Lo Último

Se agudiza la crisis del campo por heladas y falta de lluvia

Pronostican que la provincia recibiría precipitaciones de hasta 10 milímetros entre jueves y viernes.

El mes pasado cerró con un déficit pluvial generalizado, según un informe climático. Las lluvias no superaron el primer paso de la escala. La falta de lluvias, sumado a las intensas heladas, brinda un panorama cada vez más desalentador para el sector agropecuario, porque están comprometidos los sembrados actuales y, además, las fechas de siembra de otros cultivos se acercan sin las condiciones de humedad óptimas para los cultivos.

La situación preocupa sobremanera a los productores agropecuarios, quienes aseguran que esto no sucede desde hace por lo menos 40 años.

En diálogo con Uno, Alfredo Bel, dirigente de la Federación Agraria Argentina (FAA) en Entre Ríos, señaló que, aunque en ésta época es normal que se produzcan pocas precipitaciones, la combinación con las fuertes heladas se vuelve extremadamente nociva para el sector.

“Se requiere una buena humedad en el suelo para atemperar el efecto de las heladas. La lluvia del viernes ayudó, pero no fue de dimensiones importantes, deberían caer unos 40 milímetros en agosto”, señaló el consultado.

NNAADatos estadísticosNNCC

Un informe de la Red Pluviométrica Provincial, elaborado por la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, que va desde el 23 al 29 de julio de 2007, indicó que el mes pasado cerró con un déficit pluvial generalizado. Las lluvias no superaron, salvo en forma muy localizada, el primer paso de la escala.

Generalmente en julio las lluvias sobre el este entrerriano deben sumar entre 50 y 60 milímetros, en tanto hacia el oeste los registros normales descienden hasta unos 30 milímetros. Suponiendo que en el mejor de los casos sobre la franja oeste hayan llovido 10 milímetros, igualmente apenas se completaría la tercera parte de lo normal del mes.

Teniendo en cuenta el inusual rigor térmico que está teniendo el invierno, no es extraño que se observe este comportamiento pluvial. Más allá de las consecuencias que esto puede traer sobre la disponibilidad de humedad del suelo, las lluvias no pueden hacerse presente en la provincia si no ingresa humedad del sector norte.

En julio sólo Misiones sumó las lluvias esperadas para este período. En base a esto es posible inferir, según el informe, lo lejos que quedaron las masas de aire con contenido de humedad suficiente como para provocar las lluvias destacadas.

NNAASe espera un alivio para la tierraNNCC

Las condiciones meteorológicas actuales comienzan a definir un panorama que puede acercar el alivio para las tierras entrerrianas.

Si bien los sistemas precipitantes más significativos tienden a quedar del lado brasileño y sobre el norte de Uruguay, las previsiones muestran que la mayor parte de la provincia recibiría lluvias de hasta 10 milímetros entre jueves y viernes. Localmente estos valores pueden ser superados.

Dentro del contexto actual de necesidades hídricas insatisfechas, los suelos demandan lluvias en forma perentoria.

Entre el lunes 23 y el miércoles 25 de julio se observaron algunas lloviznas dispersas, previas a la irrupción de aire frío que dominó el resto de la semana.

El balance hídrico muestra una solución que se trasunta en condiciones de humedad que quedan bastante por debajo de los valores normales del mes.

En Entre Ríos no se observó la inusual frecuencia de heladas que se dieron en otros sectores de la región pampeana, sin embargo los registros de temperaturas mínimas media del mes quedaron muy por debajo de los valores habituales de julio.

NNAAEn riesgoNNCC

Alfredo Bel hizo referencia a que la situación actual es muy crítica, y desmenuzó que, por un lado, se retrasó la siembra a causa de las grandes lluvias de marzo, y ahora las plantas tiernas se están quemando por las heladas, con lo cual no hay forrajes para la ganadería. Por otra parte, las siembras de maíz, girasol, arroz y soja, que se realizan en setiembre, necesitan de una buena humedad del suelo que, de continuar las condiciones climáticas actuales, no se dará.

Luego el dirigente de la Federación Agraria apuntó a que hay aspectos que no tienen que ver con las cuestiones naturales, que “tampoco ayudan, como es la escasez de combustible”.

“Sería lamentable que llegada la instancia de estar en condiciones para hacer la siembra a tiempo, no haya combustible o fertilizantes, más allá de los valores que siguen aumentando”, indicó.

En este sentido, Bel consideró que el Gobierno nacional debería garantizar las condiciones básicas. “Las petroleras están realizando un ejercicio permanente para garantizar los aumentos de precios a través de medidas como el desabastecimiento”, contó.

Retomando el tema climático, dijo que “se habla de que hace 40 años que no sucedía esto. Ha sido un invierno muy frío y persistente, en junio y julio se dio un promedio de 4º por debajo del de los últimos años”.

Claves

Notas más
leidas
© 2021 Página Política
Términos y Condiciones
Política de Privacidad