa reforma incorporó una serie de derechos importantes respecto al reconocimiento de la propiedad de la tierra por parte de los pueblos originarios”.

“Cómo una reforma de la Constitución puede tener que ver con la vida de la gente, sino tiene que ver con la propiedad, cómo no se va a discutir la renta del suelo”, se preguntó Soñez. “Hay que democratizar la renta del suelo”, reflexionó, y cuestionó que “haya tipos que digan que son dueños de la tierra, que obviamente no fabricaron, y adquieran un poder discrecional que revienta cualquier cosa que podamos decir de igualdad”.

En su turno, Carlín se encargó de rescatar la reforma del ’33 a la que calificó de “progresista” y que no es menor que haya sido “promulgada en plena década infame”. “No es casual que haya normas de esta Constitución que sabiamente la Legislatura haya declarado pétreas”. Por ejemplo, “la prohibición de delegación de funciones de un poder a otro que está en al artículo 14 de la Carta Magna entrerriana”.

El candidato a convencional por el justicialismo señaló “que nadie puede negar el soplo a la democracia que significó la reforma de la Constitución Nacional de 1994”. “Esa reforma colocó a nuestra Carta Magna a la vanguardia de los derechos humanos”, opinó.

El ex vocal también se refirió a la posibilidad de que “exista una proporcionalidad en la percepción que deben hacer con la recepción de aportes de los activos y la percepción de los pasivos han permitido que en la provincia, durante muchos años, el 82% móvil no sea una teorización, sino una realidad tangible”.

“La estabilidad del empleado público, plasmado en el artículo 21, que establece que un trabajador que se desempeñe un año en un lugar público, no puede ser separado”, fue otro de los reconocimientos a la actual Constitución.

El diputado electo por la Concertación Entrerriana, fue el más coloquial y puntual respecto a un tema que lo toca de cerca y que movilizó a su pueblo: Gualeguaychú. “Tenemos que tener el derecho de decir que no queremos este tipo de industrias”, dijo en referencia a Botnia y advirtiendo el vacío constitucional respecto al medio ambiente. “Con esta reforma vamos tenemos que tener conciencia que estamos eligiendo un forma de vida”, sintetizó.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad